La historia futbolística de Joycelyn García

Written by | Actualidad

Conocida como “la tía” de la selección nacional de fútbol. Su apoyo al fútbol panameño a través de su trinchera profesional ha sido clave en la superación de esa conocida generación de oro, lo que ella no imaginaba es que esta travesía le dejaría a ella más lecciones aprendidas y una nueva familia.

Por Gina Buendía

gina.buendia@grupopauta.net

@labuendia25

Diez de octubre de 2017, la fecha que quedará guardada en la mente de todos los que soñaron y no soñaron con ver a Panamá en un mundial de fútbol. La hazaña del equipo nacional no sólo mereció el día libre, además, dejó hablando de temas futbolísticos hasta al más amante del béisbol.

Pero hay personajes -no necesariamente futbolistas- que resultaron y fueron felicitados por haber creído en lo que este deporte de pasiones podría lograr socialmente. Edmundo Vargas, David Samudio, Roberto Rivera, y otros grandes soñadores saltaron a la mente de muchos, pero hubo alguien que durante 14 años estuvo allí de la mano de su organización apoyando a la selección mayor. No fue sólo un apoyo económico, hablamos de un apoyo integral.

Estrategia ganadora

Joycelyn García es la actual Vicepresidente de Comunicaciones y Desarrollo de la Banca más Humana de Banistmo. Cuenta evidentemente emocionada cómo se dio inicio a un camino que empezaba como una estrategia de marca y desembocó en una de las experiencias más enriquecedoras de su vida profesional y personal.

Fue un 20 de octubre de 2002. Joycelyn se encontraba de licencia de maternidad, y dando pecho a su hijo. Se da cuenta de que un canal de televisión estaba trasmitiendo la celebración del triunfo del equipo de la sub 20 de Panamá, que se clasificaba por primera vez a un mundial de fútbol. Ese equipo venció a México en casa, teniendo como sede de juego el imponente estadio Rod Carew.

Ella, a quien siempre le han gustado los deportes, sabía y entendía a la perfección lo que ese acontecimiento significaba, y pese a estar fuera de la oficina, hizo los contactos y los movimientos para involucrar a la marca que representaba en ese apoyo al fútbol.

Para entonces, HSBC estaba apoyando a nivel de liga al equipo Plaza Amador, pero ir a un mundial de fútbol por primera vez, y en ese caso, a Emiratos Árabes, no sería tarea fácil.

Cuenta Joycelyn García que, una vez que se reincorporó a sus labores cotidianas en febrero de 2003, entendió que no sería nada fácil convertirse en benefactores de la selección sub 20, pues la Federación de Fútbol mantenía ya alianzas con otro banco y mientras convencía a sus jefes y se apoderaban de la idea con visión estratégica, Medcom, a través de Juan Carlos Barreiro, lanzaba la propuesta de amigos y benefactores de la selección. Así todo se concretó.

Esta sería una decisión corporativa del HSBC en su momento, que mantenía en otros países apoyo a deportes como el golf, tenis y las carreras de autos, y Joycelyn García dijo claramente a los vicepresidentes del Banco que se estaban montando a un bus del que no se podían bajar.

De esa manera, inició el apoyo a la selección de fútbol en sus diversas categorías. Si hablamos en términos bancarios, empezaron con números rojos.

La sub 20 iría a representar a Panamá a Emiratos Árabes, y los chicos recibieron el apoyo económico, logístico y anímico para cumplir ese compromiso de grandes ligas. Pero para nadie es un secreto que la organización futbolística de Panamá carecía en ese momento de infraestructura, y parte de lo logrado en estos 14 años es ver el crecimiento de una Federación y su organización.

Y así sin una infraestructura y logística que acompañara a la selección, se enfocaron en explicarles la cultura árabe a los jugadores y prepararlos mentalmente para la experiencia.

“Parece que fue ayer cuando realizamos actividades como venta de stickers para recaudar fondos para esa selección”, cuenta nostálgica Joycelyn, quien se fue involucrando personalmente con los jugadores, conociendo sus historias y anhelos y apoyando así a un Gary Stempel soñador, ese director técnico que logró la hazaña de llevar a su equipo a un mundial.

Con el correr del tiempo, Joycelyn García y su organización entenderieron que debían concentrarse y enfocarse como estrategia en la selección mayor de fútbol. Había un sueño que cumplir que era llegar a un mundial y se sentía que se estaba formando la generación que lo lograría. Aunque muchos criticaron la decisión, siguieron firmes en su compromiso y así fueron pasando las eliminitarorias, los aciertos, los fracasos, y estar cerca de esos momentos y poder interactuar con los muchachos en los camerinos después de una intervención en la cancha, fue parte del trabajo de esta Ejecutiva apasionada, convertida con el tiempo en la “Tía Joycelyn” para algunos y “Mamá Joycelyn”, para otros.

Llegó un momento que así, como una madre orgullosa, tuvo que defender a sus hijos.

HSBC estaba concretando la venta de sus activos de la mano de Bancolombia y había llegado a oídos de Joycelyn que el apoyo a la selección llegaría a su fin en junio de 2014, al término del contrato.

Pensaba en qué haría y cuando se preparaba para tocar puertas, llegó el anuncio oficial de compra, y directivos del banco se le acercaron y dijeron que entre los activos de venta se incluía el patrocinio a la Selección Nacional. Eso la emocionó e hizo todo un proceso de justificación para que los nuevos dueños del banco entendieran la importancia de ese patrocinio y lo que se había logrado hasta el momento.

No solo entendieron y se montaron en la ola, dice Joycelyn García, Bancolombia siendo un banco suramericano, apuesta a la banca más humana, a acercar a la gente con lo que se identifica, y se adueñaron tanto de la visión del apoyo al fútbol, que no sólo ratificaron su apoyo a la selección mayor panameña a través de Banistmo, si no que decidieron convertirse en patrocinadores oficiales de la selección de Colombia.

Se cumplía el sueño

Los directores técnicos que ha tenido Panamá desde el 2003 se tuvieron que aguantar a la intensa Joycelyn García. “Me tuvieron paciencia”, afirmó. La tenían que recibir en el área destinada al cuerpo técnico, ella con su laptop, trabajando y viendo los entrenamientos. El proceso de acompañamiento a esta denominada generación de oro del futbol, incluía desde capacitaciones en educación financiera, hasta consejos vía chat, había ganado una nueva familia.

Confiesa que no se considera una fanática más. El fanático apoya en las buenas, y critica en las malas. Ella vivió las críticas como si fuera parte de la selección y defendió a capa y espada a su hijo Gabriel Enrique Gómez. Sí, se ha convertido en su hijo mayor, reconocido incluso, por los propios hijos de Joycelyn, como un hermano más.

Conocer las historias de vida detrás de los sueños de estos chicos ya no tan jovenes, hace que el triunfo y la llegada a Rusia tenga mucho más valor.

Ya muchos no están en la edad productiva del fútbol. Este mundial sería el último cartucho para algunos. ¿Y cómo vivió Joycelyn García los últimos juegos de eliminatorias?

“Decidí no ocupar a Dios con mis solicitudes de apoyo para la selección” asegura. Estuvo en México, en el Estadio Azteca, apoyando a la sele, incluso fue a la Basílica de la Virgen de Guadalupe y oró por todos, menos por la selección”, un método para neutralizar las emociones en los últimos partidos cruciales para la clasificación. Lo que no imaginaba Joycelyn es que había reservado sin querer el repertorio de conversaciones con Dios para el último juego.

En ese partido del 10 de octubre y durante el segundo tiempo, Joycelyn empezó a hablar con Dios, apelando a su voluntad. El pitazo final la agarró llorando con el nieto de Hernán Bolillo Gómez en brazos, 14 largos años de trabajo fueron pasando como flashes por su mente. Pensó en aquellos padres y familiares fallecidos que no pudieron ver materializado el sueño. Los padres de Gabriel Gómez y Blas Pérez estarían orgullosos del crecimiento profesional y personal de sus hijos.

El triunfo es de todos, de todos los que creyeron, de cada jugador, de cada familiar, de Banistmo como patrocinador, pero resalta que el triunfo es de ese cliente que depositó su confianza en un banco que cree fielmente en el cambio multiplicador que el fútbol puede hacer en la sociedad y en la juventud.

¿Qué viene ahora? Seguir celebrando, nos dice Joycelyn García. Ir a Rusia no será fácil. En su momento se explicará la dinámica que corporativamente el banco asumirá para premiar a sus fieles clientes. Pero continúa el acompañamiento integral a la selección, preparando el terreno de lo que será ese juego Panamá- Bélgica y gozar la emoción de escuchar en terreno ruso, que alcanzamos por fin la victoria en el campo feliz de la unión.

 

Last modified: December 20, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen