Aventuras Canadienses

Written by | Actualidad

Tomé la decisión de visitar Canadá, el segundo país más grande del mundo.  Llegué específicamente a Toronto y quedé impresionada de su riqueza natural, aire puro, su gente y su diversidad cultural. Esta fue mi aventura.

 

Por: Priscilla Arosemena

prisciarosemena@gmail.com

 

Un pie en Toronto y ya su sistema de transporte hizo que me sintiera en otro mundo, literalmente, en un submundo.  Modernos subterráneos, trenes, un sistema vial con amplias calles hicieron más fácil mi paseo por sus principales avenidas. Por eso desde un inicio se  hace fácil hacer turismo.   Caminar a lo largo de Bloor Street nos da la oportunidad de encontrar restaurantes con toda clase de gastronomía mundial y para todos los bolsillos.

 

Algunos elegantes y otros de comida rápida. Mi favorito, como buena comensal, es Smoke’s Poutinerie, un pequeño lugar donde consigues las famosas y mejores poutines, que son papas fritas bañadas con salsa gravy  y   queso cuajado derretido. ¿Se les hace agua la boca? Pues imaginen que pueden agregarles otros ingredientes como jalapeño, crema,  pollo, carne o lo que se les ocurra, aunque a mí me gustan originales. Esta es mi recomendación número uno, no pueden irse de Toronto sin hacer una parada estratégica en este lugar.

Sigo mi recorrido con barriga llena y corazón contento por Bloor Street y me causa tanta gracia ver nombres de bares como Amnessia, Insomnia, y un restaurante que se llama By The Way. Más adelante cambia el aspecto, nos encontramos con todas las  tiendas de marcas lujosas como en la 5th Avenue en New York, pero en un ambiente tranquilo y con aire de seguridad por donde camines. Será por esto que Toronto fue elegida en el 2015 por la prestigiosa revista The Economist, como la mejor ciudad para vivir.

 

Luego me encuentro en Yonge Street, la avenida más larga del mundo, así como lo leen, son 56 kilómetros y tiene de todo, así que más vale que vayas con unas buenas zapatillas para caminar. Como toda buena chica llegó la hora de las compras, mi segunda recomendación es Eaton Center, en el centro de Toronto con más de 300 tiendas y el metro está a pocos pasos.

 

Día 2, Atracciones turísticas

Luego de un merecido descanso, me preparo para iniciar mi segundo día con un itinerario completo de lugares que visitar.

El CN Tower, o La Torre Nacional de Canadá, fue mi primera parada.   Se trata de una estructura no sostenida por cables en tierra firme, la quinta más alta del mundo y mide 553.33 metros de alto.  Al subir en el elevador no pensé en lo que hacía, Subimos los primeros 342 metros en menos de un minuto y llegué al  Lookout, que es el primer mirador, y está cerrado con cristales, pero las vistas son espectaculares. Desde allí se divisa el Lago Ontario y parte de la ciudad.

Hay un lindo restaurante donde podrás almorzar con la vista de Toronto.

 

Si te gusta la adrenalina, subes un piso más por la escalera y  encontrarás el Glass Floor o suelo de cristal,  a 346 metros de altura donde te paras y, por supuesto, te puede dar vértigo. Yo no sabía ni qué hacer, una sensación escalofriante nunca antes vivida, pero vale la pena tenerla.

 

En este mismo piso hay otro mirador abierto sin cristales, pero protegido con rejas.  Puedes seguir subiendo, a 447 metros de altura hay otro mirador y si tienes suerte y el cielo está despejado puedes llegar a ver a más de 150 kilómetros de distancia las cataratas del Niágara. Para los intrépidos (que como entenderán yo no lo soy) está Edge Walk, que consiste en colgarse literalmente de la torre a una altura de 356 metros y dar una vuelta completa a la estructura.

 

Luego de esa súper experiencia, visitamos Ripley’s Aquarium Canada, con grandes túneles donde ves extrañas especies de peces, tiburones, anémonas, y te dejan atónito. ¡No dejes de visitarlo!

Si lo que te apasiona es el deporte, no dejes e ir al Rogers Centre, un estadio multiusos, que también está muy cerca y es la casa de los Toronto Blue Jays de la MLB. También los Argonauts, el equipo canadiense de softball americano (CFL), los Toronto Raptor de la NBA y los Búfalo Bills (NFL) utilizan este estadio.  Además se hacen convenciones, ferias y conciertos.

 

Después de tanta caminata, es hora de relajarse y hacer una parada en el bar del último piso del prestigioso Hotel Park Hyatt. Sus paredes forradas en madera, lindos chandeliers, chimenea acogedora y  una barra glamorosa  es el punto de encuentro de la crema y nata de Toronto.

 

Aquí degusté un delicioso vino pinot  grigio, que disfruté tanto que añoro regresar. Tiene una terraza íntima donde puedes apreciar una hermosa vista de la ciudad sentada junto a tu pareja o amigos y una buena cena.  Bueno, hora de descansar y prepararse para más aventuras canadienses.

Día 3, recorrido histórico

La mañana se prestaba para disfrutar de la historia, así que me fui a Casa Loma. Es una gigantesca mansión que se convirtió en museo y atracción turística después de que sus antiguos dueños cayeran en bancarota.  Al entrar en el gran salón, puedes imaginar los bailes  de esa época y se conserva intacta una gran bodega de vinos.

 

Otra de las principales recomendaciones al viajar a Toronto es ir bien abrigado, la temperatura estuvo a 13º centígrados, pero se mantuvo soleado, ideal para seguir turisteando.

 

Creo que en este viajecito rebajé varias libras, es que este destino es ideal para caminar. Es así como me encuentro en St. Laurence Market, el sitio ideal para encontrar alimentos frescos, ver la diversidad de frutas,  dulces típicos y los souvenir donde no puede faltar la insignia de Canadá: la miel de maple (arce) . Aquí compré varias cajas de galletas hechas a base de esta miel para traer a mi gente en Panamá.

 

Gastronomía exquisita

Ahora sólo pienso en comerme un delicioso ribeye y en The Keg Mansion Steak House, una mansión transformada en restaurante, puedes encontrar el mejor.  La sopa de cebolla, los escargots con hongos y mi delicioso ribeye, lo acompañé con una copa de un buen Pinot Noir. De esta manera lo convertí en una mágica velada.

 

Otros lugares para visitar son la plaza Nathan Philips Square,  el Royal Ontario Museum, que es el museo de historia natural más grande de Canadá, en el  que observarás sus inicios con la historia de  indios, las guerras y sus animales extintos.

Cumpliendo sueños

Después de varios días en Toronto, decido ir hacia las afueras. Uno de mis sueños siempre fue estar en las cataratas del Niagara, una de las maravillas del mundo y lo cumplí.  Alquilé una camioneta,  manejé una hora y media y  llegué a mi destino. Me hospedé exactamente frente a ellas, pues esa es la idea, verlas durante toda la estadía. A las dos de la tarde tomé el  Harnblower Niagara Tour, una experiencia inolvidable.  Te preparan con un capote, el bote te adentra a las cataratas, no puedes creer que estas tan cerca de ellas,  sabes que te vas a mojar y los disfrutas al máximo. Lo más lindo fue que en medio de todo salió un hermoso arcoíris.

 

En el área puedes caminar por Clifton Hill,  una calle empinada llena de muchísimas atracciones para todas las edades, como casas embrujadas, teatros, museo de cera, Sky Wheel, Rypley´s Believe it or not odditorium, una casa al revés. Te encantará subir esa colina y parar en algunas de las atracciones, son divertidísimas.

 

Llega la noche regresamos al hotel y desde mi habitación en el Sheraton,  podía apreciar las cataratas iluminadas con brillantes luces de colores.  Esa imagen la mantengo guardada aún, es imposible olvidar tanta belleza.

 

Pero no terminaba la experiencia ahí.  Temprano en la mañana fuimos a Niagara On The Lake, localizada en la ribera del río Niagara y del lago Ontario, donde se encuentran magníficos viñedos y bodegas. El más lindo de los viñedos para mi gusto fue Peller State, y tambien el famoso Inniskillin conocido por su icewine en Canadá, su precio es alto, ya que su proceso de producción no es fácil.  Deben esperar a que la uva esté congelada para exprimirla y luego sacar el mosco y así conseguir este  vino dulce.  Es delicioso junto a un buen queso o acompañado con un postre. Aquí pasamos la noche en un hotel tipo victoriano, Queen’s Landing, súper lindo y acogedor, te da la sensación de estar hospedado en una mansión europea.

 

Llegó el fin de mi visita. Mi último día en Toronto, lágrimas corren por mis ojos sin parar, no me quiero ir, mi mente recorre todas las vivencias y se me hace difícil entender que debo regresar a mi Panamá. Solo me queda decir que siempre llevaré a Toronto en mi corazón.

 

Last modified: 08/08/2017

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen