Carlos Escotet, rebelde con causa

Written by | Entrevista, Líder

El reto que le representó hace dos años encargarse de la presidencia de Banesco Panamá lo asumió con inteligencia y claro propósito de trabajo. Hoy, junto a su equipo teje la más ambiciosa y brillante estrategia que una empresa bancaria pueda ejecutar: movilidad social es el camino y la humanización bancaria el norte.

Por Gina Buendía

Sensible, audaz, polifacético y dinámico, Carlos Escotet de tan solo 33 años ha sabido inyectar de ese ADN propio de la generación “Y” a la visión y misión de trabajo de Banesco Panamá, el sexto banco más importante de la amplia oferta bancaria panameña. Un gerente sin saco y corbata con el entusiasmo y la pasión por el negocio bancario que impacta de manera positiva a muchas familias, a todo un país.

Panamá se convirtió en el hogar de Carlos Escotet desde hace dos años que asumió la presidencia ejecutiva de Banesco Panamá. Su energía y entusiasmo se siente en los pasillos de las oficinas centrales del banco y es que su dinámica y estrategia de gerencia ha marcado la diferencia en esos 1,200 colaborados con los que cuenta este banco.

“Dirigir el negocio solo es posible si se sabe escuchar a los colaboradores”, dijo un Escotet seguro de la capacidad de su equipo al que denomina un equipo con propósito. Esa fue su primera tarea. Convencido de que no importa lo que uno haga y en dónde se esté, no se puede renunciar a ser humilde, demostró a sus compañeros de batalla diaria que estaba dispuesto a trabajar duro y no exigirle al equipo algo que él no haría.

Desde su llegada y sabiendo el éxito alcanzado por Banesco desde hace diez años, se dispuso a escuchar a sus colaboradores y a trazar una estrategia desde la conceptualización de lograr un negocio bancario más humano.

Cuenta Escotet que en la medida que fue conversando y entendiendo la dinámica de Banesco Panamá, y tomando en cuenta el momento económico por el que estaba viviendo el país con proyectos de infraestructura culminando, hicieron una pausa y se preguntaron, ¿hacia dónde vamos? Gracias a esa reflexión se encaminaron a realizar cambios desde adentro.

Dentro de su formación, Carlos Escotet entendió que los cambios ocurren de manera mágica si se le da un propósito, y el que Banesco se estableció es el de humanizar la banca, hacerla más cercana que entienda a su cliente y que los colaboradores se muevan en un solo sentido con armonía y claro liderazgo.

Siempre quise desde pequeño hacer lo que mi padre hacía, nos dice Carlos Alberto Escotet y no se refiere necesariamente a la banca.   La influencia que su padre, Don Juan Carlos Escotet, ha ejercido sobre él, lo llevó a entender que no importa lo que uno haga en la vida, si no hay pasión de por medio no se está haciendo bien el trabajo. Es por eso que es fiel creyente en la responsabilidad individual y en lo que la Responsabilidad Social Empresarial puede hacer en el manejo de un negocio.

La RSE la lleva en la sangre, y agradecido con los panameños por el éxito alcanzado se dispusieron a trabajar en una estrategia que apoyara a ese emprendedor que trata de salir adelante y que en muchas ocasiones son excluidos de un sistema financiero.

Fue así, con dinámicas reuniones de trabajo que enrumbaron el propósito de llegar hasta donde la banca no llega y se dispusieron a ayudar a los emprendedores.

Y es que Banesco, presente en 14 países incluyendo España, tiene en Venezuela su operación más grande en Latinoamérica. Este banco nació gracias al emprendimiento de un Juan Carlos Escotet que se permitió soñar, y luego de ser mensajero, cajero y ocupar otros puestos tuvo su propio Banco, compró años más tarde el banco donde empezó a trabajar y aunque lo tildaran de loco, construyó así lo que es hoy Banesco.

Orgulloso de su padre, Carlos Escotet asegura que se atrevió a desafiar el estatus quo y esa capacidad de pensar en grande y en la gente primero lo ha tomado como ejemplo de vida para seguir ese mismo camino y llegar a ser en muchas ocasiones un rebelde con causa. Por eso su proyecto de Responsabilidad Social Empresarial es la combinación de lo mejor de Banesco. El emprendimiento y el propósito de hacer las cosas bien y mejor.

Este joven amante de la lecturas profundas y filosóficas, está claro en que la Responsabilidad Social empresarial dejó de ser un acto de filantropía y una forma de mercadeo social. Conoce perfectamente la evolución hacia RSE como algo estratégico y forma parte del ADN de Banesco a tal punto que es uno de los cinco pilares en el que se basa el negocio.

“Y la verdad es que la responsabilidad social me ha acompañado desde pequeño, mi padre nos inculcó una verdadera vocación de servicio por la gente”, dice el presidente de Banesco Panamá convencido que la banca ofrece a todo un país la oportunidad de hacer movilidad social y sacar de la pobreza a quienes se disponen a salir adelante emprendiendo.

Impactando a la comunidad

Bajo esa premisa de impactar al emprendedor, Banesco junto a sus aliados estratégicos como los son IUGT implementaron un programa de diseño curricular para llevarle capacitación a los emprendedores en todo el país. Administración, ventas, liderazgo y superación personal fueron algunos de los temas en lo que se les asesoró a dos mil cien emprendedores. Nos dijeron locos, dice Escotet, pero en la locura está la genialidad.

Más de 83 mil horas académicas fueron impartidas y una vez graduados los emprendedores, Banesco ya conceptualizaba el segundo paso.

Regresar a las raíces de Banesco fue necesario y se trajo a Panamá un proyecto rentable y exitoso en Venezuela. Banca comunitaria ha atendido a más de 450 mil microempresarios venezolanos logrando la anhelada movilidad social siendo la cartera con menor morosidad que posee el banco.

Este proyecto llega a Panamá con la mística de trabajo enfocada en que los bancos no pueden ser egocéntricos y seguir pensando que los clientes llegan a ellos, al contrario, con la figura de asesores comunitarios, el banco llegará a las comunidades desarrollando confianza y a largo plazo fidelidad.

“Panamá es uno de los países con mejor penetración bancaria, pero la misma no supera el 43%, porcentaje que estamos tratando de ganar más de cien bancos en la plaza”, dijo el también financista-economista.

Y nuevamente, habrá quienes los llamarán locos, pero es un negocio rentable que en Venezuela ha funcionado a tal punto que pese a la ola de inseguridad y la situación económica que enfrenta el país de origen de Carlos Escotet, los pequeños negocios denominados barra de atención que la Banca comunitaria posee en todo el país, no han sido vandalizados y no han tenido casos que lamentar, precisamente porque la comunidad beneficiada ha cuidado el sistema y entienden el valor que esta programa les representa.

Está consciente que en Panamá les va a tomar su tiempo, pero tienen la convicción que pueden hacer de esa banca comunitaria en una rentable y están dispuestos a esperar con paciencia y mirada a largo plazo los resultados del impacto que un proyecto así puede tener en ese porcentaje de la población no bancarizada. “Estoy seguro que esas personas que serán beneficiados a través de la banca comunitaria, serán los clientes más leales que el banco podrá tener”, dijo un Carlos Escotet que, además, se define como un optimista empedernido.

Las horas de trabajo en Banesco se desarrollan con mucha energía. Desde el salón Star Wars, (sí decorado y ambientado en la saga más famosa de todos los tiempos), se realizan las reuniones estratégicas con la visión y misión pintadas en la pared llena de estrellas. No es extraño ver en la oficina del presidente a un grupo de colaboradores sentados con él en el piso dialogando de un tema X.   Regularmente se realizan los “parqueando con CAE” para siempre mantener los canales de comunicación abiertos con su gente, esa es su forma de liderar.

Carlos Escotet ya está dejando un legado en Banesco Panamá. Su país, familia, esposa y tres hijos, se han convertido en ese motor que lo impulsa a seguir adelante pese a la tristeza tan honda que produce en el corazón ver de lejos a su Patria sufrir.

Se ha propuesto ser la mejor versión de sí mismo para dejar a su país en alto. Carlos Escotet no puede hablar de Venezuela si sentir esa emoción con halo de tristeza que produce recordar esas calles que lo vio crecer. Envía un mensaje a sus paisanos de dejar toda la confrontación, que no permitan que, por egoísmo de unos pocos, se renuncie a creer que Venezuela puede volver a ser el país que alguna vez fue.

En algún momento de su vida este joven amante y escritor de poesía regresará a su Patria y se pondrá en servicio de Venezuela. Mientras, representa bien a su país, trabajando con pasión mostrándose inmensamente agradecido con Panamá por abrirle las puertas a miles de venezolanos que buscan dar un granito de arena a este país de gente buena.

 

Last modified: 20/12/2018

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen