Comer sano, ¿moda o hábito saludable?

Written by | Cover

Las compañías de la industria alimentaria se enfrentan a un consumidor cada vez más exigente y con preferencia por lo natural.

La expectativa de los consumidores por encontrar alimentos frescos, bajos en grasas y con alto contenido en nutrientes está generando un cambio significativo en el negocio de los alimentos.

Las inversiones en innovación y desarrollo son cada vez mayores y hay un creciente interés de los empresarios por cuidar el tema de empaques, presentación y calidad de los productos.

Hace una década, gran parte de los ingredientes para la producción alimenticia eran artificiales y el uso de químicos y colorantes para darles sabor y color a las comidas era frecuente. Hoy, la tendencia apunta a ofrecer alimentos que respondan a las necesidades de salud de la población y, además, cubran los vacíos nutricionales que existen, como consecuencia del cambio en los hábitos alimenticios. Ya no es moda, es una realidad. En este especial de Pauta supermercados, tiendas especializadas y grandes marcas nos abren las puertas al mundo de los productos saludables al beneficio del consumidor.

 

Por: Gina Buendía

@Labuendia25

 

La alimentación fitness es una tendencia que ha venido tomando fuerza en los últimos años a nivel global, no solo por el hecho de lucir bien físicamente, sino por los múltiples beneficios para la salud y la longevidad. Un estudio elaborado por la consultora Nielsen demuestra que cada vez más consumidores latinoamericanos están alineados con esta tendencia de nutrición saludable.

El informe indica que 75% de los latinos modifica su dieta para cuidar su salud, 63% busca perder peso haciendo ejercicio, 80% selecciona activamente alimentos que los ayuden a prevenir problemas de salud y 62% está dispuesto a pagar un precio mayor por productos que los apoyen en sus metas de salud.

 

De acuerdo con el estudio elaborado por Nielsen sobre la “revolución de los alimentos”, los consumidores latinos prefieren ver alimentos 100% naturales (68%); alimentos bajos en grasas (60%); bajos en azúcar (59%); bajos en sodio (49%); orgánicos (49%) y libres de lactosa (28%). Es debido a estas necesidades que muchas empresas ya son conscientes de este creciente “tsunami” que rodea las preocupaciones de salud y el papel de la industria alimentaria para lograr el cambio.

 

Según la directora de “Thought Leadership Latam Nielsen”, Fabiola de la Portilla, algunas compañías están abordando la cuestión de frente, “otras tendrán que considerar cambios como diversificar su portafolio más allá de los productos tradicionales cargados de azúcar y centrarse en el uso de alimentos como medicina preventiva para los problemas de salud, entre otros”.

 

Por otro lado, el estudio indicó que actualmente los consumidores exigen que estos cuenten con un etiquetado más claro de sus ingredientes e información nutricional para ayudarles a tomar decisiones más saludables.

 

Según Nielsen, los gobiernos juegan un rol clave en la lucha contra los altos niveles de obesidad y sobrepeso, por lo que no es de sorprenderse que en 2016 la Organización Mundial de la Salud emitiera un comunicado que invitó a los gobiernos del mundo a tomar acciones para enfrentar este reto global, con recomendaciones como la implementación de impuestos a productos de alto contenido calórico y la aplicación de sistemas de etiquetado al frente de los productos que estén estandarizados y fáciles de entender para cualquier consumidor.

 

En Panamá, las cadenas de supermercados y algunas tiendas del país, poco a poco, han entendido la tendencia y posicionamiento de los productos que prometen darle al consumidor una vida más saludable. Si hablamos de saludable, no podemos obviar lo que está de moda, y es que en esta categoría se incluyen todos los que provengan de origen natural, también los dietéticos y todos aquellos libres de gluten y de pesticidas o químicos, conocidos como orgánicos.

 

Hace unos siete años, un tema personal me llevó a la búsqueda de productos libre de gluten, no era fácil. Una tienda especializada fue la primera y casi única opción, y por ser productos de costo elevado, hubiera deseado que las estanterías de los supermercados estuvieran llenos de ellos. Hoy el panorama es otro.

 

Los supermercados en Panamá no solo han aumentado la oferta de productos y su calidad, sino que las nuevas inversiones incorporan tecnologías de eficiencia energética y presentaciones novedosas para las carnes y mariscos.

 

El supermercado Rey de Costa Verde, en La Chorrera, es un ejemplo de ello, aquí todas las carnes y mariscos están debidamente empacados. Además, la oferta de frutas y verduras es una de las más amplias y variadas del área.

 

Adriana Guizado, gerente de Mercadeo y Asuntos Corporativos de Grupo Rey, dijo a Pauta que desde hace dos años en las góndolas de esta cadena de supermercados han notado un incremento significativo en la demanda de productos saludables, ya que los consumidores han ido cambiando su estilo de vida y buscan una nueva manera de alimentación y aunque no detalla cifras, sostiene que en esta cadena de supermercados se ofrece una variedad de productos bajos en calorías y azúcar, libre de gluten, batidos proteínicos, entre otros. Asegura que tienen una alta rotación de venta de estos productos debido a los clientes que están orientados a cuidar y mantener una alimentación saludable e invierten en ellos. Esta misma tendencia también se refleja en el Deli K Market, supermercado enfocado en productos kosher para la comunidad hebrea. Moisés Ovadía, gerente general de este supermercado, señala que también han notado un incremento en las ventas de productos saludables o bajos en calorías desde hace seis meses por las mismas razones que señala Guizado de Grupo Rey. Las sodas dietéticas, cereales, leche de almendras, yogur, en fin, aquellos productos orgánicos sin gluten, son exigidos por los consumidores locales y extranjeros en este supermercado, ubicado en el centro comercial Multicentro. Pero no solo se trata de productos elaborados. Los vegetales, legumbres y frutas también han disparado sus ventas en los últimos años.

 

María Victoria Delgado, gerente general de las tiendas Orgánica, detalla que la tendencia con la agricultura orgánica es el desarrollo de productos especiales para personas que sufren de alguna deficiencia, enfermedad o intolerancia. En este último caso, Delgado se refiere a sustitutos de la leche de vaca, productos libres de gluten, entre otros. Pero reconoce que cada día se suma a su clientela personas sin ningún tipo de afección, que solo tienen los deseos de llevar una vida más saludable. María Victoria revela que entre los productos de gran demanda en Orgánica están la harina, los aderezos y los sustitutos de lácteos o vegetal (leche de almendras, de arroz, coco), así como productos sin preservativos, ni colorantes.

Importación en crecimiento

Panamá, a diferencia de otros países latinoamericanos, es casi un importador neto de productos y en las últimas décadas los supermercados de la plaza han incrementado su oferta alimentaria relacionado, directamente, con la intención de compra del consumidor.

 

Una de las enfermedades que busca contrarrestar estos productos es la diabetes, que, a juicio de las autoridades e informes del Ministerio de Salud, es la causante de muerte de cientos de personas cada año. Un estudio de la Federación Internacional de Diabetes (FID) indica que la prevalencia de la enfermedad en el país es de casi 9%, la cual supera la tasa mundial, ubicada en 8,3%.

 

Se estima que cerca de 200 mil personas en Panamá padecen de diabetes mellitus y los supermercados del país están tomando en cuenta estas cifras para ajustar sus propias estrategias de negocios.

 

Grupo Machetazo, por ejemplo, con miras a proveer alimentos saludables, procedió a ampliar su oferta de productos con nuevas marcas en cada uno de los supermercados de su red.

 

Elisa Gnazzo, directora de Asuntos Corporativos de Grupo Machetazo, dijo que ya tenían en los supermercados productos dietéticos o light, pero la iniciativa emprendida en la actualidad va más allá de eso.

 

Se trata de productos saludables, hechos a base de compuestos orgánicos o para personas que padecen de alergias como el gluten o enfermedades como la diabetes y que tienen que cuidar su alimentación, comentó Gnazzo.

 

Agregó que actualmente el cliente es más consciente de cuidar sus hábitos de alimentación y que estos problemas de salud -como la diabetes- están afectando a una gran parte de la población, por lo que les resulta indispensable tener una variedad de productos que satisfagan estas necesidades.

 

Entre las nuevas marcas incorporadas en los supermercados El Machetazo, están “Back to Nature”, “Ancient Harvest”, “Bob Red Mill” y “Lumnverg”, procedentes en su mayoría de Estados Unidos (EE.UU.).

 

El incremento del portafolio de productos, en el caso del citado grupo empresarial, requirió una reestructuración completa del área de supermercado para destinar pasillos a los que llaman productos saludables, donde el cliente pueda encontrar fácilmente en un solo lugar toda la gran variedad de productos que tienen a su disposición, indicó Gnazzo.

 

Estos pasillos ahora ofrecen una gran variedad de productos de tipo orgánico, bajos en calorías, libres de gluten, a base de quinoa, bajos en sodio y en azúcar, 100% integrales y de soya, barras de proteínas, entre otros.

 

La directora de Asuntos Corporativos de Grupo Machetazo expresó que los problemas de salud no discriminan el tipo de cliente y que lamentablemente una gran parte de la población del país sufre de diabetes y este es un cliente importante para nosotros y debemos tener productos especialmente para ellos.

 

Aclarando términos

Las compañías de la industria alimentaria se enfrentan a un consumidor cada vez más exigente y con preferencia por lo natural.

 

Buscar alimentos menos industrializados, consumir más frutas y verduras, dejar de lado las azúcares y harinas refinadas parecen consejos que se repiten en consultorios nutricionistas, redes sociales y gente que forma parte de la vida sana.

 

Ahora resulta que los consumidores se están volviendo expertos leyendo las etiquetas, buscando el perfil calórico de los productos o simplemente verificando que no tenga sustancias colorantes o preservativos. Para la nutricionista Fanny de Cardoze, cuando los consumidores van a comprar productos deben leer la etiqueta, mucho más si dice ser un producto saludable. “Lo recomendable es aprender a leer la información del alimento y compararlo con el producto original de la misma marca para saber cuál es la diferencia en ambas etiquetas”, dijo la reconocida nutricionista.

 

“No hay una forma de comer sano, simplemente existe una forma de comer”, dijo enfáticamente refiriéndose a que no se trata de hacer dieta, se trata de que la población entienda en que hay que generar un cambio y tener un estilo de vida saludable”.

 

La falta de tiempo y las pocas ganas de cocinar parecen haber ganado terreno en las cocinas panameñas, y el sistema en el que vivimos intenta que todo sea rápido y fácil.

 

“El sistema en el que vivimos intenta que todo sea rápido y fácil”, pero es aquí donde generalmente se incurre en un error. “El hábito de preparar nuestros alimentos es importantísimo. Además, cuando la gente adquiere la costumbre, se da cuenta de que cocinar no toma tanto tiempo y es mucho más sano”, consideró.

 

La pregunta que se hace la sociedad es sobre los costos de cocinar con ingredientes más saludables. “Es un error creer que es más caro” dice Cardoze.

 

Lo importante para comenzar con este estilo de vida para perder peso es evitar alimentos refinados y empacados e ingerir más vegetales y frutas, pero se debe buscar los de temporada y más económicos, de forma que no se haga costoso, por ejemplo, comprar en el mercado de abastos o en las ferias libres.

 

Dejar de comprar jugos, sodas, dulces y papitas hace que el supermercado sea más económico y se puedan comprar alimentos que nutran, como huevo, avena, atún, tomate, cebolla, lentejas, frijoles, porotos, más pollo que carne y menos embutidos.

 

Pedro Acosta, presidente de la Unión Nacional de Consumidores, no está del todo de acuerdo con la nutricionista Cardoze. Alega que una canasta de alimentos saludables para una familia de cuatro miembros debe incluir arroz, menestras, verduras, pan, vegetales, frutas, carnes, huevos, leche, café, aceite y azúcar.

 

La poca oferta de producción agropecuaria local encarece la compra de alimentos recomendados como saludables.

La guía alimentaria del Minsa hace hincapié en el balance entre carbohidratos, proteínas, frutas y vegetales. Pero este equilibrio no puede lograrse en ocasiones por la especulación de precios, comenta Acosta, y por el poco apoyo a la producción nacional.

 

Last modified: 16/07/2017

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen