Mujeres que impulsan la nación

Written by | Cover, Mujer

Son precursoras, auténticas pioneras, pero sobre todo eficientes empresarias. Mujeres de negocios que contribuyen de manera decisiva al desarrollo nacional, y cuyos logros las hacen dignas del reconocimiento de la portada de “Pauta”, y que, como mérito agregado, abanderan una lucha constante por la libertad de expresión.

Son líderes en muchos sectores, presidentas de juntas directivas gremiales, que con igualdad de derechos, oportunidades y participación se destacan en la vida empresarial de Panamá.

@periodistaKarin

Logramos unir a ocho mujeres cual si fueran chicas superpoderosas porque cada una, desde su trinchera, ejemplifica la fuerza del trabajo femenino. Se lanzan hacia los retos con seguridad, pues saben que trabajan todas para el mismo fin. Y desde el sector público, privado, o bien desde los gremios, confirman el dicho de que la mujer mueve la economía de una nación.

Desde diferentes aristas se hacen presentes en la vida nacional, algunas muy reconocidas, otras igualmente activas, pero con un perfil más discreto.  En suma estas mujeres, que hoy están al frente de gremios, organizaciones de carácter mixto y ocupando también cargos privados, demuestran que son notables los avances logrados por el género en Panamá.

Aunque se enfrentan a un reto que sigue vigente, continúa la lucha en la búsqueda por mayores oportunidades para encontrar más ministras de Estado en Panamá, embajadoras, presidentas de bancos, investigadoras, gremialistas, científicas, y en otros puestos que, de manera errada,  no se les incluye de manera equitativa.

Por eso, ahora más que nunca, nuestro país reconoce la gran virtud de mujeres como Aimeé Sentmat de Grimaldo, Jeannette Díaz Granados, Mercedes Eleta de Brenes, Patricia Velásquez, Carmen de Broce, Adriana Angarita, Dacil Acevedo y Aida Michelle de Maduro. Todas ellas coinciden en que no se trata de una lucha de género, sino de que cada vez más féminas se preparen y dediquen su carrera profesional a escalar, trabajando a la par de hombres y empresarios influyentes del país, ¿y por qué no?,  estableciendo un precedente.

Resulta interesante que desde  el sector gremial algunas de estas mujeres estén a la cabeza de las más relevantes agrupaciones del país, ya que tradicionalmente han sido ámbitos dominados por la influencia masculina.

Todo esto se da mientras sigue retumbando el Índice de Paridad de Género del Foro Económico Mundial (2018), en el cual Panamá tiene una brecha de género del 72%. Con ese porcentaje, el país se ubica en el puesto 45 del “ranking”. Este índice analiza la división de los recursos y las oportunidades entre hombres y mujeres en 149 países. Mide el tamaño de la desigualdad de género en la participación en la economía y el mundo laboral cualificado; también en política, acceso a la educación y hasta esperanza de vida.

El objetivo que busca este índice, en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), es que se siga en el sendero correcto para ir cerrando estas brechas de oportunidad.

En materia salarial, se destaca el compromiso de la vicepresidenta y canciller Isabel de Saint Malo de integrar el país a la Coalición Internacional de Igualdad de Remuneración. Hasta ahora, Panamá es el único representante de la región Latinoamericana y Caribeña.

Y, a propósito de  proyectos, durante el actual Gobierno se estableció la Ley 56 de 2017, que fija la participación de las mujeres en las juntas directivas estatales y de empresas reguladas a un 30%.

Según el estudio “Línea base de la participación de mujeres en las juntas directivas de las empresas regidas por esta ley”, que presentó el año pasado la Asociación de Mujeres Directoras Corporativas de Panamá (WCD-Panamá), se demostró  que solo el 14% de los miembros de las juntas directivas en el sector privado está ocupado por mujeres y el 18% participa en las empresas públicas. Esto evidencia que hay  mucho camino por recorrer para lograr este año cumplir el 30%.

Sigrid Simons de Müller, presidenta de WCD-Panamá, indicó al respecto que la Ley 56 es un catalizador que trae a la mesa el debate sobre la participación de mujeres en juntas directivas de nuestro país. Su conclusión es categórica: Debe existir un balance de género en toda junta directiva.

Techo de cristal

Si nos concentramos en el mundo político, la realidad es más preocupante. De hecho, en la campaña electoral vigente sólo contamos con una figura femenina que busca la silla presidencial. Algunos políticos varones, por su parte, han buscado para sus vicepresidencias a mujeres con trayectoria y reconocimiento, pues saben que más de la mitad de la población votante pertenece a este género.

Buscan sacar provecho al hecho de que las mujeres tienen un estilo de liderazgo más participativo, se ajustan más a los valores democráticos y son mejores negociadoras. Algo que ha quedado evidenciado con  la ejecutoria cotidiana de  estas mujeres en sus diversas organizaciones.

Nuestras entrevistadas confirman que  los equipos de trabajo balanceados y exitosos son aquellos que  fomentan el reto constante de seguir modelos de pensamientos y estrategias que generen un ambiente de respeto, pero a la vez con un dinamismo que permita que todos estén atentos a los cambios que suceden en los negocios, que generen nuevas propuestas y que permitan progresar e innovar.

Desde el punto de vista económico, Isabel de Saint Malo de Alvarado, ministra de Relaciones Exteriores, ha reiterado que si se logra la equidad de género en las juntas directivas, se crearían 10.5 millones de puestos de trabajo adicionales para el año 2050.

La canciller advierte que una mayor participación de mujeres en posiciones directivas incrementaría el producto interno bruto (PIB) global entre el 4% y el 10%, de acuerdo con estudios recientes sobre el tema.

De ahí que el debate al que hacemos mención con estas ocho gremialistas se centran en que deben existir nuevos comportamientos sociales para lograr la paridad. Hay que desnaturalizar los roles, las tradiciones y hasta la cultura, porque del mismo modo que tienen capacidad para desarrollarse plenamente en economías del cuidado, las mujeres pueden participar activamente en las tareas reservadas para  los hombres, y viceversa.

Roles antiguos, clasistas o poco incluyentes provocaban  que las mujeres no ascendieran y obstaculizaban la consecución de sus justas aspiraciones, y provocaban también inequidad y falta de oportunidades. Llegaban incluso a crear  pisos pegajosos: obstáculos invisibles en la carrera laboral de las mujeres, difícil de traspasar, que les impedían llegar a cargos de mayor responsabilidad y liderazgo.

En este punto, un sin sentido salta a la vista: ¿Cómo es posible que según las pocas encuestas o estudios que hay al respecto, las mujeres tienen más sensibilidad social o  son más responsables en el manejo de sus asuntos y tienen mayor capacidad para resolver conflictos, pero a pocas se les confían cargos directivos importantes? Sin dejar de mencionar que se les atribuye mejor criterio a la hora de tomar decisiones.

Según las conclusiones implícitas que develan estos estudios, en Panamá hay mujeres con el perfil idóneo para llegar a la Presidencia de la República, lo que nos lleva a otra pregunta obligada: ¿Por qué en nuestro país solo una mujer ha logrado ser presidenta de la República?

Desde los gremios, y cada una desde su perspectiva, responden a “Pauta” estas crudas interrogantes. También cuentan sus vivencias y brindan sus recomendaciones a otras mujeres para que este país saque el mayor provecho al talento femenino, un factor que será clave para el pleno desarrollo económico.

 

Aimeé Sentmat de Grimaldo

Presidenta de la Junta Directiva Asociación Bancaria de Panamá (ABP)

MEJORES SUJETOS DE CRÉDITO

Pertenece desde hace dos años a la ABP  y hoy se siente honrada y orgullosa de ser la primera mujer en liderar esta importante institución.  Enfrenta este reto con el mismo entusiasmo con el que asumió su designación como presidenta de Banistmo. Es consciente del alto compromiso encomendado a ella, que debe verse reflejado en su aporte al pujante sector bancario de Panamá.

La visión integral del sector privado, concretamente el bancario, la aporta Aimeé Sentmat, quien manifestó que la mujer es mejor sujeto de crédito que el hombre y,  sin embargo, el 60% de la clientela la constituyen hombres, frente a un  40% de  mujeres. Recordó, entonces, la importancia de realizar alianzas como las que Banistmo mantiene con Canal de Empresarias, proyecto impulsado por la Ciudad del Saber, la afiliación a Global Banking Alliance For Women (GBA), ONU Mujeres y FOMIN.

Conoce bien las barreras que erige el sistema al paso de  las mujeres que deciden hacer carrera en este sector.  Al mismo tiempo, recuerda a ese 49% de mujeres  que están en edad laboral y que no trabaja debido a las responsabilidades familiares que asumen.

Asegura que en nuestra sociedad el rol compartido de responsabilidades familiares no está desarrollado, y si no se establecen políticas e iniciativas público-privadas que faciliten la inserción laboral de la mujer en lugares que tengan programas como centros de cuidado, horarios flexibles y licencias compartidas, será difícil hablar de un escenario más promisorio.

Desde el punto de vista económico, Aimmé sostiene que la mejora de la organización social del cuidado facilitaría la incorporación de más de 260 mil mujeres a la fuerza laboral panameña. Esto supondría un incremento de 17 puntos en la tasa de partición económica de las mujeres, de acuerdo con el diagnóstico y plan de acción de la Iniciativa de Paridad de Género en Panamá.

Asegura también que hay que trabajar en las barreras de los ambientes de trabajo excluyentes, ya que en la medida en que no se aseguren políticas de contratación no discriminatorias e igualdad de oportunidades, será muy difícil para las mujeres progresar.

Además estarán presentes los muros internos que inciden de manera negativa en las mujeres, como el tema de la autoestima y confianza en sí mismas. “Es necesario desarrollar programas de “mentoring” que nos permitan entre las mujeres desarrollar redes que fortalezcan nuestras competencias”, aconseja.

También indica que se debe aprovechar el talento femenino que es evidente, y que representa la mayor parte de la fuerza de trabajo cualificada del país,  pero su concentración está en sectores de menor productividad y oportunidad. Su mensaje final se orienta hacia la capacitación constante: Las mujeres nunca deben dejar de aprender.

Perfil

Aimeé Sentmat de Grimaldo

Licenciada en Finanzas de la Universidad Católica Santa María La Antigua (USMA), con Maestría en Administración de Empresas de Nova Southeastern University, Fort Lauderdale, Florida. Ocupó el cargo de vicepresidenta de Banca Comercial en el Banco Latinoamericano de Exportaciones entre 1997 y 2002, y otros cargos en HSBC Bank (Panamá), S.A., entre los que se encuentran el de vicepresidenta de Banca Comercial y Corporativa, vicepresidenta de Banca de Personas, Directora de Canales de Distribución, directora de Banca Global, y vicepresidenta de Banca Comercial y Comercio Exterior.

En 2013, Aimeé Sentmat de Grimaldo fue designada presidenta ejecutiva de Banistmo, institución adquiriente de todas las operaciones de HSBC Bank (Panamá), S.A.  Miembro de otras instituciones como Women Corporate Directors, SUMARSE y Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá.

Integrante del Grupo de Tareas Independiente sobre Discriminación y Acoso de Género en el Lugar de Trabajo, una iniciativa de UNICEF.

Forma parte de la clase 2017 de la Beca de Líderes de Finanzas del Instituto Aspen y de la Red Global de Liderazgo de Aspen.

En el 2016 recibió la distinción como Mujer Destacada de APEDE. Ha participado como ponente y panelista en diversos foros sobre equidad de género e inclusión, invitada por organizaciones como el BID, ONU Mujeres, PNUD, Forbes, APEDE y el CONEP.

 

 

Mercedes Eleta de Brenes

Presidenta de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (APEDE)

EXIGIR LA LEY

Es mejor conocida como “Baty” Eleta, la cuarta mujer en presidir APEDE, la asociación de ejecutivos que fundó su padre. Su éxito en los diversos ámbitos en el que se desenvuelve es el resultado de valores claves que ella misma enumera: compromiso, objetivos claros y metas concretas.

Actualmente, desde APEDE  ha puesto en ejecución una ruta empresarial bien definida, con una visión de país hasta el año 2025, que apunta a altos niveles de desarrollo democrático con instituciones fuertes y eficaces que hagan posible superar los retos que tiene el sistema educativo,  y que a su vez propicien la calidad y  equidad en un Panamá competitivo. Todo de forma sostenida y coordinada, según su visión, desde los diversos sectores productivos como el agropecuario, financiero, logístico y turístico.

Pero es su trayectoria en el tema de género que le confiere el mayor reconocimiento. Ha dirigido y pertenece a la Asociación de Mujeres Directoras Corporativas, o “Globlal Women Corporate Directors” (WCD),  en la cual se realizan esfuerzos por llevar a más mujeres a las altas posiciones de liderazgo empresarial.

Y en esta misión, sin duda “Baty” Eleta es un vivo ejemplo por seguir. Por algo ha sido considerada una de las 15 mujeres más poderosas de Panamá por la revista “Forbes”. Es fundadora de su propia empresa de comunicación y ha estado involucrada en un número amplio de fundaciones de interés social, desde donde ha hecho un importante aporte para visibilizar el trabajo femenino.

Está convencida de que cuando una mujer entra a junta directiva enriquece el clima laboral, combate estereotipos y propicia la apertura a la tolerancia, a la empatía y a una visión más amplia, de forma generalizada.

“Para eso es imperativa una legislación reforzada; de lo contrario, nos tomará 200 años llegar a la paridad, porque siempre hay un trasfondo cultural que es difícil de romper”, advierte “Baty” Eleta.

Agrega que aún en los más altos niveles de educación existen rechazos, donde los hombres se sienten invadidos y donde todavía subsisten espacios machistas que se resisten a coexistir con las mujeres. Asegura que esto confirma la importancia de  que las mujeres se refuercen en sus méritos y que no dependan por completo de la ley.

“Las mujeres deben llegar a ser más asertivas, proactivas y directivas”, indica. Cree que la equidad llegará en el momento en que todos caminemos juntos, construyamos en comunidad, donde las mujeres se vean como el complemento en las direcciones que agregan valor, homogeneidad, heterogeneidad y el aporte nacional que toda organización necesita.

 

Perfil

Mercedes Eleta

Panameña, licenciada en Administración de Negocios, empresaria de la comunicación; proviene de una reconocida familia mediática, ocupó varios cargos en la organización como gerente general de RPC Radio y RPC Televisión, la primera cadena de radio y televisión de Panamá.

Hace veinte años, abrió su propia empresa de comunicación estratégica y de sostenibilidad, Stratego Communications, que se ha convertido en la agencia de comunicación líder del país. Es su presidenta desde su fundación.

Reconocida por su liderazgo empresarial y por su compromiso social, fue galardonada con la designación de Ejecutiva del año de APEDE en 2015, así como la Medalla San Miguel Arcángel de Nutre Hogar y Somos Factor de Cambio para la Mujer del Club Soroptimista Pacífico, también fue seleccionada como Mujer del Año 1997 por su trabajo a favor de los derechos de la mujer.

Fue Presidenta de la junta directiva de la Red del Pacto Global – Panamá, de la Fundación para la Promoción de la Mujer (FUNDAMUJER), de la Asociación de Mujeres Directoras Corporativas (WCD – Panamá) y del Fondo Unido de Panamá (UNITED WAY – Panamá); así como Directora de varias ONG’S como Casa Taller y de la Fundación Smithsonian de Panamá.

Premio Ejecutiva del Año 2015. También es presidenta de la Fundación Eleta, brazo social de las empresas que conforman Grupo Eleta y del Instituto Cultural Panamá-Israel.  Igualmente es directora de la Fundación Mery Arias, de la Junta Asesora del Instituto Smithsonian de Panamá, de los Global Shapers.

 

Carmen de Broce

Presidenta de la Asociación Nacional de Recursos Humanos (ANREH)

DESARROLLAR HABILIDADES

En el mundo de los negocios siempre se ha enfatizado en que el recurso humano debe ser lo más importante para una empresa. Desde esa óptica, Carmen de Broce, ahora presidenta de la ANREH, enfatiza  en lo prioritario que es concienciar a las mujeres para que internalicen sus fortalezas. Indica que de esta manera se pueden llenar los vacíos que existen en las administraciones de las organizaciones, donde se necesita más alma y pasión, ingredientes que con toda seguridad aportan las mujeres.

Desde el gremio que preside promueve el recurso en general y reconoce la disparidad de género; también la falta de estudios o investigaciones al respecto. Advierte que si no se desarrollan estadísticas para saber exactamente dónde están las brechas, las demandas serán mayores de aquí a unos 30 años.

Una muestra clara es la exclusión de las mujeres en los denominados sectores del futuro. En el ámbito mundial, se estima que las mujeres representan el 30% de los trabajadores del sector tecnológico en cargos de baja responsabilidad, y tan solo un 7% en cargos de liderazgo.

De allí la importancia de la transformación del capital humano para que esté acorde con las exigencias del mercado actual y futuro. Carmen de Broce indica que se le debe dar un seguimiento a los niños y niñas desde el preescolar, visualizar desde esta etapa cuáles son las áreas en las que demuestran  habilidades  para a su vez  desarrollarlas de manera puntual en los centros de estudios,  y que la experiencia  escolar ayude efectivamente a decidir qué estudiarán.

“No podemos esperar a que la juventud llegue al último grado de secundaria para decidir en qué se van a especializar. Les enseñamos de todo a nuestros estudiantes, pero no a interesarse en lo que demuestran potencial para trabajar”, señala.

Si se hacen los ajustes necesarios se pueden capitalizar las nuevas oportunidades, se regula la migración del talento extranjero y de esta manera el país se beneficia con transferencia de tecnología y conocimiento, al tiempo que se contribuye con el crecimiento sostenido de la inversión extranjera a través de multinacionales.

Broce espera que con los egresados del Instituto Técnico Superior Especializado (ITSE) se cumpla con la demanda existente, y que actualmente es complementada con recurso extranjero.

Apunta que lo preocupante de esta situación no es solo la constante profundización de la brecha de género, sino también las consecuencias que este hecho tendrá en el futuro.  Por eso recomienda hacer los ajustes ahora, que la sociedad sea consciente de esta responsabilidad, y que, sobre todo, se apoye a la mujer.

 

Perfil

Carmen Irene Sealy de Broce

Casada hace 35 años con Luis A. Broce, orgullosa madre de tres y feliz abuela de uno.  Disfruta plenamente las reuniones de familia, ir a la playa y deleitarse con una copa de un buen vino tinto. Le encanta hacer nuevos amigos, viajar, bailar y reír.

Ingeniera industrial de profesión con un Máster en Administración de Empresas del INCAE Business School.  Inició su vida profesional hace más de 38 años como profesional en su rama. Ejerció funciones de mando en diferentes tipos de industrias, como energía, fabricación, operaciones y venta de productos alimenticios (Panamá y El Salvador) y al final de su vida corporativa, como gerente de RRHH en un banco.

En 1998 inició su etapa como empresaria, y fundó Konzerta (adquirida 10 años después por Bumeran). Actualmente co-dueña de Aydesa (“outsource” de Planillas Panamá, Colombia y Centroamérica), Platino Executive Search y Splendor Tours.

Además de liderar sus empresas, es consultora de organizaciones, conferencista y mentora de diversas organizaciones, fundadora de la red latinoamericana de “Head Hunters”, “Talent Hunters International”.

 

Adriana Angarita

Presidenta de la Asociación de Universidades Particulares de Panamá (AUPPA)

INVOLUCRAR A LOS PARES

Apoya la Ley de Paridad y señala que hay generaciones de mujeres que crecieron con inseguridades, algo que ha incidido en que no tengan éxito. Según ella, esto no tiene que ver con el género, sino con las implicaciones históricas. En su caso, al estudiar ingeniería en sistemas fue estereotipada, por lo que sabe de vivencia propia que urgen cambios al respecto.

En el caso de la educación universitaria, según el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) de la Contraloría General de la Repoública, hay un 70% de matrícula universitaria femenina, pero solo un 7% opta por carreras STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas).

Para Adriana Angarita, estas cifras son muy importantes, ya que desde su espacio debe promover estas áreas de estudios, y sabe que es necesario que las mujeres se especialicen en campos de oportunidades, y justamente en estas áreas hace falta mano de obra.

Considera,  además, que las mujeres no se dan cuenta del poder que tienen sus manos a la hora de empoderar a sus pares. Para ella hay que tratar el tema de manera holística, abrazar las diferencias y no buscar la igualdad porque somos diferentes físicamente. Dice que, de  igual manera, el hombre también puede quedarse en casa y ayudar. Un ejemplo palpable lo vivió ella misma cuando a su esposo le tocó encargarse de sus hijos mientras ella estaba fuera.

“Es necesario que en nuestros hogares cambiemos el discurso con nuestros hijos en la co-responsabilidad de las labores del hogar y con nuestras parejas de igual forma equiparar el derecho que como profesional tenemos”, agrega.

Cree que la planificación es el secreto primordial para que las mujeres encuentren  un balance entre su vida profesional y personal, y tener claras las prioridades en su determinado tiempo. También debe apoyarse en el uso de la tecnología para que la ayude a tener seguimiento de las tareas y actividades por igual. Por supuesto, debe tener respeto por los espacios de cada rol y siempre dar lo mejor de sí.

Desde la presidencia de AAUPA, pretende representar a los miembros asociados y elevar consultas ante el Estado, la empresa privada y la sociedad civil para facilitar el intercambio de información en el nivel superior de educación, y que esto permee en la paridad.

También debe utilizar las redes de comunicación efectiva con la preparación de profesionales de las diversas disciplinas, donde se valoren los títulos en beneficio tanto de hombres como de mujeres en Panamá. Todo con un alto nivel, de forma competitiva para responder a las necesidades reales y a las ofertas variadas de una nación en continuo crecimiento.

 

Perfil

Adriana Angarita

Rectora de la Universidad del Istmo. Fue tesorera del Consejo de Rectores de Panamá. Rectora de la Universidad de Santander Panamá durante tres años. Anteriormente trabajó como directora de edición del Campus Virtual en UDES Colombia, donde fue representante del Campus Virtual frente a Icontec para obtención de Certificación ISO 9001 – 2008 entre otros. También desarrolló a nivel empresarial páginas web para empresas de gran magnitud como la intranet del Instituto Colombiano de Petróleos (ICP).

Ha sido conferencista internacional y ha publicado artículos en la Revista Colombiana de Computación, entre otros. Ha recibido certificación en Gerencia de Proyecto de la Universidad de Texas en Arlington y de Finanzas en INCAE.

Adriana tiene una Maestría en E-Learning de la Universitat Oberta de Cataluña (UOC), en la cual obtuvo la distinción de tesis meritoria y es ingeniera de Sistemas de la UNAB.

 

Patricia Velásquez

Presidenta de la Cámara Marítima de Panamá (CMP)

NO SE TRATA DE GÉNERO

Según la Oficina para el Desarrollo y el Comercio de las Naciones Unidas, dentro del mundo marítimo solo el 0.17% de las mujeres tienen puestos en equipos de liderazgo ejecutivo. Pero en Panamá, destaca Patricia Velásquez, al ser una mujer joven y la primera en ocupar la presidencia de la CMP.

Ha logrado todo trabajando con pasión, además de mantenerse actualizada con los avances del sector, participando en foros y congresos nacionales e internacionales. De igual forma valora el trabajo en equipo, como requisito fundamental para alcanzar las metas dentro de una organización.

En su área visualiza a hombres y a mujeres con las mismas capacidades, pues para ella lo que prevalece es la vocación de servicio.

Al igual que Angarita, Patricia Velásquez opina que las mujeres no son competencia en tema de género, sino más bien se convierten en aliadas estratégicas. Reconoce que el sector marítimo es liderado en su mayoría por hombres, pero remarca que poco a poco las mujeres han ganado posiciones gerenciales como premio a su talento y esfuerzo, al tiempo que destacan dentro de la industria.

Ella misma lo logró, a pulso y esfuerzo, siguiendo el ejemplo de su padre e involucrándose en la empresa marítima familiar desde pequeña. Inmersa en ese rol, decidió unirse a Woman´s International Shipping & Trading Association (WISTA), asociación en donde se promueve a la mujer del sector marítimo portuario y de comercio internacional.

De esta manera, el número de mujeres que están entrando en la industria marítima va creciendo, mérito que también se le atribuye a los esfuerzos e iniciativas que adelanta la Organización Marítima Internacional (OMI).

Velásquez indica que en la medida en que haya más mujeres en puestos de liderazgo se impulsará el crecimiento del país. “La perseverancia y constancia son puntos claves que deben tomar en cuenta las damas que deseen entrar a este rubro. Así aportarán la capacidad de negociación y emprendimiento que poseemos, y a su vez esto nos permitirá escalar posiciones y formar equipos”, agrega.

Concluye que es muy importante el dominio del idioma inglés para todos lo que quieran entrar al mundo marítimo. Recuerda siempre que las mujeres tienen las mismas obligaciones que sus pares y exhorta a las que ya son líderes y están dentro a apoyar a esas mujeres talentosas que trabajan en silencio, pero cuyas fortalezas son dignas de destacar.

 

Perfil

Patricia Velásquez

Es Licenciada en Administración de Negocios Marítimos con énfasis en Puertos y Transporte Multimodal. Cuenta con un Postgrado en Alta Gerencia, una Maestría en Recursos Humanos y un Diplomado en “Project Management”.

Pertenece a varias organizaciones internacionales de mujeres que están vinculadas con el tema marítimo. Durante varios años fue la líder de la Comisión de Ambiente de la Cámara Marítima.

Actualmente es la gerente comercial de “Marine Consultants, Surveys and Naval Register”, una empresa familiar fundada por sus padres hace más dos décadas.

 

 

 

Jeannette Díaz Granados

Presidenta de la Cámara Americana de Comercio e Industrias de Panamá (AMCHAM Panamá)

PREPARACIÓN Y BALANCE

Se siente orgullosa de liderar una asociación en la que se ha logrado la paridad de género y que impulsa el desarrollo comercial. Amcham Panamá mantiene actualmente participación de 50% hombres y 50% de mujeres en su junta directiva.

“Este es un gran avance. Como representantes de la Cámara Americana damos ejemplo a las empresas de América que están al tanto de la gobernanza y del tema de la paridad. Por eso exhortamos a las empresas panameñas para que se atrevan a ubicar a mujeres en puestos de liderazgo”, comenta Jeannette Díaz Granados.

Desde la perspectiva económica, se debe considerar que la mujer toma el 80% de las decisiones de compra, por lo que tenerlas en esos puestos impacta de manera directa y positiva en las ventas.

Según el estudio del Instituto Económico Peterson, la variable de la equidad de género impacta directamente en la rentabilidad de las empresas: Si la compañía cuenta con al menos el 30% de las posiciones de liderazgo ocupadas por mujeres, la rentabilidad aumentará un mínimo del 15%, y exponencialmente hasta el 26%.

Así como las empresas en las que hay mayor balance en diversidad en un término más amplio (cultural, religioso, racial, etc.), existen más probabilidades de generar innovación.

Para esto, Jeannette recomienda que la mujer también debe prepararse y apoyarse unas a otras; que utilicen la disciplina como la principal herramienta para mantener un balance entre la familia y el trabajo, algo que sí es posible, y que ella ha logrado.

En cuanto a las empresas, señala que deben empezar por medir los indicadores de contratación y personal sin pensar en el género, para tener procesos de selección más equitativos e identificar metas tanto internas como externas con sus principales grupos de interés. Dice que las empresas panameñas deben saber que este tema es primordial, al que se le debe prestar atención para allanar el camino hacia la sostenibilidad.

Porque no se trata solo de escasez de mujeres en altos cargos directivos, sino de un 54% de mujeres que trabaja en contextos informales, con ingresos frágiles y poca protección social en América Latina, según el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Jeannette, al igual que varias de las entrevistadas,  coincide en que la iniciativa de paridad de género debe tratarse en alianza sector público-privado y organizaciones no gubernamentales.

 

Perfil

Jeannette Díaz Granados

Actualmente es la gerente comercial de Delta Air Lines, aerolínea norteamericana con sede en Georgia. Tiene a  su cargo  la  comercialización  de  Delta en Panamá  y durante  sus  casi  20 años de  trayectoria ha  apoyado  la operación de  Delta en  diferentes  países  tales como  República Dominicana, El Salvador y la apertura  de  las  operaciones en  Nicaragua.

Nominada  tres  veces  para el  Chairman’s  Club de Delta,   premio  meritorio más  importante de la compañía en el cual  se destaca  la  ética profesional y el  liderazgo de  servicio.

Anteriormente, laboró  por  15  años  con el Departamento de  Defensa de los  Estados Unidos  en la  Base Naval de  Rodman, donde  era la  encargada de  la  logística  de transporte  de  la  armada de  Los  Estados   Unidos  para Centro, Suramérica  y el  Caribe, donde recibió   reconocimientos por  el  Comando Sur.

Posee un título de Administración de Empresas Turísticas de La Universidad Santa María La Antigua de Panamá y un diplomado en Alta Gerencia y Liderazgo.

Formó parte de la Junta Directiva de la Asociación de Líneas Aéreas de Panamá, junta directiva del Comité Visit USA patrocinado por la Sección Comercial de la Embajada de Estados Unidos y del Comité de la Cámara Americana de Comercio, AmCham Panamá.

 

Aida Michelle de Maduro

Presidenta de la Asociación de Zonas Francas de Panamá (AZOFRAP)

CREER EN SÍ MISMAS

Hoy más que nunca las industrias afrontan el gran desafío de mejorar la diversidad de género. Actualmente, los líderes lo están aceptando tanto a nivel personal como a nivel de una tarea impostergable  dentro de la cultura organizacional de su empresa, pero aun así hay mucho por hacer.

Una figura que hace la diferencia en Panamá es  Aida Michelle de Maduro, quien fue la primera mujer en presidir el Sindicato de Industriales de Panamá (SIP) en 2012, un lugar que tradicionalmente había sido liderado por hombres,  y no por la escasez de mujeres preparadas para el reto, sino porque no se atrevían a destacar en una instancia como esta.

Después de ser relecta para presidir el SIP, de haber sido presidenta de CONEP y ahora por segunda vez presidenta de AZOFRAP, solo se puede concluir que esta mujer ha roto paradigmas, ya que, según ella, lo que hay es una mala percepción de lo que pueden hacer o no las mujeres.

Para Aida Michelle, es muy importante el rol que tienen las mujeres en los gremios porque se deja de lado el individualismo, se trabaja por el desarrollo del país y se unen fuerzas con sectores transversales para empoderar a la mujer y resaltar en ellas el potencial que tienen.

“Los gremios representan el sector privado, pero se debe trabajar con políticas de Estado, y mientras no haya acuerdos no se podrá lograr. En educación estamos atrasados, y es una tarea pendiente destacar los emprendimientos femeninos”, asevera Aida Michelle de Maduro.

Su éxito corona años de lucha que han dejado una huella importante en el camino que deben recorrer las futuras generaciones, sobre todo respecto a la paridad. Le costó bastante, rememora, porque la señalaban de feminista, cuando lo único que buscaba era luchar por las libertades y los derechos de las mujeres, y no por la supremacía, sino por la igualdad de oportunidades.

“En el momento en que se vea al feminismo diferente al machismo, que sí tiene una connotación negativa, entonces podremos ver un progreso”, asegura.  Queda entonces todavía mucho por hacer. No obstante, cree firmemente que a través de la integración y la diversidad se podrá satisfacer mejor los desafíos de la industria actual y del futuro. Recuerda que se trata del mundo que estamos legando a las futuras generaciones.

 

Perfil

Aida Michelle de Maduro

En 1989 obtuvo un BS en Administración de Empresas con Especialización en Comercio Internacional y Mercadeo de la “Mankato State University” (Minnesota – Estados Unidos). También alcanzó un MS en Administración de Empresas y Ciencias Políticas.

Es intérprete público autorizado inglés – español/ español – inglés. Lleva 13 años participando en la directiva del Sindicato de Industriales de Panamá (SIP), donde ha ocupado diversos cargos.

Desde el año 2,000 se desempeña como gerente de Ventas en Inmobiliaria SUCASA. Entre sus responsabilidades sobresalen administración y dirección del personal de ventas, presentación y desarrollo de proyecciones de venta para las unidades de centros comerciales y zona franca (PANEXPORT), relaciones con las instituciones gubernamentales, financieras y atención al cliente.

Cuenta en su formación con una especialización en Bienes Raíces de ADEN Business School. Como profesional, laboró con JVC Latín América Liaison Office, donde realizó estudios de mercado para las diferentes líneas y en Tropigás de Panamá, donde, desempeña la posición de gerente de Ventas.

 

Dacil Acevedo

Presidenta del Consejo del Sector Privado para la Asistencia Educacional (COSPAE)

DE FORMA COLABORATIVA

Siente que ha hecho un poco de justicia a través de la historia de 35 años en un mundo que combina educación, trabajo y oportunidades para los jóvenes, Dacil Acevedo es la primera mujer es presidir COSPAE, algo que para ella es un honor, pues ejemplifica su historia de superación personal.

Fue vicepresidente de AMCHAM Panamá y de COSPAE. Ahora a la cabeza y casi logrando la paridad en su junta directiva, se enfoca en la principal misión de contribuir a elevar la competitividad empresarial a través de la capitalización de lecciones aprendidas, experiencias y mejores prácticas en materia de desarrollo personal y empleabilidad juvenil.

Y es que todo esto debe ir de la mano, asegura, si se quiere lograr una paridad de género, porque interconecta temas de discriminación laboral, brecha salarial, techo de cristal, discriminación estadística y hasta penalización de la maternidad. Por lo que es vital facilitar la transición efectiva al entorno social y laboral de los jóvenes con apoyo de plataformas tecnológicas, becas y capacitación, un reto que se convierte a su vez en un excelente plan de combate.

Dacil también apunta al poder de toma de decisiones que tienen las mujeres, pero también a que todos se unan a la responsabilidad de docencia en economía colaborativa y, por supuesto, a compartir el conocimiento. “De eso se trata, de cambiar a economías circulares participativas y de no ver los altos cargos como algo raro que se haga noticia, porque simplemente se está haciendo las cosas diferentes”, agrega.

En suma, estas ocho mujeres hacen la diferencia en Panamá, rompen paradigmas, con su ejemplo de vida demuestran que no le temen a lo estratégico y a los retos,  y se han constituido en motivación para muchas otras.

Con todos estos criterios, se reconoce la importancia del tema, pero sin entrar en el afán de analizarlo, y dar mayor atención a un nuevo ideal de desarrollo que permita a las mujeres empresarias, trabajadoras, diligentes a no ser discriminadas, a hacer valer sus derechos en igualdad de condiciones con los hombres del mundo.

 

Perfil

Dacil Acevedo

Discípula del Dr. Bernardo Kliksberg, padre de la gerencia social y pionero de la responsabilidad social en América Latina. Socia de Estrategia y Sostenibilidad de Sinergia 507. Consultora senior en Sostenibilidad y Responsabilidad Social, con 23 años de experiencia internacional asesorando a gobiernos, empresas, fundaciones, organismos internacionales y universidades en estos temas.

Profesora y co-directora del Diplomado de Gestión de Crisis y Responsabilidad Social de la Facultad de Economía de la Universidad de Panamá (UP). Es miembro del Consejo Técnico Científico del Centro Internacional para el Desarrollo Sostenible (CIDES) y miembro del Consejo Asesor de la junta directiva de la Asociación Nacional de Recursos Humanos (ANREH).

Es fundadora y directora general del Centro Latinoamericano de Voluntariado (CELAV) afiliado a la Ciudad del Saber y a la International Association for Volunteer Effort (IAVE).

 

Last modified: 08/03/2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen