#QuieroMiPaisFeliz

Written by | Cover

MARCO AMEGLIO

El exterminador

Marco Ameglio propone un gobierno de ciudadanos para los ciudadanos, donde prime la concertación nacional. Busca un modelo de eficiencia similar al del Canal e impulsar una revolución independiente que permita rescatar la institucionalidad perdida en el país. Su lenguaje electoral ha sido confrontador, dirigido a las cúpulas corruptas de los partidos tradicionales. Sostiene que el cambio institucional no resuelve nada de inmediato, pero sí a largo plazo. Para él, la prioridad es abordar lo que más aqueja a los panameños en materia de salud, educación, agua y, sobre todo, la reactivación económica.

Por: Hugo Santaromita

@hugosantaromita

Marco Ameglio vive una campaña sumido entre dos aguas. Por un lado, aquéllos que se emocionan con su rol de independiente y su propuesta ética y, por el otro, los que le fustigan que aún no ha dejado de ser panameñista. La receta de Ameglio en esta corta e inédita campaña presidencial de dos meses, tiene como prioridad impulsar una revolución independiente que permita rescatar la institucionalidad perdida en el país. El candidato, que obtuvo 356 mil firmas en seis meses de ardua recolección, exhibe como aspirante a vicepresidente a Mario Boyd Galindo, al que considera un compañero de trabajo, con años de lucha vividos juntos, y no una mera figurita de mercadeo.

“Me rechazaron 250 mil firmas injustificadamente. Revisé sólo 38 mil y revalidé 8,200. Basta imaginar adónde hubiésemos llegado si las revisamos todas. Yo sé perfectamente cuántas son y dónde están, lo que no pueden decir otros”, destaca el candidato, quien señala estar plenamente convencido de que Panamá va a cambiar para impulsar, con visión, con voluntad patriótica y con respeto a los ciudadanos, una revolución independiente inédita en el país.

A su juicio, es menester hacer una cirugía en el país, que les devuelva la eficiencia a las instituciones emulando el modelo de gestión del Canal. “Tenemos que ir en ese camino, hacer que el modelo despolitizado influya y dirija la forma de hacer gobierno”, subraya Ameglio, para quien es absurdo negarse a adoptar modelos más eficientes en la administración pública.

“Si nosotros manejáramos instituciones esenciales, alejadas de la política, con la misma autonomía que tiene la ACP, comenzaríamos por sentar las bases de un Estado que funciona con modelo de eficiencia. No puede ser que haya dos países, uno que funciona y otro que no”, dice.

En su opinión, los panameños han creído, por más de un siglo, que el control previo de la Contraloría es la garantía de que no hay corrupción, sin embargo, se lo han robado todo, delante de las narices de los mismos contralores, con ese control previo, que lo que hace es crear ineficacia, lentitud y freno a la inversión pública, y exigencias de trámites, que son esencialmente burocráticos y crean corrupción”.

Para todo ello, señala Ameglio, es menester un cambio en la Constitución que proponga un modelo de gestión más eficaz, como ocurre en Europa y los Estados Unidos, donde el control es posterior a las inversiones y  se aprehende al que delinque más efectivamente. Subraya que hoy en día las inversiones en todas las instituciones del Estado panameño andan por debajo del 50% como consecuencia, entre otras cosas, no sólo de la ineficacia de los ministros y directores, sino también de una burocracia que frena y crea espacios para que la corrupción prospere, por ser tan enredada.

Ameglio sostiene que el tema de cambio institucional no resuelve nada de inmediato, pero sí a largo plazo. Lo que sí hay que enfrentar son los temas que aquejan principalmente al panameño: salud, educación, agua y, sobre todo, la reactivación económica. Esos son los ejes fundamentales sobre los cuales piensa avanzar en su eventual gobierno. “Mi primer esfuerzo será reactivar la economía y generar empleo para evitar que la desocupación suba al doble, de 3.5% al 7%, tal y como se proyecta que podría ocurrir el 1 de julio de este año.

Para el candidato, es imprescindible contrarrestar el cierre de empresas, crear un Estado pagador de sus cuentas y no uno moroso que las está cerrando y está provocando la quiebra de pequeños y medianos empresarios. “Cuando el Estado deja de pagarle una cuenta a un suplidor, ese suplidor deja de pagarles a otros suplidores más pequeños, y la soga termina rompiéndose en el eslabón más débil, el consumidor”, advierte.

Es fundamental –destaca- crear una agenda de 180 días con los cuatro o cinco sectores más dinámicos de la economía que pueden incidir en la generación de inversión y empleo en un período corto de tiempo. Estos sectores son, a su juicio, turismo, manufactura, industria, construcción y el de los productores del campo. Señala que hay que hacer un plan para reactivar inmediatamente el aparato productivo y, al mismo tiempo, generar las fuentes de financiamiento para que el Estado afronte su deuda interna que, hoy en día, pudiera estar ascendiendo a unos 1,500 millones de dólares.

smartcapture

“La gente no quiere escuchar de Constituyente ni de cambios institucionales, sino de empleo”, desliza Ameglio, temas que no considera incompatibles, sino dos grandes prioridades, una impulsada por el presidente estadista y la otra, por su habilidad operativa.  “Un dirigente puede ser ambas cosas, generar un diálogo nacional y lograr una concertación de Estado, para que el país avance mientras se siguen resolviendo los problemas puntuales y las necesidades urgentes”, plantea el candidato.

Ameglio ha sido directo y agresivo en su lenguaje contra la corrupción, un lenguaje que ha marcado su campaña electoral y que algunos han cuestionado. Desde hacía tiempo no se veía un lenguaje tan frontal. “El que quiere elegir más de lo mismo solamente tendrá más de lo mismo. El cambio de color no es suficiente. Aquí no hay medias tintas”, señala.

Su esperanza es que los panameños digan ‘basta ya’. Está convencido de ello. Su revolución propone el empoderamiento del ciudadano y una nueva forma de gestión pública que se base en el consenso y en la concertación. “Vivimos tiempos de confrontación en la era Martinelli, donde se sobornaba a un diputado o si no lo que teníamos eran tranques de todo tipo para cualquiera de nuestras gestiones, en cualquier orden”, dispara el aspirante por libre postulación.

En el pasado, Ameglio fue presidente de la Asamblea Nacional, el más joven de la historia en esa institución, y candidato a Alcalde de Panamá en 2004, en elecciones ganadas  por Juan Carlos Navarro. Vale recordar que en esos comicios, Ameglio tuvo como candidatos a vicealcaldes al boxeador Roberto Durán, quien luego declinó para ceder la postulación al periodista Edwin Cabrera, quien se sumó al entonces legislador suplente, Nodier Miranda.

Poco después, en 2005, lideró la transformación del Partido Panameñista, del cual fue su presidente, tras la salida de Mireya Moscoso ese año. Se recuerda que dentro de aquella etapa de transición y renovación del partido, que duró un año, mantuvo fricciones con otras facciones como la de Juan Carlos Varela, la de José Isabel  Blandón y la del excanciller Harmodio Arias. Perdió la presidencia del partido ante Varela, quien lo superó en la convención nacional en 2006.

Y aclara: “Yo fui panameñista y también fui liberal. En ambos partidos confronté a su dirigencia, porque siempre he sido una persona con criterio propio, a la que nadie controla y que desafía a los jefes si hay que desafiarlos, cuando nos asiste la razón. Mi conducta ha sido la antítesis de aquéllos que nunca se han alzado contra nada ni han enfrentado a nadie. Hoy puedo decir que soy más independiente que muchos de ellos”.

mde

¿Qué propone Ameglio en esta vuelta electoral de 2019?

Su caballo de batalla es reformar la  Asamblea Nacional, darle prioridad a la salud, agua, sector primario, sector turismo, transporte y educación, así como atención al medio ambiente, las zonas comarcales y al Canal de Panamá, de cuya directiva salió en 2018 para lanzarse a esta nueva aventura electoral, acompañado en la nómina por Mario Boyd Galindo como su candidato vicepresidencial.

Mi candidato a vicepresidente es una verdadera mancuerna, que comulga con el compromiso que yo estoy adquiriendo por Panamá. Y así será la escogencia de mi equipo de gobierno. No puedo estar escogiendo figuritas de mercadeo para tratar de engañar a la gente, como quien trata de engañarlos regalándoles un suéter o una gorra, saco de cemento o jamones”, afirma Ameglio sobre su compañero de dupla presidencial.

A su juicio, los partidos políticos son muy necesarios en una democracia, pero esos mismos partidos, con sus corruptelas, nos están llevando a un camino muy peligroso, porque las dictaduras son la consecuencia del deterioro y decadencia de esos mismos partidos.

El candidato de la llamada revolución independiente persigue un gobierno de ciudadanos, que responda primero a sus necesidades y no a la de los partidos. “No quiero más ratas en el gobierno de mi país. Cuando hablo de ratas, me refiero a esos que hacen que la política en estos momentos dé asco, no a las bases de los partidos. A la gente le molesta que esté hablando en estos términos, pero es la única forma de abrirles los ojos”, dice Ameglio, quien sostiene que toda su carrera ha estado marcada por el apoyo de su familia.

Se ufana de contar con una familia muy unida, que ha cerrado filas en torno a su proyecto presidencial. Para él, la familia es fundamental en el desarrollo del país, la base ética de una sociedad. “Mi hijo Marco es mi jefe de campaña, el más joven de la historia de este país, mientras que Roberto es el ‘jefe de la guerrilla’, el que busca los votos en la calle y en el campo”, dice con orgullo el candidato, quien considera que la institución familiar debe ser defendida a toda costa. Por lo tanto, ha declarado dura oposición al matrimonio igualitario, que lo considera como “antibiológico e ilógico”, así como oposición al aborto y apoyo al control migratorio.

El camino es duro y tortuoso en un país acostumbrado a caer cautivado por las maquinarias partidistas pero, según Ameglio, nada está cantado y, en esta ocasión, los panameños han cambiado porque están hartos de la corrupción y la ineficiencia. La mesa está servida. 

Last modified: 16/04/2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen