DENTRO DEL ADN DE LA SOSTENIBILIDAD

Written by | Entrevista

El experto en sostenibilidad Thony Da Silva estuvo en Panamá para inaugurar la Semana de la RSE. Da Silva, socio de Pizzolante, empresa que arriba a 42 años de operaciones en la región y 15 en Panamá, impactó a la audiencia con su conocimiento sobre el tema, advirtiendo que hay que montarse en el carro de la sostenibilidad cuanto antes. Sostiene que la visión de las empresas en América Latina viene cambiando progresivamente, sin embargo, aún les falta por ver a la RSE como un valor a largo plazo. Pauta sostuvo una grata conversación con él y he aquí los resultados.

Por: Hugo Santaromita

Thony Da Silva impresiona por su discurso lúcido y coherente, casi mimetizado, en torno a la sostenibilidad empresarial. Su prosa es variada e impactante, casi rozando en la sabiduría. Para cada pregunta tiene una respuesta precisa y concisa. Da Silva fue invitado para abrir fuegos en la pre-inauguración de la Semana de la RSE 2018, y dos días después, se montó de nuevo en el escenario para hablar de la visión de la RSE desde la perspectiva del desarrollo sostenible, al lado de nuestra directora general, Diana Martáns, quien hizo un recuento del rol y el compromiso de Pauta en la RSE a lo largo de los años.

Para Da Silva son más de 25 años de carrera ascendente en Pizzolante Estrategia + Comunicación, donde comenzó muy joven, y hoy es uno de los gurúes más sobresalientes en el área de estrategias de sostenibilidad y reputación. Da Silva está basado en Santo Domingo, República Dominicana, desde donde opera con influencia hacia toda la zona del Caribe y Centroamérica. Por muchos años, en su natal Venezuela, asesoró a grandes corporaciones y hoy toda esa larga carrera le da frutos y lo convierte en una referencia dentro del área de la sostenibilidad.

En el marco de su rol, se enfoca en proyectos de consultoría en estrategia corporativa y comunicación, imagen corporativa y gerencia de la reputación; diseña, desarrolla y dirige proyectos de alta complejidad y diseña/facilita sesiones de desarrollo o capacitación que resultan estratégicas para diversas empresas.

Visión de RSE

Este experto Señala que las empresas en América Latina están comenzando a valorar la RSE como un activo de real importancia en el plan de negocios corporativo. Aún es mucho lo que queda por recorrer, porque la mayoría de las empresas en la región surgen de grupos familiares arraigados, que han ralentizado los planes de sucesión que les permitan dispararse como auténticas organizaciones sostenibles y de largo aliento.

A Santo Domingo llegó luego de un periplo por Bogotá, donde trabajó para una asesoría muy puntual para la cual abrieron oficina, hasta que el proyecto cesó. En República Dominicana ha asesorado a empresas de gran arraigo como Grupo Universal y Banco Popular, a los que  insertó el chip de la RSE y logró que su plan de negocio discurra desde una visión más sostenible en el tiempo.

“La visión de las empresas en América Latina ha venido cambiando progresivamente, sin embargo, aún les falta por ver a la RSE como un valor a largo plazo, no como un gasto aislado. En la medida en que lo incluyan en su plan de negocios, para que ésta permee a todos estratos corporativos, será posible ver a empresas que actúan, no sólo para el mercado, sino para la sociedad entera y para sus stakeholders”, sostiene Da Silva.

El experto ha acompañado a Pizzolante desde su crecimiento hasta su etapa de internacionalización. “Mantenemos –dice- nuestra sede corporativa en Caracas. A pesar de los problemas que atraviesa el país, Pizzolante no abandona Venezuela, por razones éticas y por el profundo compromiso que tenemos con nuestra gente en nuestra oficina y con el mercado. Los ciclos se cumplen y creemos que esto no es la excepción”.

Actualmente tienen presencia en Panamá, Santo Domingo, y Madrid.

Da Silva tiene más de dos décadas de experiencia en el área de comunicaciones y asuntos corporativos, asuntos públicos, gerencia de issues y situaciones de crisis, Responsabilidad Social Empresarial, relacionamiento estratégico, gestión del cambio, desarrollo de competencias comunicacionales y posee amplia experiencia en las áreas de desarrollo creativo y audiovisual.  Ha trabajado con más de 300 empresas líderes en sus mercados y transnacionales del Fortune 500, implementado estrategias de gestión reputacional y comunicaciones en los más diversos sectores empresariales, tales como: agrícola, automotor, consumo masivo, industria metalúrgica y pesada, minería, salud, sector público, banca y seguros, construcción, multilaterales, servicios, tecnología, cosmética, gremios, petróleo, retail y entretenimiento.

Para el especialista, la RSE ya es prácticamente un estándar que fija la vara mínima sobra la cual hay que comenzar a trabajar para que la organización opere apostando al desarrollo sostenible y se asegure su durabilidad en el tiempo. “Las que no hagan esto van a perecer”.

Sostiene que hay varias dimensiones de la RSE para apuntar a la sostenibilidad: responsabilidad económica, porque el primer deber es ser rentable; responsabilidad jurídica, que supone el cumplimiento de normas y leyes; responsabilidad social, que vela por los impactos en el entorno, y responsabilidad comunicacional, porque es necesario ser responsable en lo que se va a comunicar.

“Para integrar todo eso –agrega- hay que planificarlo adecuadamente e insertarlo en el proceso de gestión, involucrando a la gente y elevando los niveles de conciencia y de acción dentro de la organización. Sólo así podremos asegurar que la visión de largo plazo pueda cumplirse”.

Da Silva advierte que éste es un tema para todo el mundo, no sólo para las grandes empresas. De hecho, las pequeñas empresas y los emprendimientos tienen la gran oportunidad de nacer sostenibles. “No hay que ser una empresa grande para ser una gran empresa. Toda organización debe asumir la responsabilidad de hacerse sostenible en beneficio de sí misma, de sus trabajadores, de su comunidad, de su sociedad y de su país”.

En su opinión, hay que involucrar a los trabajadores en el proceso de transformación de la organización, y eso debe estar plasmado en una estrategia de acciones. Hay que hacerlos copartícipes y coprotagonistas. Hay que abrir los espacios para que las personas tengan la oportunidad de rediseñar sus procesos de aproximación al cambio para ser más eficientes, tomando en consideración los valores que sustentan los compromisos como una forma diferente de hacer negocios.

Uno de los bastiones importantes de la RSE es la comunicación responsable que tiene grandes ventajas para la organización porque ayuda a evitar que ésta se convierta en blanco de ataques construyendo mejores percepciones a su favor. La comunicación mejora sustancialmente la reputación de la compañía porque establece lazos con sus audiencias, y fortalece la identidad y la cultura de la organización. “Lo que no se comunica al final no existe. Todo lo que nosotros queremos que exista, tenemos que comunicarlo”, sostiene quien ha sido profesor en instituciones como Universidad Católica Andrés Bello y la Universidad Monte Ávila, el Centro de Divulgación Económica (CEDICE) y en el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), en Caracas. También ha dictado cátedra en la Pontificia Universidad Javeriana, en Bogotá, y en el Barna Management School, en República Dominicana.

El especialista enfatiza que el compromiso de las empresas en América Latina con la RSE es cada vez mayor, aunque algunos están en la etapa de la filantropía. Pero aclara: “La filantropía es fantástica como modelo de aproximación social a la comunidad pero ese modelo asistencialista puede ejecutarse combinado con programas de sostenibilidad. Todo va a depender del entorno donde se desenvuelva la empresa. Se le puede dejar a la filantropía un espacio pequeño, pero es la sostenibilidad lo que va garantizar un impacto positivo a toda la sociedad. En ella es donde se debe invertir mayoritariamente”.

Señala que Panamá está en una posición muy similar al resto de América Latina, es decir, que aún está en una RSE no necesariamente vinculada al core del negocio. “Hay un proceso de transición que va a llevar a las empresas hacia la sostenibilidad, pero todavía se requiere de mucho trabajo”, destaca.

Concuerda que instituciones como Sumarse y la revista Pauta han procurado sensibilizar a las empresas sobre la importancia de una actuación responsable con la comunidad donde operan y todo lo relacionado con el impacto que pueden lograr, con lo cual se hace imprescindible elevar este tema dentro de la opinión pública. “No hay empresa responsable, sin individuos responsables. Las empresas no son otra cosa que grupos de personas orientadas por el mismo fin”, enfatiza.

Dice con orgullo Da Silva que muchas empresas se acercan a Pizzolante para que les ayuden a darle viabilidad a su plan de negocios. La asesoría parte de una etapa de diagnóstico que implica conocer muy de cerca los objetivos que se quieren lograr y los riesgos y oportunidades que tiene la empresa. “Analizamos riesgos y oportunidades y los ponderamos adecuadamente y hacemos un proceso sinérgico en la organización que procure involucrar a todos los actores relevantes, y luego procuramos alinear a la organización direccionando sus objetivos”.

“Eso nos ha permitido trabajar a largo plazo con nuestros clientes. Por ejemplo, con Cemex tenemos 20 años trabajando en distintos proyectos en distintos países, y con Philips Morris otros 20 años. Más recientemente, con el Grupo Universal, en Dominicana, con el que mantenemos una relación muy estrecha”, destaca orgulloso el entrevistado, quien además señala que el empresariado latinoamericano ha comenzado a entender que el valor intangible de su marca y su reputación son mayores que el valor tangible de sus activos. Reafirma que la reputación es el activo que le permite al empresario viabilizar el negocio y establecer las condiciones de confianza sobre las cuales desarrolla ese negocio.

A su juicio, el aporte de las transnacionales es clave en el desarrollo de la sostenibilidad, porque impulsan modelos que sirven de referencia para empresas de dimensiones más pequeñas, que intentan salir del ámbito familiar e insertarse en la ola de la RSE re-direccionando su plan de negocios.

El entrevistado es de los que piensa que se necesita gente capacitada y comprometida con los cambios de cara al futuro, por ello es importante alinear a las organizaciones en sus objetivos y direccionar a las personas para que hagan el impacto que se requiere.

Los objetivos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), de las Naciones Unidas, resumen de manera clara cómo las empresas deben emprender su transformación. En su opinión, cada organización tiene que hacer su mejor esfuerzo por analizar cómo es su relación con esos objetivos y cómo alinear su estrategia para contribuir a su cumplimiento y poder reportar y rendir cuentas transparente y abiertamente para mantener su licencia social y seguir operando por largo tiempo.

Last modified: 24/09/2018

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen