El reto de construir con sentido

Written by | Cover

La sostenibilidad parece ser la meta para todos los sectores que contribuyen en el desarrollo nacional. Se trata de un camino pedregoso cuando hay que instalar políticas y adecuaciones y un modelaje cultural se hace necesario, hasta urgente.

La industria de la construcción si bien es cierto representa un pedazo importante del Producto Interno Bruto Nacional, hoy tiene el compromiso de unirse hacia esa causa común el de la construcción sostenible.

 

Por: Gina Buendía

gina.buendia@grupopauta.net

 

No cabe duda que Panamá tiene un enorme potencial y camino hacia ese ansiado progreso y cuando hablamos en materia de inversión en infraestructura es precisamente la construcción la que representa una mayor inyección y movimiento multiplicador del aparato económico.

Hoy todos los expertos se enfocan hacia una cultura de la sostenibilidad. Ya se hace necesario que todos los proyectos a construirse se enfoquen hacia las edificaciones sostenibles,  dice Roberto Forte del Panama Green Building Counsil.  Esta organización ve con agrado el creciente número de edificios certificados tanto en Panamá como en la región, esto como muestra de que algo ya está sucediendo en este renglón.

 

Para Elkin Velásquez, director ONU Habitat para América Latina, el modelo ciudad extendido en Latinoamérica no es sostenible desde la perspectiva social y medioambiental.

 

El experto considera que en América Latina se ha generado un modelo ciudad poco eficiente, muy extensa, con suelo barato que ha causado encarecimiento y que ha contribuido a la inseguridad. Este bien puede ser el caso de Panamá.

 

Este experto explica que la urbanización ha sido un fenómeno notable en las últimas décadas y que actualmente alcanza al 75% de la población, lo que deja un menor espacio para cambiar el panorama. De igual manera reconoce que ha hecho falta la integración de sectores.

 

Y, ¿qué propone?

Considera  que para  redefinir las ciudades y adecuarlas a un modelo más eficiente, no se trata de derribar lo que no sirve y construir encima, sino más bien llevar a cabo una “acupuntura urbanística” un término que de por sí ya resulta doloroso al escucharlo, pero necesario y  que implique introducir equipamientos e infraestructuras de calidad e integrar usos y servicios.

“No hay que hacer desplazamientos de población forzados”, apuntó el responsable latinoamericano de ONU Habitat, sin embargo, recalca que otra vertiente es la lucha contra el cambio climático, que se puede favorecer con el empleo de materiales eficientes desde el punto de vista medioambiental, pero también con un diseño de ciudad que promueva el transporte colectivo en lugar del coche individual.

Para el director alcanzar este objetivo hace falta mucha participación ciudadana y un liderazgo político, que no es fácil por su falta de rentabilidad a medio término. Adicionalmente el experto reconoce que los recursos son un factor necesario, en el cual puede tener un papel la banca internacional de desarrollo.

 

El contexto económico

Pero para hablar del futuro de la construcción hay que repasar qué está ocurriendo en el presente, y la realidad demuestra que los permisos de construcción disminuyeron y hoy por hoy, las obras de infraestructura están moviendo el sector.

 

Los permisos de construcción disminuyeron 8.8% en los primeros cinco meses de 2016, informó la Contraloría General de la República en un reciente reporte.

 

Según el informe oficial, de enero a mayo de 2016, el valor de los permisos de construcción sumó $780 millones, mientras que en igual periodo de 2015, se ubicaron en $856 millones, un descenso de $75.3 millones.

 

Los permisos de construcción es un indicador que ayuda a vislumbrar el futuro de la actividad de la construcción. Si estos crecen, entonces debe aumentar la actividad económica de este sector en el corto y mediano plazo. De lo contrario, se vería afectada esta actividad económica en los siguientes meses.

De acuerdo al reporte de la Contraloría General, la caída de los permisos de construcción obedece a la reducción de las solicitudes para la ejecución de proyectos no residenciales o comerciales, que bajaron $78.3 millones o 17.5% en los primeros cinco meses del año. No hay que dejar a un lado que este año se han inaugurado plazas comerciales y edificios residenciales y esto es parte del por qué las cifras bajaron en el ciclo de construcción.

 

En el caso de los permisos de construcción residencial, en el periodo evaluado, los mismos crecieron de forma muy moderada, en apenas 0.7%.

 

Por distritos, los datos oficiales señalan que los permisos cayeron 11% en el distrito de Panamá, 80.6% en el distrito de San Miguelito y 2.9% en el distrito de Arraiján.

 

Al contrario, aumentaron en el distrito de Colón 143%, donde el gobierno nacional ejecuta unos de sus proyectos insignias, la renovación de la ciudad de Colón. También lograron, resultados positivos, en conjunto, los distritos de David, Santiago, Chitré, Aguadulce y La Chorrera (26.7%).

 

Otro indicados con resultados negativos en los primeros cinco meses del año fue la producción de cemento gris. Según Contraloría General, en este periodo la producción de este insumo de la construcción se redujo 6.1%.

Contrario a los permisos de construcción, que es un indicador que permite estimar lo que podría pasar en el futuro, la producción de cemento gris es una variable que muestra los que está pasando en el momento en esta actividad económica.

Recientemente, la Contraloría General también publico un reporte sobre las áreas de mayor construcción en el distrito de Panamá y San Miguelito. Según el reporte, Juan Díaz es el primero en el ranking. En este corregimiento se ejecuta el 31.3% de la actividad de la construcción del distrito de Panamá. San Francisco se ubica en el segundo lugar con un 22% de participación y Parque Lefevre con el 16.1%.

 

Agrega el informe, que otros corregimientos con un importante impacto en el sector de la construcción son Pueblo Nuevo, con una participación de 6%, Pacora (5.5%), Ancón (4.5%) y Chilibre (4.5%).

En el caso del distrito San Miguelito, el corregimiento Rufina Alfaro es el primero en el ranking de construcción. Este corregimiento ejecuta el 57% del total de la actividad de la construcción con proyectos de toda índole. Otro corregimiento con gran actividad es Victoriano Lorenzo, con 31.2% de la actividad de la construcción.

 

Obstáculos

Las trabas en los trámites de permisos de construcción y los altos impuestos está afectando el sector, dijo a Pauta el presidente de Junta Directiva de la Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC), Iván De Ycaza, quien también advierte que ‘ese decrecimiento podría afectar el dinamismo del sector; y si la actividad de la construcción decrece, probablemente los indicadores del PIB también se vea afectado.

 

Aunque en el caso de la capital panameña, el alcalde José Isabel Blandón asegura ‘se están haciendo los esfuerzos para agilizar los trámites’, pero los resultados todavía no se ven reflejados en las cifras oficiales.

 

Es esta industria, por tanto, un pilar fundamental en el equilibrio del actual contexto económico. La industria constructora revaloriza  la industria paralela a este tipo de negocio.

 

No se sabe si se cumplirá con las proyecciones se estimaba que para diciembre de este año las cifras cierren con un crecimiento del 10%  y se espera que alcance el 14 % en 2017, eso confirmaría  la pujanza de la industria para  la economía panameña.

 

En el 2015 con un crecimiento del 6.8% la construcción aportó unos ocho mil millones de dólares al PIB, de ahí que es la industria con los más grandes empleadores del país con un equivalente del 12 % de la fuerza laboral total, con condiciones mucho más favorables para la mano de obra calificada y no calificada a nivel de salarios. Claro eso producto de muchas negociaciones con los sectores involucrados y una clase obrera que amenaza en sus momentos con parar las obras y los llamados a huelgas.

 

La actual administración de gobierno ha procurado ser más selectivo en la definición de nuevos proyectos de inversión; no obstante, se cuenta con la línea 2 del Metro de Panamá; la ampliación de la carretera David–Santiago; el proyecto de renovación urbana de Colón, entre otros.

 

Iván de Icaza, presiente de Capac insiste que hay que luchar contra lo que él denomina la  ‘tramitología’ gubernamental y los altos impuestos.

 

No todo va tan bien como lo quieren expresar las autoridades gubernamentales, dice un Icaza preocupado por las cifras.

 

La burocracia estatal, el pago de más impuestos, el aparente ‘poco interés’ de las autoridades por aumentar los permisos de construcción, mejora en la elaboración de los pliegos de cargo, déficit de mano de obra calificada y la falta de seguridad en algunos proyectos son algunos de los temas con los que De Icaza ha tenido que lidiar a lo largo de su gestión que vence en enero próximo.

 

Algunas instituciones como el Benemérito Cuerpo de Bomberos, municipios, el Ministerio de Ambiente (MiAmbiente ) y la Autoridad Nacional de Administración de Tierras (Anati) son las que se convierten en un verdadero penar a la hora de realizar los trámites para iniciar las construcciones de diversas obras.

 

Todo esto tiene implicaciones financieras sobre la obra que se transfiere al comprador final.  Sostiene Icaza que  esa cadena de sobrecostos pasa factura al segmento más sensible del mercado, es decir, a aquellas obras de viviendas de interés social e interés preferencial

 

Ahora el gobierno se está dedicando a construir ellos mismos las viviendas, pero esa no es una solución, ambos participantes deben hacer los mismos trámites para construir a un costo accesible.

 

Proyectos

Las estadísticas de la Capac, revelan que las viviendas más buscadas en las últimas dos ferias se encuentran en el rango de precios de U.S.$ 40.000 a U.S.$ 120.000 con un 92%.

 

La oferta de apartamentos está concentrada en la capital panameña en sectores como San Francisco, Avenida Balboa, Río Abajo, El Dorado y Costa del Este, entre otros. En cambio, los proyectos residenciales crecen en Panamá Oeste (Arraiján, La Chorrera y Capira).

 

El 45% de las viviendas están ubicadas en Panamá Centro, 22% en Panamá Oeste, 12% en Panamá Este, 11% en áreas de playas y 6% en Panamá Norte. Solo el 4% de la oferta que se expondrá en la feria, corresponderá a las demás provincias del país.

 

Los proyectos residenciales han seguido su crecimiento en Panamá, y es importante señalar que, a diferencia de años anteriores, cuyos compradores eran, en su mayoría, extranjeros que querían invertir en el país, también se ha observado que muchos panameños han invertido en este tipo de proyectos.

 

En la actualidad varios proyectos se están desarrollando en el área Noreste del país. Grupo Residencial es una de las empresas que están construyendo viviendas ofreciendo  al mercado panameño soluciones dentro de urbanizaciones que evolucionan planificadamente hacia comunidades completas, donde sus residentes pueden vivir con calidad y comodidad.

 

A lo largo de su trayectoria han desarrollado grandes proyectos con los más altos estándares de construcción como Brisas del Golf, su proyecto insignia, reconocida como una de las mejores urbanizaciones residenciales en la Ciudad de Panamá y que es el punto de referencia para todos los comercios que a su alrededor se han desarrollado.

 

Además cuentan con Paseo del Norte una exclusiva área de proyectos cerrados de viviendas unifamiliares, dúplex y apartamentos y está ubicado en la parte Norte de Brisas del Golf.

 

En Paseo del Norte se han desarrollado 8 proyectos de viviendas, cada uno con un nombre y estilo diferente. Todos los proyectos son cerrados y cuentan con garita de seguridad, muro perimetral y cerca en cada vivienda.

 

Y lo que los diferencia son sus exclusivas áreas sociales, que cuentan con juegos para niños,  sala de fiestas, piscinas para adultos y niños, cancha Multideportes, gimnasio y los precios por unidad de vivienda oscilan entre 188 mil a 410 mil dólares.

 

Mientras estas obras de gran escala siguen teniendo su espacio en el sector de la construcción, aún se tiene una tarea pendiente. Según las autoridades del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial Miviot, el déficit habitacional de Panamá se estima en 150.000 viviendas y afecta a las familias de menores recursos financieros del país. Para disminuirlo, el gobierno impulsa dos programas sociales: Techos de Esperanza (que prevé edificar 70.000 residencias en el quinquenio) y el Fondo Solidario de Vivienda (Bono de $ 10.000) para las viviendas con un valor hasta.$50.000.

 

Si se toma en cuenta que la construcción aún tiene espacio para desarrollar y cambiar las dinámicas de las ciudades, como el desplazamiento hacia otras áreas fuera de ciudad capital, este es un sector que seguirá aportando al desarrollo económico con grandes retos como lograr el concurso de todas las partes solucionando no sólo los trámites burocráticos, también la búsqueda de construcciones eficientes y sostenibles.

Last modified: 20/12/2018

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen