EL TLC CON CHINA: UN DESPEGUE HACIA EL FUTURO

Written by | Actualidad

Tras cumplirse un año del establecimiento de las relaciones con China Popular, Panamá se lanza al reto de aliarse con el gigante asiático en una inmensa zona de libre comercio que le depararía a nuestro país grandes beneficios en sectores como el turismo, la banca, el comercio, el agro y la ganadería. Hasta el momento, Panamá exporta a China pieles de bovino y harina de pescado y vislumbra la posibilidad de venderle frutas tropicales, cacao, mientras que China nos ofrece textiles, calzados, neumáticos, juguetes, zapatillas, teléfonos celulares y televisores, que suman unos 1.344 millones de dólares contra apenas 43 millones de dólares de Panamá, una balanza comercial inclinada ampliamente hacia los asiáticos.

Por: Hugo Santaromita

Los empresarios panameños no dejan de frotarse las manos a raíz de la decisión el año pasado por parte el gobierno nacional de entablar relaciones diplomáticas y comerciales con la República Popular China. Ese anuncio representó la ruptura abrupta de Panamá con la otra China, Taiwán, y la incorporación inmediata de un tren de planes comerciales que hasta el momento vienen definiéndose en las distintas reuniones que se han realizado entre ambos gobiernos.

¿A quién beneficia más este el nuevo Tratado de Libre Comercio? A ambos, independientemente del tamaño de sus economías y del volumen de sus productos. Mucho se ha dicho que el TLC permitirá consolidar lo que desde hace años China desea: adueñarse del corredor centroamericano, por un lado, y del paso interoceánico panameño para expandirse hacia otros mercados mundiales. De eso no queda la menor duda.

Pero lo que se impone en este momento es la posibilidad de ver los productos y servicios panameños establecidos en una pequeña porción de aquel mercado de más de 1.500 millones de consumidores. La economía panameña, sin duda, es de pequeño tamaño. Siempre ha importado más de lo que ha exportado, pero esta es la oportunidad de, al menos, equilibrar la balanza comercial e impulsar muchos de los productos y servicios que ofrece el país.

Para ello, China, lo primero que hará será exigir mayores estándares de calidad y trazabilidad, para que los productos puedan llegar sin inconvenientes. Para eso han sido las reuniones que han realizado ambos gobiernos en los últimos meses. Unas 30 empresas del gigante asiático están instaladas en suelo panameño en sectores como la industria marítima, finanzas, infraestructura y telecomunicaciones, generando muchos empleos.

El Jefe Negociador de Panamá, Alberto Alemán, reiteró la posición de Panamá en el sentido de defender los sectores sensitivos, fortalecer las capacidades comerciales y proteger las profesiones restringidas a ciudadanos panameños. En la primera ronda de negociaciones, realizada el pasado 13 de julio, se homologó y acordó la terminología, las definiciones y los conceptos iniciales.

Por ejemplo, en la mesa de Asuntos Legales los equipos iniciaron la revisión de sus respectivas definiciones de aspectos como objetivos del acuerdo; disposiciones generales, aplicación geográfica. En la mesa de Servicios, se avanzó en las discusiones sobre las definiciones de protección de derecho de propiedad intelectual y acceso al mercado, y en la de Procedimientos Aduaneros y Facilitación de Comercio las partes acordaron presentar propuestas que se presentarían en la segunda ronda de negociaciones, incluidos contenidos alineados a los que Panamá ha establecido en anteriores acuerdos comerciales, como la identificación de los sectores sensitivos y la reestructuración de las aduanas.

Dice Alemán que el número exacto de empresas chinas dependerá de varios factores. A su juicio, se busca generar las condiciones adecuadas, de allí el interés primordial de Panamá de firmar un Acuerdo Comercial para reforzar la relación comercial con la segunda economía del mundo, potenciar nuestra conectividad y hub logístico como centro de operaciones de valor agregado y distribución de grandes empresas chinas de tecnología para toda América, e incrementar significativamente las exportaciones panameñas hacia el mercado asiático.

En su opinión, la conectividad panameña y sus ventajas competitivas como la plataforma logística, la estabilidad económica, la seguridad jurídica y las políticas de transparencia que se han implementado, abren oportunidades para que las empresas chinas establezcan sus operaciones de valor agregado y distribución desde Panamá para toda América.

Uno de los aspectos más relevantes del Acuerdo, según Alemán, es que ambos países alentarán a empresas y otras organizaciones a llevar a cabo acciones y proyectos de cooperación, que se acuerden mutuamente, a través de las siguientes modalidades: inversión directa; empresas conjuntas, construcción; gestión y transferencia; contratación de proyectos; suministro de equipo; estudio conjunto; intercambio de experiencias; intercambio de tecnologías; soporte técnico; entre otros.

Durante su visita a China, en noviembre de 2017, el presidente Juan Carlos Varela firmó una decena de acuerdos que sentaron las bases para incrementar el número de inversiones y las exportaciones, potenciar el turismo y la marina mercante, además de fortalecer la conectividad y el liderazgo de Panamá en la región y el mundo. Esto permitirá incrementar la actividad logística de buques y cargueros chinos a través del Canal Ampliado, lo que repercutirá, además, en mayor facturación para el país.

Desde el inicio de las relaciones las reuniones no ha parado: el establecimiento de embajadas en ambos países, la flexibilización del visado para ciudadanos chinos para incrementar el turismo, la firma de 23 acuerdos en diferentes áreas, la visita del presidente Varela a China y la apertura del consulado de Panamá en Shanghai forman parte del trabajo en doce meses de relaciones.

A un año de las relaciones con China, se ha avanzado en la agenda económica y comercial. Mucha es el agua que ha corrido desde entonces. En materia de turismo, la aerolínea Air China inició operaciones con el vuelo Beijing-Panamá, y la ATP mantendrá presencia en las ferias de las principales ciudades de China, a fin de promover a Panamá como destino turístico.

De hecho, China evidencia un sector turístico en auge: los viajes hacia el extranjero han aumentado un 270 por ciento y se pronostica que para el 2020 alcancen los 200 millones de salidas. En este sentido, Alemán afirma que “ya la ATP está trabajando con su contraparte china en la reglamentación de las relaciones y procedimientos turísticos entre ambas naciones, lo mismo que con las empresas panameñas interesadas en el turismo desde China y hacia ese país”.

Hasta el momento, Panamá exporta al país asiático pieles de bovino y harina de pescado y vislumbra la posibilidad de venderle frutas tropicales, cacao, entre otros. En tanto, China exporta a Panamá textiles, calzados, neumáticos, juguetes, zapatillas, teléfonos celulares y televisores. En números, ello significa para Panamá 1,344 millones de dólares en bienes y servicios importados y 42.6 millones de dólares en exportaciones.

Panamá –se recuerda- estableció relaciones diplomáticas con China en junio de 2017, tras romper con Taiwán. Desde entonces, ambos países han firmado más de veinte acuerdos en materia económica, comercial, migratoria, aduanera y educativa, lo que supone que ya deberían estar dadas las condiciones para comenzar a implementar formalmente las transacciones convenidas en el TLC. China ve a Panamá como un aliado que le permitirá asentarse en la región centroamericana a muy largo plazo.

Por otra parte, China es la segunda economía del mundo, el segundo usuario del Canal de Panamá y el principal proveedor de la Zona Libre de Colón. Además, ocupa la tercera posición como destino de las exportaciones panameñas con los ya mencionados 42 millones de dólares en 2017, mientras que exporta hacia nuestro país productos de alta tecnología como teléfonos celulares y televisores, además de textiles, neumáticos, juguetes, zapatillas y calzados, entre otros rubros. Sin duda, a simple vista, luce como una relación desigual, no obstante, Panamá deberá concentrarse en la actividad logística, canalera y de tránsito de mercancías, además de servicios en los que el gigante asiático no compite.

No obstante, Alemán señala que “uno de los grandes beneficios de los acuerdos comerciales es que mejoran el acceso a mercado para nuestras exportaciones de bienes dando trato preferencial a nuestros productos con mayor potencial como los agrícolas, pesqueros y los agroindustriales”. Actualmente China es el tercer destino en importancia, y con el Acuerdo Comercial, Panamá aspira a que esa cifra se incremente significativamente.

El Jefe Negociador sostiene que desde el MICI impulsan iniciativas para promover las exportaciones como Panamá Exporta, la marca del país, en conjunto con el MIDA, que busca reforzar la identidad de los productos en los mercados internacionales, y brindar un mayor acompañamiento de las exportaciones brindándoles capacitaciones dirigidas a fortalecer sus capacidades.

“Próximamente estaremos abriendo una oficina agrocomercial en Shanghái para promover nuestras exportaciones, trabajar inteligencia de mercado y conectar de forma directa a nuestros exportadores con compradores chinos”, anuncia el negociador.

En el acuerdo para la promoción del comercio e inversiones, por ejemplo, se formaliza una política comercial entre ambos países, facilitando las exportaciones en ambas vías. El acuerdo fija la política de asistencia bilateral del mercado del mercado de China para las exportaciones panameñas, mediante alianzas estratégicas entre exportadores locales y empresarios chinos. La expectativa, sin duda, es que se genere un incremento progresivo de la producción panameña de productos exportables.

Igualmente, Panamá y el Banco de Desarrollo de China establecerán una plataforma de colaboración en materia económica, comercial y financiera, para impulsar la productividad, las inversiones y los asuntos financieros entre ambos países. En este capítulo de los acuerdos, se establecen las bases para la promoción y financiamiento de grandes proyectos de infraestructura del gobierno nacional, incluyendo autopistas, puentes, centrales eléctricas, puertos, aeropuertos y parques logísticos.

En una reciente reunión, se analizó de nuevo la instalación de la comisión de Estudio de Factibilidad del Tren Panamá-David, la entrada en vigencia del acuerdo de Cooperación Marítima y la asignación de cooperación no reembolsable por 150 millones de dólares. El Estudio de Factibilidad del Tren Panamá-David lo desarrolla la empresa China Railway Design Corp, en alianza con compañías locales. El cronograma de negociación del TLC fue lanzado el pasado 13 de junio, justo cuando se cumplió el primer año de la relación entre ambos países.

Otro de los acuerdos importantes en el marco del TLC es el relativo a que Panamá recibe el estatus de Nación Más Favorecida, para que los buques con registro panameño reciban beneficios en puertos chinos. Esto comprende beneficios en tarifas portuarias y trato preferencial que hoy en día reciben buques con registros internacionales, que se aplicarán a los barcos de bandera panameña, lo cual aumentará el atractivo del abanderamiento por parte de los navieros de nuestros navieros. El convenio contempla el reconocimiento recíproco de los títulos de la gente de mar por Panamá y China. Será un paso gigantesco en la consolidación de la marina mercante panameña.

Otro acuerdo que llama poderosamente la atención y que alienta grandes expectativas es el relativo a la cooperación agrícola, que permitirá mejorar la capacidad productiva agrícola y ganadera de Panamá, necesaria para la exportación al mercado chino. Este acuerdo incluye la cooperación en importantes actividades como el sistema reglamentario sanitario y fitosanitario, el uso de la tierra y nutrición del suelo, la irrigación de las tierras de cultivo y ahorro de agua, la nutrición animal, la horticultura protegida y el procesamiento y logística agrícola, que beneficiarán al agro y la ganadería panameña en muy corto tiempo.

Recientemente, la agencia calificadora Moody’s Investor Service, realizó un análisis en el que detalla las consecuencias positivas que podrían tener lugar en el mediano plazo, a raíz de las nuevas relaciones comerciales y diplomáticas entre Panamá y la República Popular de China.

Last modified: 03/09/2018

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen