El viaje al lugar donde todos volvemos a ser niños

Written by | Viajero

¿Quién no sueña con ir a Disney? Este es el destino favorito de los niños y el primero que se te viene a la mente cuando planificas un viaje familiar.  Finalmente, y gracias a la mamá de un compañerito del pre kínder de Sebastián, quien trabaja en una agencia de viajes, conseguimos el paquete perfecto: cinco días de parques (tres en Disney y dos en Universal), al igual que un tentador día de compras en Orlando.

Por: Klaribel Pittí

kpitti@comunicacionescorporativa.com

¿Todo sonaba excelente, era el sueño hecho realidad para los siete viajeros: Nydia, Edwin, Luisa, Isaac, Thais, Sebastián y yo. Teníamos todo listo, maletas, artículos necesarios, mochila para cada uno, bloqueadores, vestidos de baño, ropa cómoda, gorras, lentes de sol; en fin, todo lo que nos habían recomendado llevar, sobre todo por la época de finalización del verano, cuando es mucho más intenso el calor.

Solo que no contábamos con la “temporada de huracanes” y para esos días el huracán Dorian hizo estragos en Las Bahamas y otras islas del Caribe, lo que pospuso nuestro viaje, debido a que el huracán amenazaba con afectar gran parte de Florida.

Así que nos tocó cancelar los planes realizados en los parques y volver a planear en My Disney Experience, principalmente los Fast Pass+ para no perder tiempo en filas y disfrutar más de las atracciones imperdibles. Volver a revisar medicamentos, sobre todo de los niños, por cualquier cosa, y los de mi mamá y, por supuesto, reorganizar la agenda de trabajo que ya tenía programada.

Para nosotros, lo más importante era que todos estuviésemos cómodos y disfrutar al máximo todo lo que hiciéramos juntos. Que cada experiencia fuese inolvidable, incluso que hasta lleven las mantitas y almohadas, caso de mi mamá que le gusta sentirse con algo de su casa para descansar a plenitud y Sebastián que va con su mantita de estrellas adonde sea.

Gran Aventura del 2019

El vuelo rumbo a Orlando, Florida, fue excelente y una vez en el hotel nos dispusimos a separar los horarios para los parques y cambiar nuevamente nuestra planificación, pues esa semana tenían horarios especiales por las celebraciones de pre Halloween.  Solo que esta vez solo organizamos los fast pass de las atracciones imperdibles. Las reservas en restaurantes y demás no las hicimos. ¡Era suficiente! No todo en la vida tiene que ser tan planificado.

Empezamos con el primer parque Hollywood Studio, que nos dejó maravillados con las atracciones de Toy Story Mania, donde subimos a la nueva montaña rusa Slinky Dog Dash y vivir la aventura de juguetes más famosa del mundo. El show en vivo de Los Increíbles, que los niños disfrutaron muchísimo. Entramos al teatro de los Muppets para ver como Peggy se convertía en la Estatua de la Libertad y fue muy divertido.

Revivimos nuestra época de niñez, en la más grande expansión de los parques de Disney dedicado a Star Wars. Fue como si estuvieras realmente en las películas: Luke Skywalker, Darth Vader, la princesa Leia, R2D2, Chewbacca, los Clones y demás te pasan al lado, las naves utilizadas en cada rodaje, especialmente para los amantes de esta zaga que inició en los 80’ y que todavía mueve las pasiones de grandes y chicos; los simuladores en los que estuvimos nos sacaron de este mundo y nos llevaron directo a las estrellas.

Y como para todos había, los niños se fueron a la Disney Junior Dance Party, una fiesta en la que vieron a sus personajes. Los más grandes a la Rock’n’ Roller Coaster con la música de la legendaria banda de rock Aerosmith.  Y bueno, a lo que según mi hermano Edwin y mi sobrina Thais no podíamos dejar de ir, The Twilight Zone Tower of Terror”, esa gracia le costó a Edwin una mordida de nuestra mamita, por el susto que le hizo pasar.

Así fue esta primera aventura que nos dejó con la lengua afuera, literalmente, pero con la emoción de haber pasado un día lleno de emociones, momentos en familia inolvidables, y la aventura apenas iniciaba.

Nuestro segundo parque fue Universal Studios, como amantes de las películas, de hecho, en familia tenemos los “Viernes de Cine”, así que la primera parada fue al laboratorio de Mr. Gru con sus Minions de “Mi Villano Favorito”, donde Sebastián e Isaac compraron píldoras azucaradas para convertirse en minions de un ojo y de dos.  En Hogwarts, nos encontrarnos con magos, todo tipo de pócimas, varitas mágicas y un inmenso dragón que asechaba a Harry Potter y a sus visitantes.

Los Transformers tuvieron su turno cuando presenciamos una batalla galáctica entre Autobots y Decepticons. De hecho, los simuladores y realidad aumentada en los parques de Universal nos encantaron.  Estuvimos además en el taller de los “Fast & Furious”, donde Dominic, Letty, Roman y Luke, en una intrépida operación, nos rescataron mientras nuestra adrenalina estaba al máximo.  Asimismo, pudimos compartir con personajes de las películas, adentrarnos al mundo de los comics y apreciar un show de Bob Esponja en un colorido desfile musical. También en una de sus calles nos tomamos fotos con Bart y Lisa Simpson.

El tercer parque fue Animal Kingdom. Lo recomendamos porque recrea la naturaleza y biodiversidad de los lugares del mundo en los que Disney se ha inspirado para sus películas y donde muestra el trabajo de responsabilidad para conservar y proteger la vida silvestre, al contribuir a mantener el planeta saludable para todos. 

Inicias el recorrido con hermosas cascadas de un oasis tropical y después descubres el famoso “Árbol de la Vida” del Rey León.  El camino a la derecha te lleva a “Dinoland”. Allí estuvimos en la atracción imperdible “Dinosaur”, pero antes de llegar allá nos encontramos con Kevin, la colorida ave de Cataratas del Paraíso de Up y más allá conocimos a Russell, el pequeño guía explorador que acompaña al Sr. Fredricksen a cumplir el sueño de su amada esposa Ellie.

En África nos esperaba el emocionante espectáculo “The Lion King”, mientras nos recibía un artista que nos deleitó con la kora.  Posteriormente, fuimos al “Kilimanjaro Safaris”. En Asia hicimos un recorrido por el “Kali River Rapids”, y de allí llegamos al Monte Everest. Entre tanto, Luisa y Thais se subieron a la montaña rusa del Everest; mientras mi mamá y yo comíamos helado derretido, que nos corría hasta los codos del intenso calor, junto a los pequeñines.

Nos fuimos maravillados con “The World of Pandora”, la famosa luna de la película Avatar, donde nos adentramos en la selva tropical bioluminiscente en busca de los Na’vi Shaman.

Magic Kingdom fue nuestro cuatro parque visitado. Al llegar, nos tomamos la tradicional fotografía frente al Castillo de Mickey Mouse y nos dirigimos a conocer a “Buzz Lightyear’s” y a los “Monsters, Inc”. Allí los más intrépidos de la familia Edwin y Thais se fueron a la “Space Mountain” y “Splash Mountain”, mientras nosotras merendábamos con los niños al lado de la pista de Mickey Aventuras sobre Ruedas. Posteriormente los llevamos a las áreas de “Winnie de Pooh”, “Mad Tea Party” y al Festival of “Fantasy Parade”.

Juntos otra vez, caminamos en busca de las piernas de pavo, que le encantan a mi mamá, hasta llegar a Isla Tortuga de Piratas del Caribe, película favorita de Edwin, quien aparte de disfrutar del paseo en bote y ver los tesoros, aprovechó para comprar “souvenirs” para su bar.  Pasamos un día mágico que terminó con el show de luces y música frente al “Castillo”, donde tantas emociones hicieron humedecer nuestras mejillas.

Nos despedimos de Orlando con la inolvidable Isla de la Aventura de Universal, el número cinco, impresionante de principio a fin, ideal para los amantes de las emociones fuertes. Una montaña rusa de Hulk te hace revolver cuerpo, mente y alma o si no pregúntenle a mi sobrina Thais.

Además, donde el Invencible Hombre Araña nos rescató de los villanos y luego la emoción fue con King Kong que nos salvó en la Isla Calavera para que Luisa y yo lleváramos a nuestros niños al Jardín de Pterodáctilos y volamos en ellos hasta lo alto.  Thais, como gran fanática, no hallaba la hora de conocer “The Wizarding World of Harry Potter”.  Allí almorzamos y tomamos cervezas de mantequilla con limonada. Agarramos fuerzas hasta la Tierra Perdida y llegar al templo de Zeus para terminar en el parque acuático y regresar al hotel, pues la aventura había culminado.

Definitivamente, no existe nada como compartir con la familia, no importa si es en turismo interno o en el extranjero, lo importante es que aprovechemos el tiempo juntos. El ayer se revive con el recuerdo, el presente los construimos con nuevas hazañas y el futuro lo esperamos lleno de más viajes en los que volvamos a ser como niños.

Last modified: 29/11/2019

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen