Emprender un salto de fe

Written by | Así Lo Hice

Desde muy pequeña tuve muy claro que ser empresaria era lo mío. Mi primera idea de negocios la tuve a los cinco años. Vivía fuera de Panamá porque mi familia decidió emigrar a Argentina, debido a la inestabilidad política que vivía el país. Noté que allá a los autos le ponían gas en lugar de gasolina. Así que pensé que era una buena idea implementar eso en Panamá. Esa idea se quedó allí, en mi mente. Como muchas otras, no se materializó, al menos no por mí. De allí en adelante, pasé por muchas etapas hasta lograr encontrar lo que de verdad quería hacer, pero no fue fácil y aquí les cuento cómo lo hice.

Por: Elsie Muñoz C.

info@elsiemunozc.com

En algún momento quise ser abogada para tener mi propio bufete. En otro momento, pasé por la fase de que quería ser doctora para poner mi propia clínica. Las profesiones cambiaban, pero el hecho de ser dueña de algo, se mantenía.  Luego de graduarme de secundaria, ingresé a la universidad y escogí una carrera que no me apasiona, pero había que seguir estudiando.

Como muchos otros jóvenes, a esa edad no contaba con la información debida ni estaba preparada para esa gran decisión. En ese momento no sabía de qué trataba la carrera ni cómo era el campo laboral. No obstante, a medida que fueron pasando los años, le fui tomando mucho cariño a la ingeniería industrial. Fue la carrera perfecta para mí, pues combina aspectos técnicos, de administración y estrategia. En ese momento no lo sabía, pero me estaba preparando para una profesión que todavía no existía.

Mi sueño por ser empresaria, aún estaba latente. Sin embargo, en algún punto del camino me llené de dudas y miedos. No tenía claro en qué ni tampoco el cómo debía emprender. Pensaba que para construir una empresa se debía invertir bastante dinero, que no tenía. Así que decidí seguir preparándome y opté por estudiar una Maestría en Administración de Negocios. Gracias a Dios, obtuve una beca para estudiar un MBA en la Universidad Adolfo Ibáñez en Chile.

De regreso en Panamá, busqué un empleo relacionado con lo que había estudiado. Mi primera experiencia laboral fue muy distinta a lo que yo imaginaba. Al final entendí que eso tenía otro propósito en mi vida. Conseguí otro trabajo, mucho más interesante, igual en una gran empresa. Acá el panorama fue más alentador, pero parecido al anterior. Entonces, empecé a preguntarme si algo estaba mal en mí, porque tenía que haber una razón para eso. A mí siempre me ha gustado estudiar e investigar, así que aprovechaba mi tiempo libre en eso. Hasta que un buen día se me ocurrió una idea.

Mi primer proyecto

Como fui estudiante de música, el arte y la cultura me apasionan. Soy asidua asistente a eventos culturales. Muchas veces participaba y tristemente notaba que había pocas personas, a pesar de que muchos eran de buena calidad. Entonces decidí hacer algo para resolver esto. Fue así como nació mi primer emprendimiento: Cultura Top, la guía cultural de Panamá. Junto con mi hermano invertimos algo de dinero para crear el sitio web y arrancamos. Empecé a buscar información sobre eventos, a conocer a muchas personas y a promover mi sitio web. Como emprendedora de bajo presupuesto, debía ingeniármelas para dar a conocer el proyecto, sin incurrir en grandes gastos. En ese momento, las redes sociales estaban empezando a tener auge en Panamá. Así decidí estudiar e investigar cómo podía aprovechar el marketing digital y empecé a estudiar cómo funcionaban las redes sociales, qué tipo de estrategias funcionaban y a experimentar.

Obtuve bastante reconocimiento entre las personas que se dedican a la cultura. Incluso, gracias al proyecto, me gané dos becas para realizar cursos especializados en promoción cultural en Europa. Sin embargo, a pesar de que me abrió muchas puertas, nunca logré hacerlo sostenible. Es decir, nunca logré monetizarlo y sin esto para mí era imposible seguir por amor al arte.  Para mi pesar y el de mi madre, que era la fan número de Cultura Top, dejé el proyecto a un lado.

Durante este camino, conocí a muchos otros emprendedores, con proyectos fantásticos, pero que nadie conocía. Una vez más, decidí hacer algo al respecto. Así que, en conjunto con un socio estratégico, organizamos un taller de marketing digital para emprendedores. Nunca había dado clases ni charlas ni nada. Pero me animé a hacerlo porque deseaba que otros también tuvieran la posibilidad de usar estas herramientas digitales que tanto me habían ayudado.

Mi primer taller fue todo un éxito. Asistieron alrededor de 25 personas. Estaba sumamente contenta. Por primera vez, había generado ingresos, sin necesidad de trabajar para alguien. Sin darme cuenta, había empezado una nueva empresa, EMC Consultora. Continué haciendo estos talleres regularmente. Muchos de los asistentes empezaron a solicitar otros servicios, así que empecé a brindar consultorías y en algunos casos también llevar a cabo la implementación y gestión de sus estrategias digitales. Además, inicié mi propio blog, www.elsiemunozc.com, en el que comparto artículos que ayudan a los emprendedores a mejorar sus técnicas de marketing.

Todo esto parecía un sueño hecho realidad, pero seguía trabajando para otro. En lugar de lanzarme y dedicarme a hacer crecer mi empresa, estaba invirtiendo doble energía. Usaba mi tiempo libre y fines de semana para mi empresa y no le daba prioridad. Yo seguía pensando que, para ser empresario, había que tener capital.

En la semana me frustraba estar trabajando en una empresa ajena, me sentía atrapada y cada vez se hacía más pesada la jornada. Llegué a caer en depresión debido a esto. Fueron momentos muy difíciles los que viví, solo por no atreverme a romper los paradigmas y soltar los miedos.

Pero en el momento menos pensado y sin planearlo, renuncié a mi trabajo. Tenía en esos momentos muchas obligaciones sobre mis hombros, entre ellas una recién estrenada hipoteca. Con pocos ahorros, sin mucha planeación, pero con muchas ganas de cambiar el rumbo de mi vida, me decidí a dar el salto de fe. Si alguna vez te has tirado de un paracaídas, sabes a qué me refiero. Cuando vas dentro del avión, por más que tengas algo de temor, te sientes seguro.  Cuando el avión llega a la altura adecuada, ya no hay marcha atrás. En ese momento cuando te lanzas, solo tienes dos opciones, entrar en pánico o disfrutar el paseo. Yo decidí disfrutar el trayecto.

Emprender de verdad

Ser emprendedor es un camino sacrificado, accidentado, y para nada seguro. Es exactamente lo que yo necesitaba en mi vida. No todos nacen para esto, pero si sientes que allí afuera hay algo más, tienes que hacerlo, tienes que saltar de ese avión.

La necesidad es la madre de la creatividad. Así que empecé a producir. No tenía plan b, me iba bien o me iban bien. Seguí trabajando en lo que ya sabía, en el marketing digital. Ahora, con mi proyecto de lleno, pude hacer muchas cosas que jamás pensé. Dios tiene un plan para cada uno y estoy segura de que éste es el mío. He conocido gente maravillosa, que me ha tendido la mano y he hecho alianzas con aliados estratégicos. Se me han abierto muchas puertas y he podido aprovechar muchas oportunidades gracias a mi nuevo rol de empresaria.

Una de las grandes bendiciones fue poder ser parte del programa de empresarias de Voces Vitales. Desde octubre del 2018, inicié esta hermandad con mujeres valientes que al igual que yo son empresarias. Gracias a nuestra querida profesora Gloriela Quintana, hemos pulido nuestras habilidades empresariales y personales. Muchas hemos descubierto nuevos mercados, hecho alianzas, y crecido grandemente como personas. Lo más importante ha sido el cambio de mentalidad, dejar de verme como auto empleada/independiente, y empezar a verme como empresaria. Imaginar y creerlo es el primer paso para lograr nuestros sueños.

En este programa surgió una nueva oportunidad para mí. Otra vez, junto con mi hermano, inicié un nuevo negocio especializado en servicios de aires acondicionados, Climat Panamá. Es todo un reto incursionar en un nuevo ambiente de trabajo. Con este nuevo proyecto, buscamos agregarle más valor al cliente con un servicio de calidad y confianza. También buscamos incorporar las nuevas tecnologías para facilitar la vida del cliente.

A todo aquel que lea esto, si siente esa chispa adentro, no la deje extinguir. Es mejor fracasar, perder, fallar, que no haberlo intentando. En nuestra sociedad el fracaso está estigmatizado. Sin embargo, si no fallamos, no crecemos ni evolucionamos. Es parte esencial de la vida, no solo profesional, sino personal, fallar y volver a intentarlo. Para mí tomar la decisión de emprender fue un proceso de varios años. Durante ese periodo, y sobre todo al inicio, tuve muchos detractores. Pero decidí hacer caso omiso de sus comentarios. Si realmente crees en tus ideas y sueños, no dejes que el miedo te paralice, sal de tu zona de confort y lucha por ellos, con todo y miedo.

Siento que mi camino en el mundo empresarial apenas comienza. Han pasado casi dos años desde que tome una de las decisiones más importantes de mi vida. Puedo decirles con certeza de que me siento feliz y en paz, a pesar de que, al inicio, no generaba muchos ingresos. Hace unas pocas semanas tuve la oportunidad de realizar una conferencia en la Universidad Tecnológica de Panamá, mi alma mater. Allí pude contarles a mis futuros colegas cómo han sido mi aventura y aprendizajes en el mundo empresarial. Estar allí en ese escenario fue una señal más de que voy por el camino correcto. 

Last modified: 18/09/2019

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen