Teresa de Alfaro, antes de la RSE

Written by | Entrevista, Mujer

Hace 17 años, Teresa de Alfaro, la actual directora ejecutiva de SumaRSE no sabía de qué se trataba la responsabilidad social empresarial (RSE), aunque, la vivía en carne propia. Cuando escuchó por primera vez esas mágicas palabras de voz de su novio, fue como si se le iluminar el alma. La estaba tratando pero sin bases para ejecutarla. Fue justamente esa búsqueda de querer hacer lo mejor posible dentro de la empresa para la cual laboraba, que la llevó a obtener las herramientas necesarias para lograr su primer caso de éxito.

Por: Karin Caballero

@periodistaKarin

Como en todo primer empleo, se le presentaron retos importantes en su comienzo laboral. Este caso, en particular, le resultó doblemente difícil a Teresa de Alfaro, pues ella, como parte de la dirección de la empresa, tuvo que enfrentarse a toda una reestructuración y la mitad de la fuerza trabajadora debía ser despedida para que el negocio pudiera seguir funcionando.

Aunque la responsabilidad social empresarial ya se practicaba en aquellos tiempos, no formaba parte de sus estudios porque aún no existía como materia académica. Trabajaba sólo preguntándose cómo podía hacer para minimizar el impacto sobre las personas de lo que tenía que hacer para mejorar desde todas las aristas la buena marcha de la compañía.

Se trataba de una filial perteneciente a una gran multinacional que debía pensar tanto en sus empleados como en que el negocio fuera viable. Fue duro y complejo hablando laboralmente. Compartía cada expectativa con su ahora esposo, Olmedo Alfaro, y fue él quien dos años después le habló de lo que era la responsabilidad social empresarial, ya que él lo estaba viendo en la universidad por la maestría que estaba tomando en Barcelona.

Fueron meses de análisis y estudios hasta que Teresa de Alfaro y los otros jefes tomaron la decisión no solo de indemnizar a los trabajadores que, en su mayoría, eran del área de fabricación que era la sección menos factible para la empresa, sino que dotaron a todos aquellos que deseaban seguir vinculados al negocio con todos los materiales para que ellos pudieran emprender haciendo lo mismo, pero ahora siendo proveedores de sus anteriores empleadores.

Esto para Teresa más que un logro fue una enseñanza aprendida. Adicional tuvo que asumir muchas otras partes como salud, seguridad ocupacional, personal y hasta la parte financiera. Pero la que le resultó más compleja fue la humana: “entregar una carta de despido siempre resulta difícil”, dice. Considera, además, que lograron conseguir las mejores alternativas para la mayoría. Convirtió esta experiencia en su primer caso de éxito y prueba de ello es que aún la empresa sigue funcionando.

“Fue un gran aprendizaje el creer en el  sí se puede, incluso en los peores momentos. Eso fue lo que generó en mi corazón el querer trabajar donde pudiera poner mi experiencia en dirección y gestión de la empresa, pero al mismo tiempo poder darle el matiz humano”, manifiesta.

Y es así como las empresas crean rentabilidad, ya que este es el sentido de un negocio, y saben siempre que en los momentos de crisis lo primordial debe ser la responsabilidad social basada en ética, moral y  la parte humana, para hacerlo de la mejor manera posible.

Dos veces la cautivó el amor

Cuando llegó a Panamá en el 2007 enamorada del panameño que había conocido en España, se enamoró por segunda vez pero ahora de este país. Estuvo laborando en la empresa privada, pero un año más tarde surgió la oportunidad de trabajar en eso que tanto había deseado, la responsabilidad social. Dirigió una de las dos organizaciones que en ese entonces se dedicaban a sensibilizar a las personas y empresas sobre lo que era la RSE.

Más tarde, en el 2009, se unen dos organizaciones y surge SumaRSE, y queda Teresa de Alfaro como su directora ejecutiva. Para ella fue un nuevo reto, pues el tema estaba algo atrasado y ella no se consideraba una experta. Tuvo que ir a diversos países de la región y estudiar cómo y por qué estaban más avanzados que nosotros.  Además, debía promover los objetivos del Pacto Global, facilitando talleres, mesas y asesorías para la internalización de los 10 principios en la estrategia, operaciones y cultura empresarial de su membresía.

Según Teresa, en ese proceso lo más complicado era ir a las empresas afiliadas y explicarles después de un diagnostico cómo hacer realmente RSE y hacerles entender que estaban cometiendo algún error sobre algo que ellos creían que estaban haciendo bien.

De esta manera, SumaRSE fue creciendo, pasó de tener 74 empresas adjuntas hasta las 155 que son hoy en día. Ahora, ya hay muchas más personas especializadas en la práctica, mas no en formación, puesto que en Panamá no existe una carrera universitaria como tal que lleve la responsabilidad social.

Han pasado cuatro años desde que Pauta le había hecho una entrevista similar a Teresa de Alfaro y aunque considera que se ha avanzado en el tema de responsabilidad social, comenta que el talón de Aquiles sigue siendo el tema ambiental, principalmente por el agua, que es el recurso más valioso del país por los negocios que dependen directamente de ella, como lo es el Canal de Panamá. “Estamos en alto riesgo porque el tema del agua puede convertirse en algo insostenible. Todos podemos y tenemos que hacer algo”, argumenta.

Y falta mucho más por hacer

De las empresas agremiadas a SumaRSE, solo 40 tienen un plan estratégico creado por la organización para ayudarlas en tareas concretas, donde se integre el tipo de negocio que ejerzan con la RSE que es la tendencia en toda Centroamérica.

“El actuar responsable debe ser parte de la estrategia de negocio. Hemos calado en los jefes de empresas de diversas áreas y ya no sólo en la gerencia que lleva la RSE. Este tipo de estrategias contribuye desde la RSE a la sostenibilidad del negocio”, agrega.

Y aunque pareciera que esto se enfoca directamente a la empresa privada, no es así. De los nueve gremios afiliados a SumaRSE, cuatro ya tienen un plan de trabajo. La idea es que haya una comisión para cada gremio dependiendo del sector al que pertenecen por su actividad. Desde SumaRSE se comprometen a darles las directrices para llevar el cometido en RSE.

Otro de los temas en que Teresa de Alfaro no puede dejar de hablar es el de la inequidad, más cuando es el objetivo número 10 de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que se adoptaron el 25 de septiembre de 2015 por los líderes mundiales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible con un plan hasta el 2030.

En el caso de Panamá, y como en muchos otros países, la igualdad resulta muy importante porque deriva a que toda su población tenga las mismas condiciones para vivir y esto se logra sólo con una mejor distribución de las riquezas.

Teresa considera que los ODS han causado impacto y ve con buenos ojos que puedan cumplirse a través de alianzas público-privadas con cambio de paradigmas para que se entienda que las empresas pueden cumplir con la sostenibilidad de la empresa, pero a la vez aportando a los ODS y este puede ser el mensaje más importante que pueden enviar. “Y a eso es que nos invitan los ODS, que son de todos, para todos y es responsabilidad de todos”, añade.

Responsabilidad social en íntimo

Pero Teresa no sólo practica la responsabilidad desde SumaRSe, sino que aprovecha cada tiempo libre que tiene con su familia, su esposo y  sus dos hijos Gabriel y Alejandro, que ya tienen ocho y seis años. Visitar la playa y El Valle de Antón está siempre dentro de su agenda de fin de semana.

Aunque no se considera fanática de fútbol, sí gritó a todo pulmón el último gol de José Mari Bakero para el FC Barcelona. Nació en Madrid, pero dice ser barcelonista, ya que creció en Barcelona en medio de una familia cómoda con recuerdos de niñez y adolescencia vividas al máximo.

Da gracias por las familias a la cuales se integró en Panamá y no extraña mucho de su tierra natal, ya que sus padres también se han enamorado de este país y vienen con suma frecuencia.

Así es como Teresa de Alfaro ha evolucionado en cuatro años. Mejor preparada, con más experiencia y más conocimientos para enfrentar los retos de la responsabilidad social empresarial en Panamá. Aunque sigue siendo reservada al hablar de su familia y su vida personal, ahora conocemos como era ella antes de la RSE.

 

 

Last modified: 11/10/2017

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen