JAVIER CARRILLO SILVESTRI: Un policía en Migración

Written by | Crónica, Entrevista

Por: Jorge Iván Mora

Fotos: Jorge Rubio

La promesa de mantener el programa de regulación migratoria conocido como Crisol de Razas que el entonces presidente electo Juan Carlos Varela, hizo el 2 de julio de 2014 al noticiero de televisión regional NTN24, empezó a desplomarse cuando un grupo de abogados del Colegio Nacional de Abogados (CNA), se alió con algunos diputados en la Asamblea Nacional para modificar la ley que rige el Servicio Nacional de Migración (SNM).

Los litigantes venían exigiendo la suspensión del mismo porque para ellos el programa ponía en  riesgo la seguridad nacional y porque a su parecer violaba leyes locales nacionales e internacionales.

Como la feria Panamá, Crisol de Razas, fue una iniciativa del gobierno de Ricardo Martinelli, pero para ser precisos, su inspirador fue el presidente Juan Carlos Varela, cuando era vicepresidente de Martinelli y su ministro de Relaciones Exteriores, algunos entendidos esperaban su continuación.

Mas  para otros observadores era de esperarse que todo lo que oliera a gobierno anterior estaba condenado a su disolución o desaparición, debido a la percepción de corrupción que empezó a evidenciarse con el destape de entramados ilícitos por parte de funcionarios   comprometidos en serias anomalías con los recursos y programas del Estado. O simplemente porque la venganza cuando llega entraña un dulce sabor.Lo cierto es que Crisol de Razas se convirtió en  controversia nacional, con la utilización lamentable de un fondo nacionalista ramplón por parte de algunos políticos y miembros del gremio de abogados.

La polarización entre quienes estaban a favor y quienes se oponían, posiblemente obligó al gobierno a declarar a través de la vicepresidenta y ministra de Relaciones Exteriores, Isabel de Saint Malo, la feria migratoria de octubre de 2014 como la última del tan mentado programa.

Aún así la controversia no se detuvo del todo y subió a un punto muy alto los ánimos en el país tiempo después.

En la Asamblea Nacional de Diputados, entrado el mes de febrero  de este año 2015, el grupo de abogados del CNA  y algunos diputados, buscaron  presentar modificaciones a la ley marco del Servicio Nacional de Migración, y en tono malqueriente y ofensivo, una diputada del PRD,  a micrófono abierto culpó de todos los actos delictivos que ocurren a diario en Panamá a los extranjeros, particularmente a los colombianos y llamó  ´escoria´ a los presos de ese país que cumplen detención preventiva o pagan penas en las cárceles de Panamá.

Aunque luego pidió excusas, el daño ya estaba hecho, y la consecuencia inmediata de todo este animoso embrollo fue que el 25 de febrero,  el proyecto de ley fue devuelto a primer debate, que en lenguaje legislativo significa su archivo definitivo. Fue congelado, y según dijo ese día un diputado oficialista, se devolvió a primer debate para buscar consensos y discutir este tema de rosas y espinas con la participación de todos los sectores relacionados. A hoy los plazos reglamentarios de reactivación del proyecto ya  vencieron.

Lo cierto es que la suspensión de Crisol de Razas y lo que a partir de una modificación de la ley pueda suceder con sus beneficiados extranjeros y las empresas que los han empleado o han requerido de sus servicios, dejan preocupaciones en el ambiente.

Hay personas que se comprometieron laboralmente o se la jugaron con sus finanzas  y su patrimonio personal o familiar, por pequeño que sea, y que quedan expuestos a un vacío legal ante el cambio que pueda surgir de las modificaciones a la ley de migración.

Contrario al grupo de abogados, se habla de que los requisitos para las visas laborales no son cónsonos con la realidad actual. Los porcentajes de protección a nacionales no son acordes al volumen de la población extranjera que ha tenido Panamá y que ha influido en su crecimiento y desarrollo.

Por ejemplo, dice un abogado amparado en el anonimato,  que hay ingenierías que no existen como carreras profesionales en Panamá y se necesitan. Y se pregunta: ¿esos diputados están legislando para mentes cerradas?

Y sostiene que pareciera que hay un doble discurso con este tema porque a los médicos que traen de Cuba y Nicaragua los emplean para cubrir el déficit asistencial en el interior y les pagan quinientos o seiscientos balboas. Los nacionales no lo hacen.

¿Qué puede ocurrir con los médicos especialistas que operan y vienen de centros reconocidos del exterior a realizar por necesidad dichas operaciones, si les limitamos su entrada con los tales porcentajes o con incisos retrógrados en una posible modificación de la ley?

 

Un policía discreto

El director del Servicio Nacional de Migración Javier Carrillo Silvestri, es un policía extremadamente vocacional al que poco le gusta hablar y dar entrevistas, oficial de alto grado, Comisionado de la Policía Nacional, abogado y especialista consumado en temas de investigación, inteligencia  y seguridad nacional. No es un alegre policía de barriada. Y es muy discreto.

En 1980 era prácticamente un adolescente llegando a la primera juventud cuando mediante beca ganada en concurso partió para el Colegio Militar Franco Prado en Perú a estudiar para policía.

Luego ganó en concurso otra beca para estudiar en la Policía Federal de Argentina y en 1988 se graduó con rango de subteniente.

Estudió diversas áreas que competen a la profesión de policía pero la que más le gustó fue la investigación.

Y cuando llegó a Panamá, en 1988,  a pesar de que lo que formalmente existía eran las Fuerzas de Defensa, funcionaba una rama policial a la que llegó directamente.

La invasión estadounidense al istmo en diciembre de 1989, frustró ese arranque. La institución quedó totalmente destruida. En ese tiempo patrullaba  como fuerza policial.

Lo que hizo Carrillo Silvestri fue seguir puliendo sus conocimientos y destrezas de policía investigador.

Patrulló calles, cumplió turnos y obligaciones de policía en cuarteles y estaciones. Pero en el camino se esforzó por estudiar y prepararse mejor.

Todos los seminarios, todos los cursos, todas las oportunidades de prepararse como investigador y luego como hombre de leyes, jamás las desperdició.

Posee cientos de certificaciones por esos estudios y conoce perfectamente la geografía de las Américas, si se quiere, porque ha estado en casi todas las escuelas policiales del continente americano, incluido los Estados Unidos y Canadá, o ha tenido relación privilegiada con sus autoridades de investigación y seguridad, amén de las visitas a países del Asia y a los intercambios con las policías del mundo de las que le quedan kepis que recibe de amistad y reconocimiento y que exhibe en una vitrina amplia de su oficina.

Entre el año 1999 y el 2004 fue Jefe de Policía de Turismo y entre 2004 y 2005 fue Inspector General de la Policía y Ayudante del Director General.

Ha sido jefe de Custodia de las sedes diplomáticas en Panamá, Jefe de Servicio Contra la Violencia Intrafamiliar, Jefe del Área Oeste de la Policía Metropolitana y  director jefe de la Policía del Canal. También se graduó de Oficial de Estado Mayor en la Escuela de Policía del Perú en 2007. En 2008 se encargó de la Dirección de Investigación Judicial recién creada.

Poco quizás, a modo muy personal, una de sus grandes satisfacciones ha sido obtener el título en Derecho, porque estuvo siete años estudiando de noche y era un reto trabajando como policía y lo logró.

Y para condimentar, luego obtuvo una Maestría en Derecho comercial y un doctorado (PHD) en Derecho Filosófico.   La duda de si su  formación ostenta métodos militares, más si llegó a las Fuerzas de Defensa en 1988 y venía de una escuela policial  argentina que por más de una década había sido influenciada por la dictadura militar en ese país, la diluye en una respuesta directa, después de repasar sus blasones: ”la disciplina no es un tema militar. Toda la policía del mundo tiene un adiestramiento vertical. La militar y la policial son dos escuelas distintas”.

 

Cambio sin locura

En 2011 llegó al Servicio Nacional de Migración en medio de escándalos de corrupción que envolvían a la institución. Era Secretario General de la Policía Nacional, además de Comisionado y de repente el presidente Martinelli le comunicó que se encargara de la dirección de Migración.

“No tenía mayor conocimiento en cuanto a trámites porque no era abogado tramitador, sabía lo general”, recuerda.

Convencido de que en el Servicio Nacional de Migración ha aprendido mucho no vacila en expresar que ninguna universidad tiene una materia o carrera especializada o dedicada a trámites de migración. “La escuela es esta, el Servicio Nacional de Migración”.

Pudo ser que la observación desde el principio lo llevó a conclusiones científicas, técnicas y administrativas.

Como lo primero era recuperar la imagen institucional, se rodeó de hombres y personal seguro para proceder a detectar la corrupción rampante.

Empezó por fortalecer el tema de Asuntos Internos y Supervisión. “No fueron destituciones masivas y los casos graves fueron a la Dirección de Investigación Judicial, DIJ”.

Por otra parte con esa misma instancia sometieron a investigación discreta a los funcionarios y encontraron personal con antecedentes penales, Sacaron un grupo. Hubo investigaciones internas y casos que se fueron al Ministerio Público y otras que correspondieron a faltas administrativas.

Con este paso siguió en la fase de mejorar y optimizar el servicio de atención al público.

En aquel entonces atendían 400 casos al día y hoy resuelven 2.000. “El que llega en el día sale en el día, y eso evita corrupción”, afirma, en alusión a los tortuosos trámites que padecían los usuarios y que les llevaba hasta tres días para resolver un trámite, además de las indebidas prácticas de extorsión y coimeo a las que eran sometidos en muchos casos.

Hoy un usuario puede hacer seguimiento de su trámite en línea y saber su evolución. Se puede bajar las aplicaciones en teléfonos celulares, lo que hace transparente la gestión ya que el ciudadano se puede dar cuenta de que el expediente se mueve.

En relación a los aeropuertos, los cambios no han sido escasos. “Había muchos problemas por escasez de personal”. Contaba con cinco cubículos para atender la llegada y salida de gente  en un lado y seis en  otro. Ni siquiera sus funcionarios tenían uniforme y se recibían críticas a montones de panameños y extranjeros.

Procedió a implementar un programa de adiestramiento del personal y dispusieron el montaje de treinta cubículos y a modernizar los sistemas de seguridad en los cuales se comenzaron a realizar importantes inversiones de orden tecnológico.

“Ahora la gente pasa y aun las maletas no han bajado”, señala Carrillo Silvestri, como prueba de la eficiencia alcanzada en el aeropuerto de Tocumen, principal centro de llegada y salida de pasajeros.

Hay sedes regionales del Servicio Nacional de Migración en toda la república. En Colón sacaron la sede de la zona roja y pasó a Colón 2000 un lugar de flujo turístico y apropiado para el sistema de seguridad y control de Migración. Se abrió Howard, el sector Pacífico de los marinos, y en Chiriquí mudaron las instalaciones a un mejor local.

En Guabito, en la frontera con Costa Rica, la sede de Migración era un quiosco de ventas de soda. Ahora hay oficinas que disponen de todas las comodidades. Y hay un galpón adecuado de ocho ventanillas. Abrieron la regional de Penonomé por tema minero y funcionan en Río Hato con instalaciones dignas. En Puerto Obaldía, Jaqué y Metetí, en el Darién, trabajan de la mano del Servicio Nacional de fronteras, SENAFRONT. “Allí el asunto realmente grave es el de los ciudadanos extra continentales y cubanos, que pasan por Colombia y Panamá, No es un problema de Colombia ni de Panamá. Ellos transitan por los dos países pero entran por Ecuador y Brasil con rumbo al norte”.

 

Seguridad nacional, cooperación y migraciones

Al abordar el tema de la seguridad para Panamá por el impacto de los problemas de orden público o narcotráfico con los que lidia la hermana república de Colombia, por ejemplo, Javier Carrillo es categórico en indicar que en materia de seguridad, Panamá ha hecho una sinergias muy importantes con Colombia en todos los órdenes de seguridad, que comprometen no solo a Migración si no a las demás instituciones relacionadas. “Tenemos intercambio permanente de información. Hay confianza de hermanos y no se oculta nada. Colombia, después de Estados Unidos es nuestro principal aliado en materia de seguridad”.

Aquí cabe hablar de la llegada de extranjeros a Panamá, estimulados por el halo de crecimiento del país y publicitado en los últimos años en el exterior.

Al respecto Javier Carrillo define estos fenómenos migratorios como una consecuencia lógica del crecimiento de un país. O visto desde el otro lado, como la consecuencia lógica de los problemas que tenga un país.

“Cualquier gobierno sabe que factor de crecimiento es seguridad”. Cree que si algo ha estimulado la migración venezolana, en parte, es por los problemas de seguridad que afronta este país hermano. Y aduce que maneja los temas de seguridad con la Embajada de Venezuela en muy buena tónica.

Luego sostiene que los países que van mejorando económicamente tienen que saber que deben prepararse para la recepción de extranjeros.

Bueno, al fin y al cabo el siglo XXI es el siglo del conocimiento y las migraciones, como lo dijo magistralmente Carlos Fuentes, hace casi 20 años, recordamos.

“La migración va a seguir existiendo”, replica “y si Panamá va a ser del primer mundo yo no veo mal la migración”, concluye.

 

Modernización institucional

Para un policía experimentado en seguridad como es Javier Carrillo Silvestre, cinco años al frente del Servicio Nacional de Migración, le dan la visión apropiada para saber lo que ha conseguido en transformación institucional y lo que sigue.

El gobierno que entró de Juan Carlos Varela, hace más de un año, lo confirmó en su cargo, sin que existiera al menos un solo comentario suspicaz de su tarea honesta al frente del Servicio Nacional de Migración.

El  presidente tenía que saber de los méritos de este oficial curtido durante 26 años en asuntos policiales, reconocido en investigación e inteligencia.

Pero si algo le gustó a Carrillo Silvestri de haberse quedado a cargo del Servicio Nacional de Migración y aplazar su regreso a la Policía como Comisionado que es, fue su obsesión disciplinada por continuar con los cambios internos de la institución. “Quiero profesionalizar Migración, que no sea un ente político porque afecta la seguridad nacional”.

Lo está consiguiendo a un ritmo tranquilo y sin pausa, más bien silencioso, lejos de protagonismos mediáticos, tan del gusto de personajes politiqueros.

Los funcionarios van a la Academia de Policía y reciben cursos de promoción y se forman como inspectores de Migración. Es un área especializada que Carrillo Silvestre se empeñó en crear. El entrenamiento básico dura un año y de acuerdo al cronograma, los primeros se graduarán en noviembre, luego el otro curso en Febrero y el siguiente en abril.

La intención es que todo el personal de Migración salga graduado de esta Academia y que tengan un salario igual a la Policía. Jerarquías similares y que cada cuatro o cinco años haya ascensos.

“Esto le da mística a la institución”. El SNM ha crecido. Pasó de 800 funcionarios a 1.100 y se está homologando de acuerdo a las jerarquías. ·Con este cambio, los funcionarios tienen proyección. Es una carrera y es una motivación”, concluye el policía director.

 

¿Extranjeros en el aire?

Volver sobre el tema Crisol de Razas no ha de ser grato para quien está seguro de las bondades y ventajas de este programa de regulación, sobre todo, si como pudieron demostrar en la Asamblea de Diputados en aquellos acalorados momentos del mes de febrero tanto él como el Ministro de Seguridad, Rodolfo Aguilera, el programa no estimula la inseguridad, al contrario fortaleció los sistemas de seguridad y prevención y aumentó la cooperación de todos  los países con Panamá, especialmente los países vecinos y de la región. Hay una estrategia de seguridad regional en práctica que todos los días enseña resultados.

“Crisol de Razas es una política de gobierno que permite la regularización en forma ágil y menos costosa. El momento lo ameritó”, afirma, pero frente al nuevo panorama solo atina a decir: “No hay nada para los que vengan”.

Habló de factores socioeconómicos aludiendo de manera diplomática a lo que vaya a suceder con los extranjeros que optaron por el carné de permanencia legal conseguido mediante Crisol de Razas. “Se están buscando alternativas para que no se queden en el aire”.

Pero la tarde del 18 de abril hubo una rueda de prensa convocada por el grupo de abogados, mientras que el presidente Juan Carlos Varela en tono enérgico anunciaba antes de entrar a una reunión de  gabinete: “En Panamá hay más de 40 mil ciudadanos extranjeros que fueron beneficiados con el crisol de razas y que están trabajando en nuestro país, que tienen a sus hijos en las escuelas de nuestro país”.

Sin dar lugar a cuestionamientos legalistas remató su posición. “Yo no decidí que se hicieran tantas ferias y que se abrieran las puertas migratorias… ahora lo que toca es darle continuidad a los procesos que permitan que esos 40 mil ciudadanos tengan acceso a definir su estatus en el país. Vamos a tomar una medida que específicamente le da un estatus migratorio a los extranjeros que quedaron en el país producto del Crisol de Razas”.

Cuando preguntamos de nuevo al director de Migración por la posición firme del presidente, respondió: “Eso es un tema que el señor Presidente está analizando y pronto dará a conocer la decisión que se adopte. Migración cumplirá con la decisión que se tome”.

Ya había advertido que muchos de los favorecidos con Crisol han ido migrando a otras categorías  migratorias. Y la ley faculta al Ejecutivo para reglamentar las categorías migratorias. Javier Carrillo es de los que sostiene con firmeza que las reglamentaciones no se pueden hacer tan rígidas. “El día a día es a través de reglamentaciones y los abogados, más aun por eso, no han perdido su mercado”.

Definió que en esencia Crisol de Razas era para gente que no aplicaba para ninguna categoría migratoria. Legalmente esas personas no se podrían legalizar y la intención no era afectar a los abogados”. Habla de cifras: “una legalización completa cuesta entre cinco y seis mil dólares. A esos que no tenían ese dinero, Crisol les solucionaba”.

Por este programa se legalizaron 57.800 personas en cinco años. Se rechazaron más de 20.000 por criterios de seguridad nacional. Y comparativamente, ese porcentaje de Crisol equivale al 45% del total de extranjeros que han adquirido un status migratorio legal en ese período de  tiempo. El 55% lo obtuvieron en estos cinco años por medio de las otras categorías que son tramitadas por abogados.

“A Crisol de Razas lo satanizaron, lo trataron con muchos conceptos falsos. Aquí entran dos y medio millones de personas al año y si acaso se legalizan 12.000, los demás regresan, son turistas o comerciantes o gentes de negocio que van y vienen”.

Con estas revelaciones Javier Carrillo Silvestri, director del Servicio Nacional de Migración, parece quedar tranquilo. Son estadísticas irrefutables. Y son resultados, también, porque significa que tanto en seguridad nacional como en el control migratorio, Panamá nada debe temer. Lo demás, las razones de protagonismo político o los arrebatos que incitan a la xenofobia o al odio son asuntos que la sabiduría ciudadana sabrá descifrar. Mientras tanto, basta saber que hay un policía en Migración. Y lo mejor del cuento es que sigue siendo muy discreto.

Last modified: 27/12/2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen