Guillermo Jaime Sí al capitalismo social de mercado

Written by | Líder

Era el evento esperado en el marco de la Semana de la Responsabilidad Social.  La conferencia inaugural estuvo llena de vivencias de un mexicano que creyó que enfocar su estrategia de negocio en los más necesitados haría la diferencia.  Y no  se equivocó.  Guillermo Jaime está impactando la vida de miles  y miles de personas a través de Grupo Mía, su conglomerado de negocios, y en Pauta traemos su historia.

Por Gina Buendía

@labuendia25

Todos deberíamos negarnos a vivir en un país que tenga personas viviendo en pobreza extrema. Tal vez,  tal conciencia provocaría muchas más iniciativas que sacaran a nuestras naciones de esas desdichadas estadísticas.

Uno que no  esperó ni escatimó esfuerzos en hacer algo fue Guillermo Jaime, hoy reconocido por Forbes como una de las 30 promesas de los negocios en Latinoamérica.

México es un país de pobres donde la brecha socioeconómica cada vez es mayor y millones de personas no tienen acceso a los servicios básicos, eso fue lo que precisamente llevó a Guillermo Jaime a hacer un alto en su vida cotidiana y arriesgarse a ejecutar un proyecto que se ha convertido en su vida.

“No estoy dispuesto a vivir en un país lleno de pobres mucho menos habiendo visto lo que he tenido la fortuna de ver y conocido lo que he tenido la fortuna de conocer. Esto me llevó a ser un empresario que decidió compartir su preparación para combatir la pobreza ya que creo firmemente que todos los mexicanos tienen derecho a decir esta casa es mía”, dijo con toda seguridad.

Este empresario, es ingeniero civil de profesión.

Después de graduarse en 1994 en la Universidad Iberoamericana en México, y tras haber trabajado en la constructora más grande del país, fue invitado por Cemex a trabajar con ellos.

Tras ocupar diversas posiciones directivas, fue seleccionado para participar en un proyecto llamado “innovación”, que consistía en implementar un modelo de “intrapreneurship” dentro de la empresa.

Buscando oportunidades de negocio para presentarlas ante el comité directivo, tuvo la oportunidad de viajar a diversos países de África, como Angola, Mali, Burkina Faso, Congo y otros. Encontró un mundo lleno de pobreza, por lo que se dedicó a plantear modelos de negocio para que desde su trinchera pudiera combatir la pobreza patrimonial.

Posteriormente, visitando algunos estados del sureste mexicano, vio de cerca la carencia de viviendas habitables y las necesidades para la base de la pirámide eran enormes, y se dijo asimismo que había que empezar en casa. Conoció  en ese tiempo a uno de sus grandes mentores, un empresario ecuatoriano llamado Isidro Romero, quien creyó en él, y lo invitó a perseguir el sueño juntos. Tras presentar algunas iniciativas ante el comité, sin éxito, tomó la decisión de su vida: dejar atrás su carrera  corporativa y buscar ese sueño, asociado con Isidro, de terminar con la pobreza patrimonial en el mundo.

Dos años después, la empresa que fundaron fue comprada por uno de los grupos empresariales mexicanos de mayor relevancia, el Grupo Kaluz- de Don Antonio del Valle Ruiz.

“Don Antonio y su familia me pidieron continuar con esta labor, ahora asociado con ellos y después de una intensa negociación, acordamos iniciar una nueva empresa, en donde participábamos como socios Kaluz y yo. Al frente de esta empresa, logré crear un modelo de negocio para que las familias auto-construyeran su vivienda apoyadas por nosotros, con tecnología, capacitación y financiamiento”, explicó Guillermo Jaime.

Tres años más tarde y tras haber construido más de 2 mil viviendas, VC Fund ofertó invertir en el capital de la empresa por lo que acordó que compraran sus acciones. Con eso obtuvo suficiente liquidez para empezar su propia empresa con la clara visión de sus tiempos en Cemex.

De esa manera nació MIA en el año 2009.  Teniendo como base la eficiencia, construyeron en nueve años  más de 50 mil viviendas en México, extendiendo el modelo a Centroamérica y ampliando el modelo de negocio, ahora no sólo con vivienda, sino con agua, por medio de una empresa llamada Ecofiltro, que produce filtros autónomos capaces de transformar el agua corriente, de río o de lluvia en agua 100% pura y alcalina.

¿Cómo lo logró?

De acuerdo con datos de la Sociedad Hipotecaria Federal, el promedio en México para que una familia pueda tener una vivienda propia en  autoconstrucción es de diez años. Lo que se traduce que tras una década esta familia podrá poner el techo y festejar los esfuerzos.

“El gran momento de una familia es cuando pone el techo de su casa, entonces lo que se me ocurrió fue comenzar por el gran momento”, dijo entusiasmado.

Guillermo Jaime asegura que en México el precio promedio por metro cuadrado que una familia gasta en la construcción de su casa supera los 10 mil pesos, y la razón es la compra de los materiales por bajos volúmenes.

Tuvo la idea de hacer la casa en tres etapas, primero los techos, después los muros, y finalmente lo de adentro, entonces la casa nace de arriba para abajo; el día cero la familia ya tiene un patrimonio, lo que permitió que este pequeño cambio de voltear la casa se convirtiera en un programa poderoso de mejoramientos enlazados.

Esto es lo que ha hecho en los últimos 15 años. Generó modelos que permiten hacer empresas diseñadas para llevar bienes y servicios a la población más vulnerable pero que sean rentables, y que esa rentabilidad provenga del volumen y ayude a dignificar la pobreza.

Para poder dar el beneficio de vivienda para la base de la pirámide social, en MIA crearon un sistema que consiste en identificar las comunidades con la necesidad de por lo menos 50 casas, donde levantan un padrón de beneficiarios con la información necesaria para obtener subsidios. Organizan a quienes deseen construir su propia casa, consiguen créditos con micro financieras, gestionan recursos de entidades gubernamentales y filantrópicas  para complementar el financiamiento, capacitan a los usuarios para que ayuden a construir su vivienda y documentan la entrega.

La misión de MIA es ofrecer vivienda de alta calidad a la base de la pirámide, integrando eficientemente tecnología, financiamiento y logística en beneficio de los clientes, empleados y accionistas.

Como si fuera poco,  Guillermo Jaime entró en el mundo de la energía asociado con un joven emprendedor de  Vitaluz, que lleva energía limpia a las comunidades rurales bajo un esquema de prepago. Con PROCRECE, por su parte,  lleva crédito a las familias de menores ingresos y  analizan dos negocios sociales relacionados con la salud y la educación.

MIA es considerada una de las Mejores Empresas Mexicanas por Deloitte, CitiBank y el Tecnológico de Monterrey, y ha sido premiada por respetadas instituciones. Es caso de estudio en Harvard Business School y el Ipade Business School.

Desde el año pasado, Guillermo Jaime  decidió compartir su pensar con los empresarios y con quienes estén interesados en el mundo de los negocios sociales. Por eso  escribió el  libro llamado “Capitalismo Social, la conexión entre la riqueza y la base de la pirámide”, siendo hoy un referente cuando se habla de negocios sociales.

Queda claro que su visión de capitalismo social difiere mucho de lo planteado por Marx.

En su libro El Capital Social, su planteamiento está basado en romper los paradigmas creados alrededor de los negocios sociales, que los ubican muy cerca de la filantropía. En su opinión, los negocios sociales deben mantener en equilibrio Rentabilidad-Escalabilidad e Impacto Social. Para Jaime, no es lo mismo una empresa que atiende a la base de la pirámide que una empresa social y explicó a Pauta la diferencia.

La primera encuentra la oportunidad y necesidad de la gente y maximiza la utilidad al poder llevar productos o servicios.

La segunda, la empresa social, desarrolla modelos de generación de valor para los más pobres y basa su crecimiento y su utilidad en la escala y el volumen, es decir, le apuesta al bajo margen y al alto volumen.  Y con todo el peso que le da su experiencia de 15 años, nos aseguró que está demostrado que quienes logran generar valor basados en el volumen y no en el margen, pueden crear empresas atractivas a la inversión y al capital.

Al mirar estos logros, Guillermo Jaime asegura que su mayor satisfacción es  haberse convertido en el creador de una empresa que participa en la economía como un generador de cambio en el país. Lo llena ser un factor de cambio, pero mucho más el saber que miles de personas han cambiado sus vidas gracias a los efectos multiplicador del negocio.

Las soluciones para combatir a la pobreza deben estar basadas en modelo de negocio multiplicativos y escalables.

¿Sus recomendaciones para los emprendedores sociales?

“Tienes que sentir lo que haces”,  dice este empresario, porque cada vez que  suena la caja de una empresa social, se cambia una vida. Por lo tanto, no es malo que las empresas sociales crezcan y generen riqueza. Cada moneda que entre es un cambio y mejora en el hogar,  por eso los invita a unirse en este camino. “Ojalá las empresas sociales panameñas capten muchos dólares” concluye, pues es así como cambiarán  el mundo.

Last modified: 24/09/2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen