Jon McBride: “El espacio se puede alcanzar”

Written by | Actualidad

Su vida cambió ahí en el infinito del espacio.

Ver nuestro planeta Tierra minúsculo en la inmesidad del universo, le dio la convicción de que la oportunidad de ser astronauta fue, sin duda, una bendición de Dios. Por eso, a sus 74 años, se permite desear aún con regresar al silencioso espacio. Mientras tanto, va por el mundo invitando a los jóvenes a vivir la experiencia de ver realizados los ideales soñados.

Por: Hugo Santaromita

hugo.santaromita@grupopauta.net

@HugoSantaromita

El rostro de Jon McBride es afable y sereno, y representa el corolario de una larga travesía, repleta de aventuras y descubrimientos que ya muchos quisieran haber vivido. Este               exastronauta de 74 años “puso un pie” en Panamá, invitado por Margo Tours para dictar varias charlas en el Senacyt a más de 200 jóvenes de colegios públicos y privados del país, que pudieron ver de cerca a uno de los héroes de la misión Challenger de 1984.

“El espacio se puede alcanzar. No somos seres extraños, sino personas que desean transmitir sus conocimientos a las nuevas generaciones”, dice McBride, actual subdirector de la NASA, quien pretende volver a abordar una nave especial pese a sus 74 años, a fin de superar el récord del senador John Glenn, el primer estadounidense que realizó un vuelo orbital en 1962 y uno de los miembros del Salón de la Fama del organismo espacial.

McBride participó en la misión STS-41-G, la número 13 del programa STS (Space Transportation System) y sexto vuelo del transbordador Challenger. Fue la primera en llevar a siete tripulantes y la segunda en aterrizar en el Centro Espacial Kennedy. Junto a McBride, quien fue el piloto, estuvo Sally Ride, la primera mujer de Estados Unidos en alcanzar el espacio exterior. Esa misión fue, además, la anterior a la de la tragedia del Challenger, ocurrida en 1986. El propio McBride estuvo programado para volar en marzo de ese año, dos meses después del fatal accidente, pero la NASA decidió cancelar el vuelo.

Confiesa su admiración por Alan Shepard, el primer estadounidense en llegar al espacio, y John Glenn, el primero el orbitar el planeta. Ambos fueron miembros de la misión Mercury, el primer programa espacial tripulado entre 1961 y 1963. Para entonces, McBride tenía 20 años y apenas comenzaba una larga carrera que culminó con la misión Challenger. “Darle la vuelta a la Tierra es una sensación indescriptible. Lo hicimos –rememora- en sólo 90 minutos, pues viajábamos a una velocidad extrema de 10 kilómetros por segundo”.

Narró cómo el cuerpo experimenta transformaciones fisiológicas en la misión del Challenger. “Perdí cinco kilos y me hice ocho centímetros más alto. El corazón se agranda al doble y el agua se sube a la cabeza y ésta se hincha”. Recuerda el astronauta cómo la falta de gravedad hace perder el equilibrio por completo, a pesar de tener un uniforme de enorme peso, incluido el casco protector.

Narra McBride que es imposible despegarse de la ventana de nave espacial, por la belleza del planeta Tierra, visto desde una perspectiva única. Dice que el espacio es un auténtico ejercicio de supervivencia. “Hay que reciclar el agua y comer lo que estrictamente sugiere la NASA desde el centro de operaciones. Ellos llevan el control de nuestra dieta y de toda nuestra rutina en la nave”. En lo único en que la NASA no participa es en la labor logística propia de la exploración. “Las estrellas son difíciles de apreciar porque son millones y muy resplandecientes, pero ver al amanecer desde el espacio es una experiencia irrepetible”, explica.

El objetivo de McBride en esta visita a Panamá es incentivar a los jóvenes de todo el mundo a interesarse en las carreras de ciencia y tecnología, vinculadas al ámbito espacial. Este veterano del espacio suele recorrer el mundo para transmitir la experiencia obtenida en su trabajo de exploración. “Desde 2012, son miles los estudiantes que han asistido al Centro Espacial Kennedy, sobre todo de la India, China y Japón, para participar en los programas educativos”, señala el entrevistado, quien se retiró de la NASA y del US Navy en 1989 para seguir una carrera de negocios. Actualmente forma parte del equipo del Kennedy Space Center Astronaut Encounter, y realiza conferencias y presentaciones motivacionales a nivel corporativo.

La idea del Complejo para Visitantes en el Centro Kennedy surgió en la década de los años 60 cuando se permitía a las familias de quienes allí trabajaban que recorrieran los sábados las instalaciones, de acceso restringido, en cabo Cañaveral. A partir de 1964, se permitió la visita del público. El complejo incluye dos auditorios, cafetería, tienda de recuerdos, el Centro Apollo/Saturn V, el Shuttle Launch Experience y el hogar del transbordador espacial Atlantis.

El centro cuenta también con dos salas de cine IMAX, donde se proyectan escenas tridimensionales, de misiones reales, que dan al espectador la sensación de estar formando parte de las escenas, incluido aterrizaje en Marte y captura de asteroides. “Para los chicos es una experiencia única que los pudiera motivar en el futuro a ingresar a la carrera aeroespacial. Ellos son los próximos visitantes de Marte”, dice entusiasmado McBride, quien después de tantos años mantiene el mismo furor de sus primeros días en la industria aeronáutica, pero ahora enfocado en las nuevas generaciones.

La excursión que ofrece Margo Tours incluye paradas y ocasiones exclusivas para tomar fotografías de antiguas plataformas de lanzamiento del transbordador espacial, del Centro de Control de Lanzamientos y del Edificio de Ensamblaje de Vehículos.

McBride es miembro de la Asociación Mundial de Astronautas y Cosmonautas, de la cual fue su presidente por tres años, que reúne a 43 países que han logrado tener gente en el espacio. La reunión del año pasado fue en Kuala Lumpur, Malasia, y este año será en Toulouse, Francia. “Los más de cien miembros que se reúnen anualmente se reparten por todo el mundo para impartir charlas a los jóvenes de casi todos los países”, destaca.

Esta labor ha permitido que muchos visitantes, entre ellos los jóvenes, tengan la oportunidad de conocer a astronautas veteranos como McBride. “Los jóvenes suelen preguntar cómo convertirse en astronautas, para lo cual se les aconseja que no abandonen la escuela, que busquen un tema que les interese y se conviertan en expertos en esa materia”, recalca el hombre del espacio.

En este sentido, Margo Tour, en Panamá, ofrece a las escuelas locales paquetes turísticos para participar en los distintos programas educativos de la NASA que, en noviembre, inaugurará un nuevo centro educacional de última generación, que ofrecerá programas piloto para campamentos vacacionales, con una duración cinco a trece días, incluida una experiencia en Marte, a través de simuladores.

En esta experiencia, los jóvenes podrán disfrutar de una caminata virtual en Marte, guiada por el veterano astronauta Buzz Aldrin, el segundo hombre que puso un pie en la Luna, en 1969. “Los visitantes se colocan los O-Lenses, desarrollados por la NASA, con los cuales podrán ver imágenes reales tomadas por las sondas enviadas a ese planeta”, detalla el astronauta. En otra fase, los visitantes experimentan con un simulador de micro-gravedad y, en otra, un “día en Marte”, donde trabajan durante siete horas en la operación de la base espacial y aprenden todo lo concerniente a logística, robótica y supervivencia.

Tras una larga y exitosa carrera militar como piloto, a McBride le llegó la oportunidad de ser astronauta en 1978 cuando la NASA lo incluyó entre 80 mil aspirantes y un largo proceso de recortes hasta llegar a 15 candidatos finales. En su juventud quería conocer a John F. Kennedy, oportunidad que se le presentó en 1960 en su natal West Virginia, en ocasión de una gira del entonces candidato presidencial. “Me enteré de que estaba en el pueblo. Salí de mi trabajo en la tarde, diez minutos antes, y llegué a hablar con él y con su esposa Jacqueline por breve tiempo, poco antes de que llegara la multitud”, recuerda con orgullo el veterano, para quien Kennedy fue el pionero del programa especial de los Estados Unidos, que en ese momento histórico perdía terreno ante la extinta Unión Soviética, hasta que nueve años después logró la proeza de colocar al primer ser humano en la Luna.

 

Last modified: 19/09/2017

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen