Panameña de a pie: emprendiendo en diablo rojo

Written by | Así Lo Hice

Desde niña supe que el arte me apasionaba. A los siete años ya estaba estampando mis primeras camisetas y siempre me mantuve dibujando, creando en masilla, leyendo o viendo documentales sobre arte. De ahí que al crecer quisiera emprender en esta área e inspirarme en cada experiencia de mi vida.

Por: Yazz Miranda

yazzmiranda@gmail.com

Una vez graduada del colegio ingresé a la universidad para estudiar artes visuales. Tuve que conseguir un empleo para ayudar a la economía de mi casa, por supuesto, me enfoqué en el arte, además seguía haciendo mis trabajos de serigrafía. Con el tiempo fui teniendo más y más pedidos, hasta tuve que reorganizarme por completo; entre los estudios, la media jornada laboral y los “camarones” (trabajos eventuales) que surgían. Así, las oportunidades a nuevas vivencias aparecían una tras otra. Nunca estaba quieta, reuniendo experiencias que  forjaron a lo que sería mi dedicación. Siempre me gustó aprender y enseñar, de ahí que empezara a dictar talleres de dibujo y pintura para niños y adolescentes, que me llenaban de deleite.

En medio de todo eso, estaban mis aventuras en autobús. Desde que el auto viejo de mi papá se dañó y teníamos que viajar desde Panamá Este hasta el centro para hacer mandados. Luego madrugar para tomar mi respectivo “diablo rojo” y poder llegar temprano a la universidad, como hace la mayoría de panameños que pasan varias horas de su día metido en un bus de transporte masivo. Así fue como siempre me llamó la atención estos autobuses, las decoraciones por dentro y por fuera, tanto que han sido la inspiración principal de mis creaciones.

Mientras tanto, los pedidos seguían aumentando y es que ya los estampados no los hacía sólo en camisetas, sino también en bolsos que fueron cautivando a los clientes, tanto panameños como turistas, ya que los  de diablos rojos los considero autóctonos de nuestro país.

Todo fue tan rápido, que llegó el momento en que un cliente solicitó factura y yo no la utilizaba. Con miedo a perder clientes, intenté formalizarme y, lo primero que hice, fue inscribir mi empresa, pensando que esta sería una solución. Sin embargo, lo que vino fue peor:  empezaron a llegar los reportes de pago de impuestos y otras cosas más de las que no tenía conocimiento.

Y el éxito ¿con qué se come?

En ese camino, y por casualidad, me topé con Angie Tryhane y Sofia Guillén, dueñas de El Atelier, donde aprendí mucho de su negocio y quienes me dieron la oportunidad de trabajar con ellas dictando talleres de serigrafía en su local.

Con una empresa casi formada, llegó el momento en el que sentí que no podía manejar todo y mucho menos la parte administrativa. Fue ahí cuando conocí el programa de Voces Vitales, donde me encontré a mujeres maravillosas, emprendedoras como yo, con las que comparto experiencias y donde he aprendido mucho.

Empecé por dejar de lado los perjuicios de las redes sociales, algo muy importante a la hora de darte a conocer. Tuve que reenfocarme dejando solo dos puntos importantes: hacer serigrafía y seguir dictando mis talleres para que otras personas también pudieran aprender de este arte.

Debo decir con toda sinceridad que Voces Vitales me mostró que en este camino de emprender, no hay fórmula del éxito, no hay dinero fácil ni rápido. El camino que otro recorrió en poco tiempo, a otro le puede tomar mucho más de lo que ha pensado o mucho menos de lo que ha imaginado. Lo que sí existe es la satisfacción de hacer lo que te apasiona, ir contra viento y marea por lo que amas, cumplir con los retos y comenzar otros. El éxito son las vivencias buenas o malas que ayudaran en todos los sentidos.

Debo agradecer a la tienda Tajada de Sandía, que me contactó por servicios de serigrafía textil y a Jorge Martínez quien creyó que mi trabajo de bolsos y camisetas de Diablos Rojos como he bautizado mi proyecto. Ahora mis productos se venden en su tienda en Bocas del Toro.

También agradezco a Ignacio Ballesteros, con quien tuve en común el fruto de la paciencia y cautela en cada trabajo a realizar. Otra persona a la que doy gracias es a Jorge Cruz, quien creyó en la mano de obra panameña.

Me gusta el arte y lo vivo todos los días. Estoy en una etapa de reinvención en donde, gracias a la serigrafía, he podido intercambiar ideas y encontrar soluciones para implementarlas en lo que he hecho. He aprendido a delegar, no todo debo hacerlo yo. Cuento con personas que están dispuestas a acompañarme en el camino, mismo que no están obligados a seguir conmigo pero siguen ahí ayudando cada vez que los necesito.

 

 

Last modified: December 19, 2017

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen