Orígenes de Karen Peralta

Written by | Crónica

 

Por Jorge Iván Mora

La noche del seis de julio de 2006, hace 10 años,  Karen Peralta González, vestida de blusa y falda negra, en la plataforma principal del teatro Balboa, miró sudorosa al público, recibió los aplausos sentidos de una fanaticada efervescente que había abarrotado el local, abrazó, uno a uno, a sus dos contrincantes finalistas del primer reality musical que se realizaba en Panamá, Vive la Música, de la programadora de televisión TVN, y con sus ojos totalmente iluminados, dejó revelar su alma juvenil y el feliz atropello de una fuerte carga de emociones vividas en ese instante.

Había triunfado, pero sobre todo, había llegado a una meta peligrosa de alcanzar, un reto íntimo, una llegada que tenía que suceder porque por participar en el concurso desafió el pronóstico tembloroso de su madre Gabriela González, quien temía que por andar en ese cuento del reality perdiera la beca de estudios universitarios por la cual en ese momento realizaba estudios de audiofonología, aun cuando, en realidad, estaba asistiendo a medias a la universidad.

La idea de la programadora de convertir a un joven en estrella de la música, llegó con éxito a su primera meta eligiendo a Karen y destacando a dos finalistas más, Miguel Cigarruista, segundo lugar y Massiel Mendoza en el tercero. Karen ganó al lograr el 50.7% de las llamadas de los televidentes. El segundo puesto obtuvo el 31.6% de las preferencias.

Cuentan que el concurso despertó la atención de todo el país por ser el primero de su género (reality musical) y su desarrollo duró dos meses, seleccionando ganadores y eliminando participantes, semana tras semana, pues habían participado en total once concursantes que se sometieron al rigor de hacer sus presentaciones en vivo.

Karen, esa noche, cantó “Ese Hombre”, que popularizó Bell Viera, ´La India´o ´Princesa de la salsa´, “La Gallina Fina”, haciendo un trío con Sandra y Sammy Sandoval y “El Sol No Regresa”, un clásico del grupo español Quinta Estación.

Pero esta experiencia de Viva La Música, era un capítulo apenas, que Karen escribió con su voz excepcional de cantadora en ciernes, gracias a otros antecedentes.

Atrás, en la tierra de la infancia, iba quedando la niña sola que crió su bisabuela Magdalena Espino, en el poblado de Llano Largo de los Santos un corregimiento de La Villa de Los Santos.

Escurridiza y menuda, de tanto socializar con los adultos del lugar, parecía dueña absoluta de sus pareceres y era completamente libre al punto que sus ademanes machos llamaban la atención de algunos lugareños.

Su bisabuela Magdalena fue su marca mayor, su guía, un espejo decisivo de amor, humildad y libertad. La casa de quincha donde creció, las fugas a coger mangos en los campos vecinos, las distintas ocasiones que sus vecinos la llevaban a las ferias de Azuero a vender helados, y el ejemplo consuetudinario de aquella formidable mujer de principios y acciones que era su bisabuela Magdalena, con un platón sostenido en la cabeza lleno de chorizos yendo a la escuela por ella para luego, en su compañía, continuar el recorrido de venta al menudeo de los embutidos y apoyar de alguna forma el ingreso familiar, fueron retratos determinantes para que años más tarde, Karen, al evaluar su participación en el concurso Vive la Música, estimulada por unas amigas universitarias, no dudara en presentarse al casting.

HISTORIA DETRÁS DEL TELÓN

Para Karen Peralta, no hay juicios acerca de su vida familiar. Simplemente sucesos. Hoy, con mayor madurez, y con numerosos estudios que le han permitido acercarse a distintas ramas técnicas y de la academia, admite sin rodeos lingüísticos que es cierto que hubo cierta disfuncionalidad en su hogar.

Pero ella recuerda que su madre viajó a Panamá a estudiar Relaciones Públicas en la Universidad Nacional, y que allí se reencontró con su padre. Pero luego su madre regresó a la Villa y se propuso tomar distintos cursos de formación en costura y aplicó para ser docente, lo que en efecto ocurrió.

Entonces en esas circunstancias, empezó a destacarse en el entorno escolar como la mejor vestida. Su madre Gabriela viajaba a Chitré, la llevaba, contemplaban las vitrinas y Karen se extasiaba. Buscaban zapatos para ella lucir y ahí Gabriela, cuando los escogía, entonces le advertía que le haría un traje especial. Y se iban a comprar telas.

“Yo era muy masculina, desaprehensiva, descomplicada. Vivía descalza, jugaba pelota, cogía pajaritos, me metía a practicar beisbol”.

En medio de esas libertades de movimiento y acción, su bisabuela organizaba bailes en casas, sobre todo en las patronales de la Virgen del Carmen. Karen nunca conoció que su bisabuela cantara pero le gustaba mucho. “Ven para enseñarte a cantar un tamborito”, le decía con su amorosa ternura. Y cuando la matrona murió, a Karen le entró sorpresivamente un poderoso deseo de empezar a cantar.

Buscó folcloristas que le enseñaron esos pasos previos para educar la voz y obtener conocimientos básicos. A los diez años de edad ganó el primer concurso de canto de tambor, que pasaba por ser local, luego distrital y finalmente provincial, obviamente en Los Santos.

Tuvo un período que fue poco constante y sin muchas alternativas de educación en canto. Todo se iba dando más bien de manera empírica.
Posteriormente fue a la Escuela Nacional del Folclor y allí aprendió a cantar décimas.

Entrada a la adolescencia estudió informática en el Instituto Coronel Segundo Villarrreal. Y desde esa ventana comenzó participar en el Festival Nacional de la Voz y Canto Manuel F. Zárate, certámen estudiantil folclórico que data desde 1980 en la República de Panamá. Fueron seis años de participación en los que ganó siempre el provincial, más no el nacional.

En esta rutina de canto su madre Gabriela estaba ahí para apoyarla, quizás relevando a la bisabuela Magdalena, y seguramente, con el ánimo de que su hija se sintiera feliz en lo que hacía. Un mes antes de cada concurso empezaban a practicar.

Pero en el sexto año de estudios, ¡oh alegría! Karen ganó el concurso nacional en Bocas del Toro. Era el año 2004. ”Fue como una enseñanza. Detrás hay una historia de perseverancia. Siempre fui estudiante becada”.

LA UNIVERSIDAD Y LA VIDA

Pensó que lo mejor para entenderse con la voz era estudiar una carrera relativamente nueva en el país y que sonaba atractiva: Fonoaudiología. “Me llamó la atención porque tenía que ver con la voz y audición”. En dos años de estudios ya atendía pacientes. Y es aquí donde se encuentra con la convocatoria de Viva la Música.

El casting era en la antigua discoteca Next. Y con la amiga que como carbonera le había inyectado más ánimo, llegaron a las 10 de la mañana y solo hasta las 9 de la noche pudo hacer la audición. Y se dijo: ”Vamos a lo que vinimos”. Cantó un merengue, luego algo de Shakira y jamás un típico.

Seleccionada como concursante y en plena preparación para presentarse por primera vez en el show televisivo en vivo, decidió llamar a su mamá: “Voy a salir en la tele”, le dijo y además le contó lo del casting, las reglas de las eliminatorias, las prácticas en la producción de TVN para prepararse para el show, las guías de actuación y canto, que por supuesto fueron buenas por parte de la productora, y otros detalles. Entonces fue cuando doña Gabriela, preocupada, le respondió en seco: !Ándale! vas a perder la beca!. Por la mente de Karen desfiló la imagen arrolladora de la bisabuela Magdalena, sus enseñanzas sobre el canto del tambor, también su propia madre, de quien siempre recibió entusiasmo y ese consejo repetido de educarse para poder superarse y tener una profesión, y entonces, como quien está atrapada en un túnel al que hay que encontrarle salida, le respondió: “Mama, no te preocupes. Cuando me gane esto y el carro te voy a dar una vuelta”. Lo dijo con desparpajo y con el miedo oculto en su metal de voz de tamborera.

En ese momento, recuerda Karen, todos quedaron involucrados. “De ganar depende mucho mi futuro y algo me decía que lo iba a lograr”.

Se llenó de ánimos, comenzó a aparecer en las eliminatorias de cada semana, y en esos trajines, iba a la universidad de forma irregular. Estaba entregando unos exámenes, estudió en grupo y respondió a las pruebas académicas junto a sus compañeras. Calificaban de cero a 100 y las compañeras tuvieron una calificación cercana a 100 y ella cero. Reclamó y el profesor le dijo que sus respuestas estaban anotadas a lápiz. Y además agregó al comentario un componente letal para el orgullo emocional de la estudiante: “Tú no puedes ser fonoaudióloga y cantante”. Ella enrojeció, y sin parpadear, con la mirada iluminada de indignación lo miró a sus propios ojos y le respondió: “Voy a ser cantante y al final mejor persona que tú”.

EL PREMIO Y LAS CARRERAS

La gloria de aquella noche del 6 de julio no la obnubiló. Obtuvo un contrato formal con TVN por un año, grabó un disco con la letra y composición prometida del famoso compositor Omar Alfano, que dicho sea de paso, sonó bien en Panamá y por fuera del país: “No me vendría mal”.

Todo esto se veía muy bien, excepto que por dentro, Karen no se sentía totalmente realizada. ”Eran géneros difíciles”. Entonces se perfiló como presentadora de Reto de Trovadores,

Programa de televisión especializado en promoción de la décima panameña, que desde luego, a ella le seducía por su identidad con el folclor nacional. Durante nueve años (9) tres meses por cada año ella y el equipo de producción recorrían el país buscando a los nuevos intérpretes de la décima.

Mientras tanto, estudió en la Escuela Nacional del Folclor y se graduó de Técnico Superior en Folclor.

Luego tuvo otra oportunidad y llegó al programa Hecho en Panamá, desde el año 2009 hasta el año 2014, cuando tomó una decisión trascendental: ser emprendedora, crear su propia empresa y promover las artesanías panameñas con diseños artesanales de su propia inspiración. Así nació el proyecto Etnika, una tienda de moda artesanal, productora artesanal y comercializadora que se nutre de la experiencia de artesanos de todo el país y de las culturas indígenas representativas de Panamá.

Para estos tiempos, Karen Peralta González, era desde luego una celebridad en el canto folclórico, su verdadera pasión artística. Había incursionado en el show reality Tu cara me suena, imitando a Héctor Lavoe, Eros Ramazoti, Niga y en la final a Gloria Trevi. Otro acierto porque allí exhibió un total dominio escénico, mostró su versatilidad artística y fue segura y arrolladora de principio a fin.

Pero además, se había graduado en Mercadeo y Relaciones Públicas en la Universidad Americana (UAM), y había hecho una Maestría en Administración de Negocios (MBA) gracias a una beca que le fue ofrecida y ella aceptó gustosa.

Tenía el mérito de ser una compositora y cantadora a la vez, y con su personalidad y estilo fue inyectando el folclor de un aire nuevo, justo desde la noche que asistió un juego de beisbol en el que jugaba la novena de Los Santos. La animación incluyó presentación folclórica. Y Karen, suspendida en un mar de inconformismos, en ese momento se preguntó: ¿Cuántas veces vamos cantar las mismas tonadas? Y por ahí surgió el primer gran batazo de su inspiración y estilo interpretativo: ´Santeño quisiera ser´. La pelota caliente inspiró el verso, la tonada, las curvas melódicas. Y luego el debate regionalista porque había nacido en el hospital Cecilio Castillero de Chitré. Vino entonces ´Mi corazón es Herrerano´, y los chiricanos, que no se quedan atrás también reclamaron y para ellos hubo ´Chiriquí, tierra bonita´.

Ahora, 10 años después, Karen Peralta, a punto de cumplir 30 años de existencia, ha recogido en una sola producción los temas que han sido sus éxitos, pero como siempre, pensando en innovaciones y en cada región o provincia. “Es una nueva versión de la canción de Bocas del Toro, Panamá, Darién. Escogí gente de cada región, el tambor, para que se escuche su esencia, su sonido. Es un mensaje de empoderamiento de cada sonido y cada lugar. El bullerengue con gente de Yaviza, por ejemplo y así”. Por eso esta producción conmemorativa se llama Orígenes y porque va la va a lanzar el 22 de agosto próximo, Día Mundial del Folclor. Diez años de carreras y diez años de vida artística en escenarios y producciones audiovisuales, en las que para que no queden dudas de su energía, el tiempo le ha alcanzado para ser Dj en una emisora de música típica, contraer matrimonio con un médico colonense al que conoció en una obra social, (también colabora sin reparos con instituciones fundacionales que promueven obras sociales), y por estos meses aceptar la subdirección cultural de la Asamblea Nacional desde donde, junto al poeta Luis Bernal, pretenden estimular las manifestaciones culturales de todo el país.

Las reflexiones andan de moda y por ahí mencionan el de una escritora nigeriana que habla del peligro de una sola historia. De Karen Peralta, algunas personas, solo algunas, habían expresado que era temperamental y arrogante. Ahora la conocemos y no es de creerlo. Su vida no le da tiempo para el engreimiento. La diferencia es que mientras ella piensa en el consejo de su madre Gabriela de educarse para enfrentar el futuro, y lo hace todos los días, esas voces sueltas y discordantes andan ociosas. Tal vez sí la distinga el temperamento fuerte. Es terca, apasionada, comprometida. Pero es que nació un 28 de octubre y las cartas astrales la marcaron con el incisivo signo de Scorpion. No es su culpa. Pero le luce y le viene bien. Ella vino, vio y venció. Estudió, cantó y triunfó. Y cada día es mejor persona. Eso no es arrogancia. Es actitud.

 

 

Last modified: 27/06/2017

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen