¿PARA QUÉ UN ÍNDICE DE PROGRESO SOCIAL CON ENFOQUE DE GÉNERO PARA PANAMÁ?

Written by | Actualidad

El pasado 20 de junio, se presentó una herramienta técnica de consulta obligatoria para los tomadores de decisiones en Panamá; un primer informe del Índice de Progreso Social (IPS) con enfoque de género.  El Índice de Progreso Social mide el nivel al cual los países cubren las necesidades sociales y ambientales de sus ciudadanos; e identifica las carencias que tiene la población para enfrentar necesidades humanas básicas, fundamentos de bienestar y oportunidades; sus datos muestran el desempeño relativo de los países con la intención de elevar la calidad de la discusión acerca de las prioridades nacionales; y una de sus principales funciones  como herramienta de medición es guiar las decisiones de inversión social de un país.

El Índice de Progreso Social fue creado en 2013; la organización que lo produce y pública se denomina el Social Progress Imperative, una organización sin fines de lucro con sede en EE. UU y creada en 2012, luego de que en el 2010 un grupo de dirigentes globales del sector social embarcaron en un objetivo de desarrollar una medida mejor para evaluar el nivel de desarrollo de un país y entender mejor sus prioridades. Financiado por fundaciones privadas y apoyados por empresas  bajo el liderazgo técnico de Michael Porter de la Universidad de Harvard y Scott Stern del Instituto Tecnológico de Massachusetts, el grupo formó la organización Progreso Social Imperativo y lanzó en 2013 una versión del IPS, la cual ha sido actualizado cada año y mejorada metodológicamente;  donde actualmente se miden a 146 países con indicadores múltiples que evalúan el desempeño social y ambiental de estos países y quienes han ido marcando mejorías en el puntaje de progreso social. 

Pero que entendemos por Progreso Social; el mismo se define: “como la capacidad de una nación de satisfacer las necesidades básicas de su población, de establecer la infraestructura e instrumentos que le permita mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y comunidades, y de crear un ambiente propicio para que todos tengan la oportunidad de alcanzar su pleno potencial”.

Y para lograr  alcanzar este progreso social es que la metodología del IPS permite la construcción de un IPS nacional el cual ayuda a construir y guiar la inversión social pública y privada; y ha venido trabajando en varias iniciativas a nivel mundial por medio de la red de progreso social que promueva la construcción y el uso de esta herramienta de medición la cual  “ nos permite evaluar la eficiencia con la que el éxito económico de un país, tal y como lo ha demostrado Panamá con sus indicadores económicos en los últimos años; se debe traducir en Progreso Social para sus ciudadanos. 

De ahí la relevancia de este informe, ya que Panamá se convierte en el primer país de América que posee este Índice de Progreso Social Nacional con enfoque de género, el cual fue construido utilizando la metodología del Social Progress Imperative  y calcular el IPS en el contexto panameño, el cual fue elaborado por la Dirección de Análisis Económico del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) con asesoría del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas (INCAE) y el Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (CLADS); pero su importancia radica en que dichos datos sean utilizados para diseñar políticas públicas, programas, proyectos o intervenciones sociales innovadoras o que realmente este necesitando el país para que los presupuesto estatales, las acciones y las inversiones marquen verdaderas respuestas efectivas y eficientes a los retos del país  y si exista progreso social  y  mejora en la condición de vida de los ciudadanos.

Los datos más relevantes que nos refleja este informe y sobre los cuales debemos reflexionar  es que no solo basta con ser una de las economías de mayor crecimiento en el mundo y poseer unos indicadores económicos en incremento para poder lograr el bienestar de sus ciudadanos, un mejor progreso social y que su crecimiento sea inclusivo;  ya que los datos del índice nos indican que el país aún enfrenta retos en muchos aspectos fundamentales y necesidades humanas básicas como educación, salud vivienda, acceso a agua potable, electricidad, comunicación, entre otras que analizaré más adelante.

Pero por que se le dio un enfoque de género a este informe; porque evaluar la eficiencia de las diferentes intervenciones institucionales y normativas y su capacidad de impactar en el nivel de progreso social de las mujeres es indispensable para lograr una economía inclusiva.

Las brechas más significativas que evidencian y enuncia el informe son las siguientes: El país ocupa el lugar número 63 de 146 países a nivel mundial, en cuanto al acceso de mujeres a puestos de liderazgo político. En términos de la educación de la mujer, Panamá ocupa el lugar 54 de 146 países, con un promedio de 12.46 años de educación de las mujeres adultas panameñas, afectando su capacidad de tener acceso a empleos de alta calidad, a puestos de liderazgo empresarial o en emprendimientos productivos. Otro aspecto preocupante para el país, pues ocupa el lugar 106 a nivel mundial, es su alta tasa de embarazo adolescente, el 22% de las jóvenes entre 15-19 años tienen hijos, sacándolas del sistema educativo y coartando sus capacidades y libertades.

Analicemos primero los datos principales reflejados en el Índice de Progreso Social de Panamá y luego volveré a analizar la visión de inclusión con enfoque de género y los resultados de sus indicadores.

El IPS de Panamá cuenta con 3 dimensiones, 12 componentes y 49 indicadores y midió de igual manera a las 10 provincias y 3 comarcas indígenas con un análisis de las características  propias de cada una los cuales conformaron el modelo de Progreso Social que contemplo componentes de: nutrición y cuidados médicos básicos, agua y saneamiento, vivienda, seguridad personal, acceso a conocimientos básicos, a la información y comunicación, salud y bienestar , calidad del medio ambiente, derechos personales, libertad personal y de elección, inclusión y acceso a la educación superior.

La medición tiene una escala de 0 a 100 puntos, en donde 100 sería la calificación más alta que una provincia podría obtener, entonces como están las provincias y el país. Nuestra nota como país es “medio alto”, es decir obtuvimos una nota entre 65 y 75 puntos, es decir apenas pasamos el examen con una nota de 72.19 puntos.

Además, las diferencias de puntuación entre provincias se dejan en evidencia cuando siguen siendo las comarcas las peor evaluadas y donde tenemos a la Comarca Ngäbe Bugle con una puntuación de 41.60 puntos lo que la ubica en un nivel muy bajo de IPS y donde solo Panamá y Herrera obtienen puntuación alta, seguido de la Comarca Kuna Yala con puntuación baja, mientras que todas las demás provincias y la Comarca Emberá con una puntuación medio alto.

Es importante identificar cuáles son las dimensiones mejor evacuadas y en cuales hay más brechas, ya que es ahí donde se debe trabajar y tomar las verdades acciones para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos panameños. El componente de vivienda logró a nivel de país un nivel de progreso alto con 93.64 puntos, sin embargo, el de seguridad personal que se encuentra en esta misma dimensión nos marca un nivel medio alto (67.99) casi más cerca de medio bajo, lo que genera una alerta que el tema de seguridad debe ser una prioridad o un tema de observar cómo se está trabajando.

El indicador de acceso a conocimientos básicos obtuvo un puntaje alto de progreso social, al obtener  80.87 puntos, debiéndose esto a los programas que se están desarrollando para lograr este objetivo, pero  preocupa el indicador que nos refleja que contamos con una baja tasa de matriculación secundaria en el país  con un indicador de 70.21% lo cual visibiliza que hay regiones del país donde por diversos motivos, económicos, falta de infraestructura,  dificultad para la movilidad hace imposible el acceso a esta educación superior que se necesita para salir del circulo de la pobreza y que se complementa con un dato que señala que solo el 22.85% de la población en el país posee estudios superiores  y solo un 3.62% una especialización. Y que hablar cuando estamos incorporando el componente de inclusión donde existe una deuda pendiente con las poblaciones indígenas y afrodescendientes cuando tenemos un 80.77% y 47.05% con secundaria incompleta o ningún grado educativo aprobado en personas de 18 años o más.

Otro indicador de preocupar es el que marca la alta tasa de casos de violencia doméstica donde las mujeres son las más afectadas y quienes obtienen solo un 60.52 puntos en libertades personales y de elección, marcando un 40.03% de empleo informal y 42.41 de embarazos por cada 1000 mujeres en la etapa de pubertad o adolescencia.

Si bien es cierto los indicadores de la dimensión Necesidades Humanas Básicas marco un buen desempeño en todas las provincias, el puntaje más alto en la media fue de 74.89 puntos, es decir tenemos una calificación medio alta, es decir pasamos la tarea apenas;  es inconcebible que un presupuesto como el que ejecuta en Panamá  no llegue a cubrir las necesidades básicas de sus ciudadanos por lo que debemos hacer que Panamá sea más eficiente produciendo progreso social y enfocarnos más en establecer prioridades.

Otra dato relevante del informe es lo relativo a la cantidad de población del país y su calificación en términos de progreso social, donde el conjunto de 1 717 986 habitantes alcanzaron la calificación de alto progreso social mientras que casi el doble de la población obtuvo un nivel medio alto de progreso social al sumar 2 112 726 habitantes, y que decir de los que totalizan 68 975 personas que en su mayoría son de comarcas y que hoy marcan un nivel medio de progreso social, sin dejar por fuera los 213 860 que tienen un nivel bajo; es decir aún existe un porcentaje de habitantes que no cubran sus necesidades básicas.

Desde el punto de vista del enfoque de género los datos que refleja el informe son de importancia para analizar todos aquellos indicadores que se calcularon a nivel subnacional de provincia y de comarcas indígenas para poder identificar la situación actual y visibilizar los desafíos para lograr la igualdad entre hombres y mujeres, el informe refleja indicadores tan relevantes como los que determinan que las mujeres tienen mejor progreso social que los hombres lo cual no necesariamente indica que tiene cubiertas sus necesidades sino que en la medida que se han adoptado algunos cambios y acciones para apoyar a las mujeres los avances y cambios son tangibles y que los resultados son más precisos si invertimos en las mujeres.  Se dieron datos donde existen brechas entre hombres y mujeres en temas de seguridad, salud, libertad y educación superior, donde el color rojo es el dato de las mujeres y el azul el de los hombres; donde vemos mayor oportunidad para los hombres en sus libertades personales de elección, pero cada vez se cierran más las brechas en otros aspecto como acceso a la vivienda, acceso a conocimientos básicos, agua y saneamiento; pero aún diferencias en las que se deben trabajar como seguridad personal y salud y bienestar.

Last modified: 14/08/2019

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen