Payaso de día, bartender de noche

Written by | Del Patio, Entrevista

Tener dos trabajos no es malo, es difícil. Su renombre lo ha hecho con esfuerzo, y deja atrás que todos le recordaran que era el hijo del profesor creador del libro de matemáticas más emblemático de Panamá.  Si hay alguien que sabe qué es trabajar duro es él y no porque ser payaso sea una profesión más, sino porque es una forma de ver la vida.

 

Por: Karin Caballero

karin.caballero@hotmail.com

@periodistaKarin

 

Nace el último día del año 1976, pero eso no impide que más tarde al momento de competir quede en los primeros lugares. Fue hijo único de su madre por muchos años; sin embargo no fue un niño mimado, le enseñó a hacer todo tipo de quehaceres y su padre, a través del ejemplo, le mostró que nunca se debe parar de trabajar. Ambos le brindaron tanta fortaleza para que pudiera sortear las dificultades de la vida sin ningún problema. Es más siempre les ha sacado provecho.

 

Es así como Félix Humberto Cuevas vivió en diferentes áreas de la ciudad capital e hizo muchos amigos en diversos colegios públicos y privados en los que estudió. El mejor recuerdo que atesora de cuando era pequeño es llegar a casa de la escuela y que su abuela le tuviera servido un plato con puré papas y un huevo frito encima.

 

Fue creciendo junto con su personalidad arrolladora, tenía que estar siempre haciendo algo. Practicaba mucho deporte y conoció a su esposa cuando tenía 16 años. Quería ser piloto, pero su padre hizo que desistiera de la idea, y al graduarse de secundaria quedó estudiando para marino mercante. Dos años después, tampoco se sentía satisfecho y empezó a estudiar una licenciatura en turismo.

 

El año 97 marca su vida doblemente, comienza a trabajar en el antiguo Xtreme Planet y nace su primer hijo Jafet. Ese mismo año su hijo es diagnosticado con leucemia y en el trabajo para apoyarlo le ofrecen no solo trabajar en el área de juegos, sino también en el restaurante, a lo que él acepta para poder mejorar sus ingresos y sostener la situación.

 

Por eso después decide cambiarse nuevamente de carrera, ajustarse a lo que estaba trabajando y opta por estudiar hotelería y restaurante. Es así como adquiere gran experiencia y en la búsqueda de mejores empleos pasa por conocidos restaurantes del país, haciendo de todo, desde limpiar pisos, cuidar carros, fregar platos, hasta llegar a ser el administrador.

 

Por eso no le pueden echar cuento de qué es trabajar duro. En el 2002 entra a laborar en Café Santé, donde le ofrecen trabajar en la barra. Con el mínimo de conocimiento y con un recetario de cocteles tuvo que defenderse como pudo. No le quedó otra alternativa que aprender, suerte que en su adolescencia había tenido un puesto de jugos y duros en la escuela. Chicha’s Pleace se llamaba y vendía hasta pizza y empanadas.

 

De ahí en adelante fueron tiempos agotadores. Con dos hijos pequeños, pasó dos meses doblando turno, entraba a las nueve de la mañana y salía a la una de la madrugada. Prácticamente no veía a su familia, pero siempre que llegaba a casa, cobijaba a sus hijos y les daba su beso de buenos días.

 

Mientras, su esposa le reclamaba que quería verlo bien vestido, a lo que él contestaba: para qué, para andar limpio (sin dinero). Y es que él aunque tenía un salario base de 500, llegaba a cobrar unos mil más por propinas. En cambio al cliente de saco y corbata que le servía el trago, le tocaba verlo después haciendo “vaca” para pagar la cuenta o con las tarjetas de créditos rechazadas.

 

“El saco, corbata y el título bajo el brazo no te hacen una persona, sino como tratas a los demás y cómo decides llevar tu vida, cuidar tu familia; sin tener que pasar por encima de nadie, ni indisponer de nadie”, argumenta Félix Cuevas.

 

En su camino pasó por Bennigan’s y estuvo en las aperturas de los restaurantes Friday de Multiplaza y Albrook, donde laboró como entrenador de la barra. Pero no era su único trabajo, también se desempeñaba como mensajero en DHL o como vendedor de zapatillas en una tienda deportiva. Los trabajos son de menos, siempre ha estado en movimiento.

 

Se encontró con su amigo Victorino Arcia y éste le informó sobre unos cursos de coctelería que estaban brindando gratis y se fue para allá. Más tarde, también se enteró de los seminarios educativos para bartenders que ofrece la marca Diageo Reserve con el fin de que los interesados vayan al World Class Competition y representen a Panamá.

 

Cuando Félix entró a ese gran mundo, se dio cuenta de que había estado perdiendo el tiempo y que prácticamente no sabía nada.  Las margaritas, los long island y las piñas coladas eran tema de principiantes. Pronto se metió de lleno, estudió, leyó, vio videos, volvió a estudiar gastronomía en el INADEH y practicó mucho haciendo tragos de ensayo y error, para quedar en tercer lugar en su primera competencia en el 2014.

 

Aunque se sintió contento del logró obtenido, fue por más y en el 2015 ganó el primer lugar para ir a representarnos en Ciudad del Cabo, en África del Sur y se enfrentó a la élite de los 57 mejores bartenders del mundo y se destacó en las pruebas Against the clock y Around the World  y quedó entre los mejores 15 en cada reto.

 

De cómo el payaso entró a su vida

En su mundo paralelo, Félix sigue siendopadre de familia y esposo, por lo que un día de asistencia a la iglesia una amiga le comenta que el payasito que había sido contratado para la fiesta de los niños los había dejado plantados y le propone que en su lugar se vistieran ellos para entretener a los más pequeños; a lo que él acepta sin ningún perjuicio.

 

Considera que esa primera presentación fue malísima; sin embargo, pronto se encontró reconocido y recomendado por los padres de familia. Y como si todo se diera por casualidad, nuevamente su mejor amigo Arcia, que se dedicaba a lo mismo le ofrece cubrirlo en un cumpleaños donde le pagarían 100 dólares por una hora de entretenimiento.

 

Al llegar al lugar se sintió nervioso, eran muchos más niños que la primera vez, había padres de familia, la mamá del niño trató de seducirlo, mientras su esposa era su maquillista personal.

 

Pero el susto fue menos de lo que esperaba, pronto tuvo que adquirir nueva vestimenta para sus diferentes y nuevas presentaciones. Un overol Levi’s, un suéter y unas zapatillas Nike, hacen que le digan que es un payasito “yeyé” y de ahí que surgió el Payasito Yeyo.

 

No sólo está a la moda, sino que es un payaso innovador. Cambió la peluca por una gorra, ya que se dio cuenta de que con la primera asustaba a los niños y a él le producían calor. El maquillaje en el rostro era otro factor que aterrorizaba a los invitados  y también le dificultaba tener que quitárselo después de una presentación y luego ir a trabajar frente a una barra con la pintura a medio quitar.

 

Así que optó por ropa colorida, usar manga larga y guantes. Fue tal éxito que tuvo que diversificar sus servicios y venderse como paquete completo. Agregó algodón de azúcar, pop corn, hot dog; pero todo no queda ahí; su familia se integró al negocio, la pinta caritas que inició de manos de su esposa, pasó a ser responsabilidad de su hija Lía, que hoy día tiene 15 años, que también se muestra interesada por el mundo de la coctelería.

 

El hijo mayor lo apoya con la parte digital y la toma de fotografías y ya también tomó los cursos para preparar cocteles. De esta manera les enseña a sus hijos el valor de la responsabilidad y a la vez comparte mucho más tiempo con ellos. Sus tres hijos se mantienen apasionados por lo que su padre hace y el más pequeño, Felipe, ya se considera el payaso Yeyito.

 

Lo que empezó como un pasatiempo con una grabadora, hoy se ha convertido en un negocio familiar muy rentable al punto de que si tuviera que escoger entre ser animador y ser bartender elegiría la primera.

“Las dos actividades me encantan y me llenan. Es difícil escoger, pero si lo veo desde el punto económico es el payasito Yeyo quien ha puesto el pan en la mesa”, comenta satisfecho.

 

Mientras, sigue trabajando con sacrificio, pasión y amor. Considera que su trabajo no es solo diversión, sino que también tiene objetivos buenos, como mantener la integración familiar en casa presentación que hace y opina que se están perdiendo las relaciones entre padres e hijos por el mundo de la tecnología.

 

Su espectáculo no es para niños o para adultos, es para todas las personas que deseen reconectarse con un mundo de la inocencia, menos pesado, en el cual la palabra unión es el comienzo de la diversión.

 

Le resulta imposible compararlo con su trabajo de preparar licores, pero también le resulta placentero ver la cara de satisfacción de un cliente cuando prueba su trago. También acepta las críticas y opina que en su labor como bartender es llegar a dar con el gusto de la persona y llevarla a vivir una experiencia sin límites.

 

Por eso en su empresa también ofrece servicio de catering y coctelería. Todo esto para diversificar la empresa y más cuando considera que en los últimos años se ha incrementado la competencia desleal.

 

Esto se aplica de alguna forma cuando es mixólogo, y al igual que en su trabajo como payaso, considera que no es una profesión más, sino una forma de ver la vida y de relacionarse con los demás. Porque ningún empleo puede compararse a la risa de un niño. Por eso acepta su misión con alegría, porque no hay orgullo más bello que el que ofrece la sonrisa de la gente. 

 

 

 

 

Last modified: 23/06/2017

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen