La educación y las TIC’s como pilares fundamentales del desarrollo humano sostenible

Written by | Sostenibilidad

Por: Markova Concepción

Directora de Desarrollo Social

Especialista en Género y Desarrollo Sumarse

Las sociedades se encuentran frente a uno de los más grandes desafíos para alcanzar un desarrollo humano sostenible al 2030.  El logro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 (Educación de calidad) es uno de los medios fundamentales para lograr el desarrollo de capacidades, como lo planteaba el Premio Nobel de Economía Amartya Sen en su libro Desarrollo y Libertad (2000).  Las capacidades de las personas son el reflejo de su libertad planteaba Sen.  La posibilidad de alcanzar funcionamientos valiosos como estar sano, tener buen trabajo, ser feliz y tener educación contribuye al ser humano a elegir entre combinaciones de alternativas que favorezcan a su bienestar integral.    La población en situación de pobreza no cuenta con las posibilidades de desarrollar el máximo de sus capacidades por ende se constituyen en un freno para generar crecimiento económico y reducir las desigualdades, ya que el sistema se encuentra inmerso en un círculo vicioso. Esta situación convoca a todos los sectores de la sociedad a generar iniciativas articuladas para que dentro de las competencias de cada sector se impulsen acciones que vayan dirigidas a cerrar las brechas sociales, económicas y culturales de nuestro país.

Si bien Panamá ha tenido algunos avances en materia educativa, debemos manifestar que aún persisten grandes obstáculos y desigualdades en el sistema como el cierre de la brecha de la cobertura escolar en primaria y la preescolar. Estudios nos plantean que al tener acceso los niños y niñas a educación en su primera infancia tienen dos veces más probabilidades de contar con un adecuado desarrollo infantil temprano, que será clave para el desarrollo de capacidades y habilidades blandas tan requeridas por el mercado laboral del siglo XXI.

Por otra parte, es importante señalar que el ingreso de las niñas al sistema educativo muestra mayores dificultades de acceso que los varones, pero que una vez se insertan permanecen y egresan del sistema en mayor proporción que los varones, mientras que los varones tienen mayores niveles de deserción escolar. Esto invita a todos los sectores de la sociedad a mirar la situación o estado del arte de la educación en Panamá con una mirada o enfoque de género, la cual nos permitirá generar mejores acciones e intervenciones incluyendo las que en la actualidad viene desarrollando el sector privado.

Las inversiones en la niñez y la juventud deben constituirse en un requisito para generar un desarrollo humano sostenible. El país se encuentra en plena transición demográfica hacia el envejecimiento de la población. Panamá se encuentra justo en el momento para realizar las mejores inversiones en materia educativa ya que contamos con lo que se denomina el bono demográfico. Es decir,  se trata del fenómeno que se da cuando el volumen de la población en edad de trabajar, que se ubica entre 14 y 59 años, supera a la población dependiente (niños y ancianos).” Como se puede apreciar en el siguiente cuadro la evolución proyectada que tendrá la estructura de la pirámide poblacional desde el año 1950 al 2050. Claramente nos indica que el mayor reto que el país tiene es realizar en los próximos 20 años la mayor cantidad de inversiones para la generación de capital humano  y capital  social de nuestra población, y esto inicia con la educación de calidad y salud.

Existen muchas áreas dentro del sistema educativo que requieren acciones urgentes y que los próximos años serán de vital importancia abordar de forma prioritaria por toda la sociedad y la comunidad educativa del país.

El tema de calidad educativa es una de las dimensiones donde todos los sectores muestran un consenso de la urgencia en realizar las adecuaciones que se necesitan en el sistema para mejorar los resultados e impactos que el país ha venido mostrando.   La calidad de la educación (ODS4)   se constituye en un eje estratégico para el para el desarrollo de competencias y habilidades para las presentes y futuras generaciones.

El Foro Económico Mundial nos señala en el Reporte del Futuro del trabajo las comparaciones de las habilidades necesarias que se requerían en el 2015 y la proyección de las habilidades para el año 2020 (resolución de problemas complejos, pensamiento crítico, creatividad, manejo de personal, coordinación interpersonal, inteligencia emocional, juicio y toma de decisiones, orientación al servicio, negociación, flexibilidad cognitiva). Estas habilidades se constituyen en un reto para nuestro sistema educativo, ya que tendrá la gran tarea de formar las nuevas generaciones de este país con mejores competencias y habilidades que les permitan enfrentar la entrada a la cuarta Revolución industrial de una forma eficiente y eficaz.  Este proceso tendrá como impacto la disrupción de la digitalización en el mercado laboral, teniendo como resultado la creación de nuevas categorías de trabajos, desplazamiento parcial o total a otros.  El conjunto de habilidades requeridas tanto en las ocupaciones antiguas como en las nuevas cambiarán en la mayoría de las industrias y transformarán cómo y dónde trabajarán las personas. También afectará a las mujeres y hombres de manera diferenciada y se modificará la dinámica de la brecha de género en los diferentes sectores de la actividad económica.

Si bien la consecución del ODS 9 (Industria, innovación e infraestructura) forma parte de los elementos críticos para alcanzar mejores niveles de desarrollo, también es un requisito la necesidad de generar un incremento de la inversión en ciencia y tecnología en relación con el producto interno bruto del país. El conocimiento se constituye en un valor superior para nuestros países en vías de desarrollo y factor determinante para dar el salto a una sociedad moderna donde el bienestar de la mayoría de la población sea parte de las metas de su desarrollo.

No solo es necesario mejorar los niveles de inversión en el sistema educativo o en el uso de las TICs, sino también se constituye en un imperativo perfeccionar los indicadores de eficacia, eficiencia, economía y calidad de dichas inversiones y de sus resultados. El uso de la tecnología forma parte de los principales aliados para crear nuevas generaciones que cuenten con nuevas competencias acordes con los rápidos cambios en el mercado de trabajo.   Haciendo buen uso de la tecnología y respetando los derechos humanos relacionados con el respeto a la privacidad, no solo contribuirá a alcanzar un mayor bienestar y calidad de vida, sino también facilitará la reducción de las desigualdades sociales a medida que vayamos cerrando las brechas existentes en el mundo digital aún muy marcadas en Panamá.

Ya no solo se trata de lograr mejoras a la cobertura de Internet en el país, que fue incorporado como variable en la medición del índice de pobreza multidimensional en el año 2017 en Panamá; sino los expertos hablan sobre la calidad del servicio del internet, es decir la velocidad y disponibilidad como parte de un derecho humano y que hoy día se constituye en un freno al desarrollo humano sostenible.

Además, hay que destacar como el uso de la tecnología puede constituirse en un factor a favor de los procesos del desarrollo humano inclusivo, sin dejar a un lado los impactos colaterales que se pueden presentar como parte de su utilización.

Existen experiencias interesantes en países del primer mundo como es el caso de Alemania, en donde su Ministerio Federal de la Familia desarrolla programas en materia de Familia y digitalización.  Tomar en consideración los impactos que hoy día tienen el mundo digital en nuestra niñez y juventud es vital para poder potenciar sus beneficios, pero sobre todo mitigar cualquier impacto negativo que pueda generar esta disrupción tecnológica.

La familia como eje central de nuestras sociedades y pilar para el desarrollo integral de la niñez forma parte esencial de la formación y aprendizaje de carácter complementario al sistema educativo y como tal deben estar a la vanguardia para el mejor manejo de las decisiones en relación a los efectos en la salud y crecimiento integral de los niños y niñas de nuestro país.

Por otra parte, Panamá tiene todavía tareas pendientes en áreas básicas para brindar no solo una mejor cobertura y calidad dentro del sistema educativo a sus estudiantes sino también promover la salud y prevención de enfermedades.  El acceso al agua potable y saneamiento de las instalaciones educativas, de acuerdo al BID en el año 2017, es una variable necesaria para el buen desempeño académico de los estudiantes.

El porcentaje de alumnos en escuelas que cuentan con agua y saneamiento alcanza solamente el 44 %.

Si lo comparamos con otros países como Chile, Costa Rica y Uruguay; Panamá realmente requiere de decisiones que impulsen los cambios necesarios y prioritarios para iniciar una transformación profunda no solo del sistema educativo sino también del mejoramiento de la oferta básica de los servicios en cuanto a acceso y calidad, garantizando así el ejercicio de los derechos humanos básicos de la población a contar con la disponibilidad de los mismos.   Según la CEPAL 2018 “la igualdad es una condición para avanzar hacia un modelo de desarrollo centrado en la innovación y el aprendizaje, con sus efectos positivos sobre la productividad, la sostenibilidad económica y ambiental, la difusión de la sociedad del conocimiento y el fortalecimiento de la democracia y la ciudadanía plena”.

El país cuenta con los recursos económicos para hacerle frente al gran reto de mejorar la calidad de su educación y aprovechar al máximo las bondades que nos trae la disrupción tecnológica en todas las esferas del conocimiento.   Es sin lugar a dudas prioritario llegar a un consenso país de todos los sectores de la sociedad y generar procesos de articulación de la inversión pública y privada para contribuir al logro del ODS 4 y ODS 9, la cual conforman dos metas básicas para alcanzar un mejor desarrollo con menos desigualdades, menores brechas socio-económicas   y con mayor justicia y equidad para toda la sociedad panameña.

Last modified: 18/10/2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen