Una economía en piloto automático

Written by | Actualidad

Pareciera que una nube gris se posa en las proyecciones económicas del país, a pesar de que sigue liderando el crecimiento regional, superado solamente por República Dominicana. Los economistas coinciden en que los beneficios de la macroeconomía no llegan al bolsillo del ciudadano, porque el país se ha concentrado en magaproyectos, no en proyectos comunitarios. La percepción es que el gobierno está en una zona de confort, con pocas intenciones de generar cambios, con un alto presupuesto pero con muy bajos niveles de ejecución. No es una situación alarmante, pero ésta debe ser vigilada constantemente.

 

Por: Hugo Santaromita 

hugo.santaromita@grupopauta.net

@hugosantaromita 

 

Uno de los aspectos que llama la atención en la economía panameña, en este último tramo de seis meses de 2017, es el alto presupuesto del gobierno pero, al mismo tiempo, sus bajos niveles de ejecución de proyectos. Éste es un factor que ha generado una gran preocupación en los distintos actores de la economía nacional, tras la evidente desaceleración en un modelo cuya movilidad depende, en gran medida, de las ejecutorias en materia de infraestructura.

 

En tal sentido, gran parte de ese presupuesto incluye aumento en la planilla gubernamental, que en los tres primeros meses de este año se incrementó en 12.151 nuevos funcionarios, amén del aumento de subsidios que han quitado espacio a ese presupuesto, como es el caso de los 300 dólares de incremento a los educadores, un sector que también recibió otra mejora similar durante el período de Martinelli. Si esos 600 dólares en dos períodos se multiplican por 50.000 educadores, y este resultado, a su vez, se multiplica por doce meses, el resultado final arroja un total de 360 millones de dólares, sin incluir las prestaciones sociolaborales.

 

Ante este panorama, podría decirse que el país es dirigido por un gobierno al que le ha faltado liderazgo y gerencia para ejecutar y desarrollar planes en tiempos precisos. “El gobierno está en una zona de confort y el país anda en piloto automático”, sentencia el economista Aristides Hernández, quien, sin embargo, sostiene que la economía del país crecerá en 2017 en un cinco por ciento “porque hay algunos sectores que pasaron de números negativos a positivos”, como el Canal y la Zona Libre de Colón.

 

Según los informes que el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) de la Contraloría General de la República ha hecho públicos, el producto interno bruto (PIB) del país cerró el primer trimestre de 2017 con un crecimiento de 6.2 por ciento, en comparación con el mismo período del año anterior, lo cual representa una situación única en la región. Trasladado a cifras reales, para una mejor comprensión, el incremento fue de 559.2 millones de dólares en relación con el primer trimestre de 2016.

 

A pesar de su timidez, los indicadores se muestran más optimistas. Los puertos, en general, están en lenta recuperación, mientras que el sector de las telecomunicaciones permanece estable. Mientras la construcción sigue pujante, la banca, aunque no está creciendo como antes, pudiera escalar un tres por ciento. “La banca tuvo que acogerse a una serie de exigencias impuestas por la OCDE y el Gafi, que han impactado en su actividad. Ahora una empresa puede tardar hasta un mes para abrir una cuenta en una institución financiera por la cantidad de requerimientos establecidos”, sostiene Hernández.

 

Los informes recientes de Contraloría mantienen al sector de la construcción como el de mayor peso, con el 16.7 por ciento en el incremento del PIB durante el primer trimestre de 2017, para alcanzar un total de 1.602 millones de dólares, en otras palabras, casi 100 millones de dólares más que en el primer trimestre del año pasado. Gran parte de este crecimiento se debe a las enormes facilidades que está otorgando la banca en créditos hipotecarios que alcanzan hasta 30 años y a las bajas tasas de interés. En este rubro, la banca ha reflejado un saldo en cartera que sobrepasa los 13 mil millones de dólares en lo que va de año.

 

Luego del sector construcción, otra actividad que ha crecido mucho es la de la enseñanza privada (11.9 por ciento), impulsada principalmente por el fenómeno migratorio, seguida de transporte, almacenamiento y comunicaciones (10.4 por ciento).

 

Para Felipe Chapman, director de Indesa, no sería descabellado ver pronto algunas consolidaciones, en la que bancos pequeños y medianos se fusionen. “Siempre ha sorprendido cómo en una economía tan pequeña como la panameña haya tantos bancos. Una buena medida serían las fusiones, para competir mejor y ser más eficientes, porque los costos de cumplimiento son cada vez más altos”.

 

A su juicio, Panamá experimenta una desaceleración, no una contracción. Coincide con Hernández en que la previsión de crecimiento para este año será de un cinco por ciento, una cifra que se acerca bastante a las lecturas que arrojan tanto el FMI como el Banco Mundial. En general, el FMI rebajó ligeramente la previsión de crecimiento de Latinoamérica y el Caribe para 2017 y 2018, y vinculó la recuperación de la actividad económica a la salida de Argentina y Brasil de la recesión.

 

La recuperación del Canal ha sido de tal magnitud que en el primer año de operaciones, tras la ampliación, el promedio diario de neopanamax que atraviesan por las nuevas esclusas es de 5,9 buques, mientras que 15 servicios de línea se han reubicado en la vía ampliada desde su inauguración. Estados Unidos se mantiene como el mayor usuario de la vía, seguido de China, Japón, Chile y México, y la ruta Asia-Costa Este de Estados Unidos, sigue siendo la principal con el 51 por ciento de la carga, de acuerdo con los datos de la ACP de la vía, por donde pasa el seis por ciento de comercio mundial.

LA RESACA DE UNA PARRANDA

Para Chapman, es razonable que muchos empresarios se sientan deprimidos porque el crecimiento de la macroeconomía no se ve reflejado en la economía individual. Dentro de la globalidad, hay sectores que la están pasando mal, como, por ejemplo, el comercio, uno de los más golpeados. “El consumo ha disminuido y eso ha producido secuelas que impactan fuertemente a los pequeños inversionistas”, reconoce.

 

Chapman semeja lo que ocurre hoy a las secuelas de una parranda, en una economía que hasta hace poco estaba creciendo por estímulos artificiales y no por productividad. “Hubo una fuerte expansión del gasto público, financiado con deuda pública. Todo eso ocurrió en la primera mitad de esta década, pero no se podía mantener indefinidamente.

 

A su juicio, el país sufrió un recalentamiento de la economía que fue creando una falsa percepción de expansión. Señala que ahora hay que pensar en crecer de forma competitiva a mediano y largo plazos. “Si queremos un estímulo a corto plazo, podríamos usar los incentivos fiscales, algo que no recomendaría, pero si queremos lograr impactos que sean más sostenibles, tenemos que ser más competitivos, preparar a nuestra fuerza laboral, darle entrenamiento y enfocarnos en los sectores que son nuestra punta de lanza, como la logística y el turismo”.

 

El turismo y la hotelería siguen siendo un bastión importante dentro del PIB del país. A juicio de Hernández, hay mayores niveles de desocupación debido a la proliferación de hospedajes informales. El economista recuerda que antes de que se derogara la ley de incentivos fiscales para los hoteles, los inversionistas del sector introdujeron una enorme cantidad de proyectos, que hoy son los hoteles que ya están construidos o a punto de terminarse. “En un año se dieron cinco mil millones de dólares en proyectos de inversión de hoteles. De allí la sobreoferta: un promedio diario de cinco mil habitaciones desocupadas en el país”, afirma.

 

En los últimos años, Panamá disminuyó su crecimiento de doble dígito a alrededor del cinco por ciento, un declive que Chapman y Hernández consideran que hay que vigilar constantemente, a pesar de que el país se mantiene en la vanguardia regional, superado solamente por República Dominicana. “Los casos de corrupción han significado mucho en la desaceleración de la economía y han provocado inestabilidad”, sostiene Chapman.

 

Para Hernández, la impunidad y la percepción de que la justicia es selectiva han detenido a muchos inversionistas. El economista señala que la caída de los indicadores de empleo se ve reflejada en la disminución de los contratos aprobados por Mitradel, un orden del cuatro por ciento. “A ello hay que sumar los despidos. Van cuatro años continuos con el desempleo que aumenta levemente y cinco con una economía en plena desaceleración”.

 

Sostiene que el problema no es económico, sino la falta de manejo político que ha afectado la economía. “No hay razón para que la economía se haya visto afectada de esta manera. Éste ha debido ser un año en el que el país saliera de la desaceleración; sin embargo, eso no ha ocurrido por una suma de escándalos que han provocado mayor precaución en los inversionistas”.

 

Last modified: 08/08/2017

loading
Big Buck Bunny
00:00
--
/
--
youtube play
vimeo play

Marketing Xtrategy

  • Tocumen, S. A.
    Tocumen, S. A.
  • MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
    MARKETING XTRATEGY / RON ABUELO 12 AÑOS
  • MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
    MARKETING XTRATEGY / LG ELECTRONICS
  • MARKETING XTRATEGY / LG
    MARKETING XTRATEGY / LG
  • MARKETING XTRATEGY / AMPYME
    MARKETING XTRATEGY / AMPYME
  • Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
    Marketing Xtrategy / Encuentra24 y Tambor
  • Caja de Ahorros
    Caja de Ahorros
  • Instituto Nacional de la Mujer
    Instituto Nacional de la Mujer
  • Cable and Wirless Panamá
    Cable and Wirless Panamá
  • Autoridad de Turismo de Panama
    Autoridad de Turismo de Panama
  • Super Xtra Nueva Imagen
    Super Xtra Nueva Imagen